Llegar a fase 5, una misión imposible, el intendente vuelve a abrir la gastronomía y cambian protocolos para casos de Covid-19

Llegar a fase 5, una misión imposible, el intendente vuelve a abrir la gastronomía y cambian protocolos para casos de Covid-19

Todos los entretelones de lo que es noticia en Mar del Plata.

¿Qué tienen en común Trenque Lauquen (46.019 habitantes según el ultimo censo), Chascomús (34.781), Tordillo (1.819) y General Pueyrredon (618.989)? Nada más y nada menos que el mismo sistema de fases para determinar qué actividades se pueden desarrollar en el marco de la pandemia del coronavirus según los casos que se registren. Así, Mar del Plata, una ciudad hoy, con al menos 800 mil habitantes, a partir de la aparición de un caso positivo de coronavirus se encuentra encorsetada en la fase 4, sin poder acceder a una serie de actividades que sí aparecen en la fase 5. Arribar a ese lugar, implica transcurrir 21 días seguidos sin la detección de casos autóctonos de coronavirus. Una misión imposible. Ya una utopía.

En dos oportunidades, desde el inicio de la pandemia, Mar del Plata cubrió 14 días sin casos. Recientemente “acariciaba” los 21 días si se descontaba el caso de un trabajador de un instituto de ginecología que dio positivo el jueves en los análisis del INE, negativo el viernes en un laboratorio local y nuevamente negativo el martes en análisis realizados en CABA. En el sistema nacional debería ya aparecer como “paciente recuperado”. Al cumplirse este miércoles el supuesto día 20 sin contagios autóctonos, se informó sobre dos nuevos casos positivos, un trabajador de seguridad que cubre francos en el Hospital Houssay y un inspector de pesca, con domicilio en Tandil pero que tiene departamento y pasa varios días en Mar del Plata, que se encontraba embarcado en un buque de la Armada.

Nuevamente la cuenta vuelve a cero. Mientras tanto, el intendente Guillermo Montenegro se dispone a aprobar la apertura gradual de la gastronomía en Mar del Plata y algunos deportes, por decreto, como lo venía haciendo anteriormente, incluso desde antes de la formación de esta “comisión asesora” del Concejo muy similar a una reunión de presidentes de bloques. “Seamos buenos. Así como por decreto el intendente autorizó la pesca deportiva sin que ninguna comisión se lo pidiera, ahora lo acaba de hacer con las academias de conducir o los fotógrafos profesionales porque se lo sugirieron. Y este jueves seguramente estampará su firma en un decreto para que puedan abrir los pequeños cafés y vuelvan algunos deportes. Se dice que es por recomendación o sugerencia de los concejales y todos quedan contentos y felices sintiéndose protagonistas”, reconocía irónico un ex edil con muchos años ocupando bancas y conocedor de estos juegos para que “algunos al menos puedan tener sus cinco segundos de fama con un tuit”.

Si el criterio de los 21 días sin contagios constituyera una cuestión clave, fundamental, con fundamentos epidemiológicos incontrastables, la Provincia inmediatamente censuraría y prohibiría esta apertura y flexibilización. Sin embargo, qué duda cabe, hay un guiño del gobernador ante el encendido reclamo del sector gastronómico que hace 100 días no puede trabajar, generándose millonarias pérdidas económicas y el cierre de numerosos locales. “¿Entonces, cuál es la vara que se emplea? ¿Las fases sirven para algunas situaciones y para otras se las puede soslayar?”, se preguntan por ejemplo los propietarios de gimnasios.

……………….

Mar del Plata, al momento de redactarse estas líneas, cuenta con 51 casos de coronavirus desde que se inicio la pandemia. En CABA son 30.245, en Gran Córdoba 330, en el Gran Mendoza 128, en La Plata 729 y en Rosario 144. Hoy General Pueyrredon sigue en fase 4, como Capitán Sarmiento, Carmen de Areco, Laprida, Lobos, Monte, Salto, San Andrés de Giles, San Antonio de Areco o Suipacha, por nombrar tan sólo algunos distritos. Difícil de entender. “Mar del Plata tiene uno de los mejores resultados sanitarios del país. Es arbitrario y utópico el criterio provincial de 21 días sin contagios para el cambio de fase”, señala la secretaria de Salud de General Pueyrredon, Viviana Bernabei, mientras el ánimo de marplatenses y batanenses parece decaer mientras se va relajando la cuarentena. A la vez, crecen las dudas sobre determinados casos puntuales de coronavirus registrados en la ciudad. De hecho, uno de ellos, el de una profesional de la salud, tiene grandes chances de convertirse en una denuncia judicial en las próximas horas. “Los responsables tienen el deber público de hacer las investigaciones que corresponden y dar las explicaciones pertinentes porque esto nos involucra a todos”, aseguró la profesional.

Tampoco el intendente está de acuerdo con este sistema de fases que puso a Mar del Plata en una encerrona. “Es muy complejo –le decía a LA CAPITAL- que no haya una transmisión de una enfermedad respiratoria que no tiene vacuna en una ciudad como Mar del Plata, con el nivel de contacto que tenemos con otras jurisdicciones. Nos ayudaría mucho más –completaba- evaluar números relativos: cantidad de camas, de casos cada 100 mil habitantes, porcentajes de recuperados, etc. Pero en definitiva –aportó con cierta diplomacia- es un dato objetivo que tomó la Provincia y hay que ser muy respetuoso”.

Pero al mismo tiempo, el intendente señalaba que se necesita movilizar a un sector como el gastronómico. “Es mucha gente y nosotros tenemos que acostumbrarnos a convivir con esa situación. Con los protocolos exigentes, o con el 50 por ciento de la capacidad, tenemos que arrancar”, señalaba el fin de semana, antes de que la comisión del Concejo le “sugiriera” estas aperturas. Lo cierto es que llegar a los 21 días e inviable. De allí todos estos “caminos alternativos” que se toman para burlar el hecho concreto de que uno o dos pacientes asintomáticos paralicen una de las principales actividades económicas de una ciudad con más habitantes que varias provincias argentinas. Provincias donde, cabe destacarlo, no existe esta cuestión de los 21 días para avanzar.

……………….

Mientras tanto, autoridades políticas y sanitarias siguen extremando medidas a fin de mantener controlada la situación. El trabajo en los retenes, el seguimiento de los contactos de los casos que se registran y el cumplimiento de las medidas sanitarias siguen siendo objetivos prioritario. La celebración, el próximo 20 de julio, Día del Amigo, ya comienza a encender alarmas. Los encuentros familiares, y las reuniones entre amigos se vienen intensificando y multiplicando en las ultimas semanas. Según los expertos, ahora lo que más potencia el brote es el “relajamiento social”. “A los que se juntan en una casa les diría que tengan conciencia social. Al otro eso le puede costar la vida”, señalaba Ricardo Teijeiro, médico infectólogo del hospital Pirovano.

A 400 kilómetros, el intendente recalca que la ciudad “estuvo un paso adelante pero hay que estar preparados para un rebrote”. En tanto, ansiedad, depresión, abandono de tratamientos médicos de enfermedades preexistentes, son algunos de los efectos que produce la extensa cuarentena. “El desafío de Mar del Plata es la flexibilización urgente y armónica”, sostiene el doctor Pablo Bagnatti. El reconocido profesional, en una entrevista con LA CAPITAL, recordó que la mayoría de los gobiernos latinoamericanos hablan de la ola del Covid con los infectados y no infectados, pero a su entender existen tres más donde hay que poner el foco. “La segunda ola –dijo- esta relacionada con las enfermedades prevalentes y la suspensión de tratamientos en patologías cardiovasculares, hipertensión, pulmonares y oncológicas. La tercera impactó en la interrupción de las condiciones crónicas, con el cierre de centros de días”, explicó, mientras que la cuarta afectó “la salud mental, con trauma psicológico, injuria económica social y síndrome del ‘burn out’ o quemado”. Por ello, a su entender, y más allá de las estadísticas sanitarias locales, hoy el gran desafío de Mar del Plata es la flexibilización urgente, armónica, y sensata para asistir a las otras tres”.

A propósito de estadísticas, la grave situación que se registra en CABA y AMBA, de alguna forma obligó a realizar modificaciones en los protocolos de salud para el sector público, privado y la seguridad social. Cambios que tendrán repercusiones también en las estadísticas que debe esgrimir cada ciudad en la pretensión de cambiar de fases. Así, el pasado lunes, 29 de junio, entró en vigencia el nuevo criterio de alta del aislamiento de un caso de Covid-19 y que modifica los criterios incluidos en el protocolo de preparación para la respuesta ante la contingencia de enfermedad por coronavirus 2019 emitido el 17 de junio. En tal sentido, para los casos confirmados de Covid-19 con neumonía grave, deberán continuar con el aislamiento al menos hasta 10 días desde el inicio de los síntomas, más al menos 72 horas después de la desaparición o estabilidad de los síntomas respiratorios, más una PCR negativa (siglas en inglés de ‘Reacción en Cadena de la Polimerasa’, la prueba de diagnóstico que permite detectar un fragmento del material genético de un patógeno) en una muestra respiratoria de hisopado nasofaríngeo. Anteriormente, se necesitaban dos PCR para el alta.

El cambio sustancial se produce en los casos confirmados de Covid-19 con formas leves o moderadas. El paciente deberá continuar con el aislamiento hasta 10 días después de la aparición de los síntomas, más al menos 72 horas después de la desaparición o estabilidad de los síntomas respiratorios. En este contexto, se otorga el alta del aislamiento sin necesidad de realizar una PCR. Así, con un caso leve de coronavirus como los de tantos asintomáticos positivos registrados en la ciudad, deberán esperar al menos 13 días hasta recibir el alta. En Mar del Plata, venían registrándose casos positivos que, tras dos PCR negativas, recibían el alta. Ahora no servirán más esgrimir esos test. Sólo cumplir con la cantidad de días en aislamiento. “Nos preocupa que personal de salud que se contagie pueda volver a cumplir sus tareas sin un PCR que lo ratifique”, reveló una altísima fuente sanitaria que no dejó de hacer notar cierta dicotomía en el tema de los plazos. “Por un lado -dijo- después de unos días en tu casa, y sin ningún test podés tener el alta y por el otro te exigen cumplir 21 días sin casos autóctonos para pasar de fase”.

………….

El trabajador de un instituto de ginecología que el jueves pasado dio positivo de coronavirus en el INE, el viernes negativo en un laboratorio local y el martes nuevamente negativo en un establecimiento de CABA, con el protocolo que regía hasta el lunes pasado ya estaba en la noche del martes en condiciones de recibir el alta. En menos de una semana. Si en cambio el positivo hubiese sido detectado este martes, por ejemplo, con el nuevo protocolo, de nada hubiesen servido las dos PCR negativas. Hubiese tenido que aguardar casi dos semanas para aparecer en las estadísticas como “paciente recuperado”.

“Les pido por favor que hagamos un trabajo de gestión visible, cara a cara con la gente”. Tal una de las frases que escucharon en la mañana del sábado, más de 50 funcionarios provionciales y nacionales que cumplen tareas en Mar del Plata, que fueron convocados -vía zoom- por la titular de la Anses y máxima referente del Frente de Todos de este distrito, Fernando Raverta. La ex diputada nacional y ex ministra bonaerense, dejó en claro que los funcionarios debían redoblar los esfuerzos para hacer una gestión de cercanía.

………….

La reunión tuvo 57 asistentes, entre los que se destacan Fernando Mogni director de Pami; el jefe regional de Anses, Pablo Obeid; el director de Aerolíneas Argentinas, Javier Faroni; Daniel Di Bartolo y Raúl Calamante, por el área de Trabajo; Mariana Cuesta, por el área de Turismo; Daniela Castro y Yamila Zabala Rodriguez, por el flamante Ministerio de Mujeres, José Luis Zerillo, Ana Prieto y Diego García, por el área social; Gabriel Fellizia y Leandro Marina por el Puerto. También participó Gaston Vargas referente de la Región Sanitaria junto a los directores del Higa y el Materno, Inareps, Ine. Además participaron funcionarios de áreas de Producción y Empleo, Infraestructura, Derechos Humanos y Género, Comunicación, Medio ambiente, Educación, Cultura, entre otras. Lejos de lo que muchos creían que Raverta, por ser la Directora Ejecutiva de Anses se alejaría de Mar del Plata, la líder del Frente de Todos “se encuentra activa y coordinando el trabajo de los funcionarios provinciales y nacionales”, reveló uno de los participantes. El próximo encuentro vía zoom, será con los diputados provinciales, concejales y consejeros escolares de Mar del Plata.

Comentá la nota