Radiografía de un Concejo Deliberante fragmentado

Radiografía de un Concejo Deliberante fragmentado
Actualmente existe un total de nueve bloques, cinco de ellos unipersonales. El peronismo es un reflejo de esa atomización. En ese contexto, varios ediles terminarán su mandato a fin de año en espacios políticos distintos a los que asumieron.

La actual conformación del Concejo Deliberante, que se renovará a partir de los resultados de las elecciones de octubre, muestra una evidente fragmentación. Los 18 concejales se dividen en un total de nueve bloques distintos, una cantidad nunca antes registrada en la historia del cuerpo deliberativo local.

Una muestra de esa atomización, resultado de una tendencia que se fue acentuando en los últimos años, es la amplia mayoría de ediles de extracción peronista que actualmente forman parte del Concejo. Las diferencias de matices, como parte de un proceso del alcance nacional, hace que esos concejales integren siete bancadas distintas, cuatro de ellas en carácter de monobloques. Norberto Lasala, Andrés Salvatto, Leopoldo Miglioranza y Adriana Rosso son representantes solitarios en el recinto.

El cuadro se completa con los cuatro ediles oficialistas, producto del acuerdo que en 2011 se tradujo en el Frente Cívico Vecinal: Carlos Pedro Pérez, Mónica Laporte, Santiago Sarobe e Hilda Colombo.

Son varias las situaciones que resultan llamativas en cuanto a la integración del Concejo. En primer lugar, una de las expresiones de la actual atomización tuvo su origen en la sangría producida en lo que alguna vez fue el bloque oficialista, que respondía a la entonces intendenta Graciela Rosso. En aquel espacio sólo quedó su hermana y actual candidata a renovar la banca, Adriana Rosso. Luego de la derrota registrada en las Primarias de agosto de 2011, Miglioranza abandonó el barco para conformar su propio monobloque. Igual actitud tuvo el dirigente camionero Norberto Lasala, quien también aspira a revalidar su condición de concejal en octubre próximo. Debido a los cambios políticos y sindicales a nivel nacional, Lasala ocupa el segundo lugar en la nómina de candidatos a concejales de Unidos por la Libertad y el Trabajo, que encabeza el alfil local de Francisco De Narváez, Pablo Tonini. A pesar de ese acuerdo, cada sector mantiene bloques independientes en el Concejo.

Otra situación particular es la de Daniel Silva. El ex vecinalista, cuyo mandato termina a fin de año, llegó al cuerpo deliberativo cuando Oscar Luciani asumió como intendente y debió dejar su cargo de concejal. Aunque Silva asumió por integrar la lista de la Unión Vecinal en 2009, decidió mantenerse al margen de esa fuerza política y conformar Compromiso Vecinal, un unibloque cuyo nombre parece sintetizar la actual militancia de Silva en Compromiso Peronista (la agrupación que conduce Ariel Notta) con su antigua pertenencia a la UV.

En las filas del princismo también se produjo una diáspora que, sin embargo, el devenir político terminó por subsanar. La aparición en la escena local de Leonardo Boto convenció a Silvia Borgini y Norberto Froiz de dejar el bloque del Frente para la Victoria-Partido Justicialista para darle vida a una nueva bancada. Finalmente los acuerdos preelectorales hicieron que los nuevos partidarios de Boto y el princismo integren una lista única. De cualquier manera, los dos ediles continúan, dentro del Concejo, en el Frente para la Victoria Lujanense.

Por otra parte, Andrés Salvatto cumplirá en diciembre sus cuatro años como edil. Había ingresado en 2009 al integrar la lista de concejales que a nivel provincial encabezaba Francisco De Narváez. Por esos vaivenes de la política, luego de un fugaz paso por el duhaldismo, hoy integra las filas del kirchnerismo.

Coment� la nota