Sí al presupuesto, con cambios y aval radical

El radicalismo, tras un encuentro con Palmieri, logró cambios y apoyó el articulado. El pichettismo mantuvo su postura, pero perdió la votación. El monto final supera los 10.000 millones.
El presupuesto de Río Negro fue aprobado con la Legislatura, después de forzadas reformas de último momento y con críticas de parte de la oposición.

El inicial rechazo coincidente de las bancadas radicales y del PJ disidente obligó al oficialismo a otra revisión del articulado porque, a pesar de la aprobación en general, ciertas previsiones se caerían porque no se lograba mayoría. De urgencia, el ministro Alejandro Palmieri y su equipo llegaron a la Legislatura. En esa negociación se construyó un consenso pleno con el radicalismo, que apoyó todo, y el oficialismo acordó subir las partidas para los entes de desarrollo y, entre otros, una mayor asignación para el programa empleo joven.

El monto del presupuesto asciende a 10.122.417.061 pesos, con un déficit financiero de 398.241.040 y una masa salarial -sin estimar subas para el año próximo- de 5.343 millones, lo cual equivale a casi el 53 por ciento de las erogaciones totales.

Los discursos opositores se concentraron en las asignaciones de las partidas, el déficit previsto y ciertos destinos, como el número de funcionarios que ya llega a 494 cargos presupuestados.

La legisladora Arabela Carreras fundamentó el presupuesto, resaltando que "el déficit corresponde esencialmente al financiamiento de obras públicas".

Por el radicalismo, el diputado Francisco González objetó partidas, remarcando "los 544 cargos de funcionarios, frente a los 147 promocionados", y también rechazó el instrumento de Letras de Tesorería por 250 millones. Luego, sus pares Alfredo Pega y Alejandro Betelú particularizaron en las asignaciones en referencia a la material social, a los entes de desarrollo y las políticas de violencia doméstica.

El justicialismo disidente abrió su oposición con Luis Esquivel, planteando el rechazo de una docena de artículos. Insistió que se está cayendo en lo siempre criticado: un Estado que "sólo paga sueldos". Además, Esquivel cuestionó el número de funcionarios, recordando el aval a fines del 2011 al proyecto de Carlos Soria para subir las remuneraciones de los cargos políticos. Lo avaló -expresó- porque "serían pocos y, por eso, bien pagos".

Luego, el disidente Rubén Torres institucionalizó la pulseada por los puntos en el bloque presidido por Pedro Pesatti. Ventiló un pago suyo para contratar a profesionales en el estudio del presupuesto. Fue un llamativo planteo gremial.

Ricardo Ledo de Unidos por Río Negro insistió en la defensa de la facultad de la Legislatura para endeudarse. A esa altura, era coincidente el rechazo de la mayoría al artículo 51 que autoriza al gobierno a destinar recursos de coparticipación o regalías para garantizar operaciones de crédito. Esta posibilidad de endeudamiento fue rechazada porque avanza en las facultades de la Legislatura, coincidieron los bloques opositores.

Tras la reunión con Palmieri, Mendioroz y su bloque modificaron la tesitura inicial y, con algunas modificaciones, aprobaron el articulado en pleno. Quienes rechazaron una quincena de artículos -que fueron aprobados por mayoría- fueron los integrantes del subbloque Eva Perón.

Coment� la nota