ProMeBa: la corrupción de López Medrano salpica a Vidal

ProMeBa: la corrupción de López Medrano salpica a Vidal

La semana que pasó, el ministro de Desarrollo Social de la provincia de Buenos Aires, Santiago López Medrano, fue acusado de cobrar retornos entre las empresas que trabajan con el Programa de Mejoramiento de Barrios (ProMeBa) a través de un ignoto personaje que desempeñaba tareas similares junto a Aníbal “La Morsa” Fernández, según publicó el portal REALPOLITIK.

ProMeBa es un organismo que depende del ministerio de Desarrollo Social bonaerense. Para su funcionamiento, la cartera que conduce López Medrano recibe los fondos directamente de la Unidad de Coordinación Nacional (UCN), que depende del secretario de Vivienda y Hábitat, Domingo Amaya, y de la subsecretaria de Hábitat y Desarrollo Urbano, Marina Klemensiewicz. No obstante, la nación solo se limita a girar los fondos para este programa, ya que la encargada de la licitación es la provincia.

La noticia de REALPOLITIK no pasó desapercibida dentro de la gestión de María Eugenia Vidal. A raíz de la nota, el ministro fue consultado por su círculo íntimo y, según explicaron testigos, éste se habría lavado las manos como Poncio Pilato. “Yo robo para la corona”, respondió, haciendo uso de la famosa frase del menemista José Luis Manzano, dando a entender que él sería uno de los recaudadores de Vidal.

Finalmente, ni lerdo ni perezoso, López Medrano aprovechó para cargar artillería pesada contra Federico Salvai, su archienemigo interno, a quien acusó de operar en su contra para ganarse la simpatía de la gobernadora bonaerense.

Modus operandi

Desde que comenzó la gestión, López Medrano opera con un siniestro personaje llamado Martín Baigorri, un ex agente de “La Morsa” que aprieta a las empresas para cobrar millonarios retornos.

Baigorri vive en Capital Federal y solo visita La Plata para hacer rondines. Es hermano del dirigente peronista porteño, Fernando Baigorri. Se autodefine como un especialista en marketing, pero su rol es por demás polémico: luego de cada cobro, visita las empresas para retirar el 10 por ciento de lo licitado. Si el empresario se niega a pagar el retorno, Baigorri, en una triangulación con López Medrano, detiene los siguientes certificados de obra, llevando a las empresas a una situación imposible de sostener.

Las empresas aseguran que el recaudador de López Medrano se engolosinó y cada vez pide más. Las empresas que trabajan con este programa son Pose SA, OCSA SA, Tecma SA, Insa SA, Coninsa SA, Transporte Sessa, Construcciones Malaga SA, Proba SA y Marle SA. Actualmente, todas estas empresas manejan un cúmulo de 500 millones de pesos en obras, es decir que alguien ya cobró 50 millones de pesos en coimas y aun así en el gobierno bonaerense nadie parece inmutarse.

Comentá la nota