La reelección de Larreta podría jugarse en boleta separada a la de Macri

La reelección de Larreta podría jugarse en boleta separada a la de Macri

En caso de ballottage en Nación y Ciudad, las boletas de presidente y jefe de gobierno irían separadas al cuarto oscuro. Especulan con que podría recuperar votos fugados

El gobierno de la ciudad de Buenos Aires convocó el pasado viernes a votar candidatos a Jefe de Gobierno, legisladores locales y juntas comunales por primera vez en su historia en simultaneidad con el calendario electoral federal, que marca el 11 de agosto para escoger presidente, diputados nacionales y senadores. Quedó en suspenso una definición sobre la fecha y el mecanismo de sufragio que se instrumentará en la elección general y, eventualmente, en un ballottage.

El "misterio" se develará, a más tardar, el próximo 25 de abril, fecha límite para convocar a elecciones si acaso el alcalde, Horacio Rodríguez Larreta, mantiene su compromiso de convocar de una sola vez a los porteños para acudir a las urnas, y empalma su postulación y la de sus contendientes para el 27 de octubre.

Con el pacto de no desdoblar, Rodríguez Larreta y su mesa política barajan por estas horas todas las opciones para asegurar condiciones favorables con las que reelegir y, al mismo tiempo, no desentenderse de la Casa Rosada ni del presidente Mauricio Macri, cuya caída en las encuestas daña la performance que su sucesor en la capital federal pueda tener, e incluso arriesga la continuidad de consolidarse un escenario de extrema polarización.

Así las cosas, los alquimistas electorales llevaron a Parque Patricios la posibilidad de que Rodríguez Larreta mantenga la fecha nacional, pero que se vote con sistemas distintos, optando por la Boleta Única Electrónica (BUE) como en elecciones pasadas, o bien con una lista única (como corre en Córdoba y Santa Fe) para los cargos porteños. Las candidaturas nacionales, en tanto, se dirimirían por la vieja y conocida "lista sábana".

Mirá tambiénIndec difunde la inflación de marzo: estiman que rondaría el 4%El Presidente aseguró que el dato será "el pico del año" y que en los meses venideros comenzará a bajar. Los registros privados elevaron la estimación anual al 39% y pronostican qu ...

Tal situación, que en la jerga electoral se conoce como "concurrencia" a las urnas, es descartada por el círculo íntimo del alcalde, de modo que la Ciudad dejaría por esta ocasión su política de innovación en materia electoral y se acoplaría a la votación en boleta larga, siendo la cara del presidente Macri la que predomine en desmedro de la de Rodríguez Larreta, para la fórmula oficialista.

Sin embargo, la reelección del intendente, que recientes sondeos descuentan que se resolverá en segunda vuelta electoral, al igual que la terna presidencial, podría encontrar a Rodríguez Larreta y Macri por andariveles separados.

Esto es así porque Cambiemos podría llegar a una instancia de desempate, a nivel presidencial y de jefe de gobierno, con sus dos candidatos (Macri y Larreta) pero del otro lado podría no ser así. Con candidatos de distintas alianzas electorales enfrentando al oficialismo, el votante porteño encontraría en el cuarto la boleta del actual presidente y su contendiente por un lado, y la del jefe comunal y su competidor por otro. Cuatro rostros, en cuatro papeletas diferentes.

Esa situación, especulan en el PRO, permitiría "revertir" cierto "efecto desplome" que la candidatura de Rodríguez Larreta, cuya gestión tiene altos niveles de aprobación, sufre por mostrarse alineado a su jefe político, y que le impide soñar con la chance de ganar en primera vuelta con el 50% más uno de los votos válidos.

También en caso de que los cuatro contendientes que lleguen al 24 de noviembre para disputar los cargos ejecutivos de Nación y Ciudad provengan de dos espacios diferentes (Cambiemos y el cristinismo, por caso) las boletas se mostrarían diferenciadas, excepto que la Junta Electoral defina lo contrario, por pedido de las fuerzas intervinientes.

Coment� la nota