Larreta prepara la reapertura: los números de una semana clave y qué podría seguir cerrado

Larreta prepara la reapertura: los números de una semana clave y qué podría seguir cerrado

El jefe de Gobierno de la Cuidad de Buenos Aires sigue de cerca el índice de contagios y la tasa de duplicación. La baja en transporte.

La curva de contagios en la Ciudad está en una nueva meseta. Aunque los últimos números de ayer y anteayer no fueron alentadores. Tampoco los de hoy con más de mil casos. De hecho, el martes hubo 1.025 casos y hoy 1.116. Sin embargo, entre los asesores en materia de Salud del Gobierno porteño creen que no se trata de una tendencia en alza y que los efectos benéficos de la nueva cuarentena dura que se instaló hace una semana se empezarán a ver hacia el fin de semana.

En este sentido, Horacio Rodríguez Larreta ya empezó a diagramar la reapertura de la Ciudad a partir del 18 de julio, cuando termina el lapso de la nueva etapa de la cuarentena más dura.

Por ello, los números que se observen hasta ahora muestran esta meseta. “Entre 850 y 950 vienen fluctuando la cantidad de casos hace diez días, salvo los últimos tres días”, aseguran en el área de Salud que comanda Fernán Quirós.

Es más: esto se verifica en datos de transporte, donde la circulación bajó hasta un 30%, y en el índice de contagios denominado R. Es decir: según los cálculos del Gobierno porteño la semana que viene debería bajar la curva de contagios para observar un efecto claro.

El segundo dato es que la curva se estabilizó “antes del impacto de la cuarentena dura”. En números esto supone que el R. hoy se encuentra en 1.05. Venía de 1.1 hace diez días. El objetivo que se trazó Quirós con su equipo es que se sostenga debajo de 1, lo cual indicaría que la curva de infectados está en descenso. Otro dato clave: la tasa de duplicación de casos subió de 18 días a 27 días. Más de 25 días es una de las causas del cambio de fase según el ministerio de Salud nacional.

A Flourish chart

Buscan rastros de coronavirus en cloacas de Ciudad de Buenos Aires y Conurbano

En lo que refiere a casos, en la conferencia de prensa por la mañana Quirós señaló que “al día de hoy hemos confirmado 33.436 casos totales, hemos dado 12.726 altas, lamentablemente han fallecido 642 personas, y tenemos una tasa de letalidad 1,92%”. Y agregó: “En cuanto a barrios vulnerables se han confirmado hasta el día de hoy 10.507 personas con la enfermedad, dimos 6.409 altas institucionales, han fallecido 101 personas, lo que hace una tasa de letalidad de 0,96%”.

Otros números para entender esta etapa de la pandemia vienen desde la secretaria de Transporte que comanda Juan José Méndez. Allí vienen observando un marcado descenso, cuando se compara el mismo día de la semana previa, desde que arrancó la cuarentena dura.

Al comienzo de la nueva restricción, tanto el miércoles 1 de julio como ese jueves las variaciones fueron superiores al -30% en colectivos (lo que explica el 90% del transporte público). Esta semana los datos de lunes y martes muestran variaciones menores, pero que sostienen la baja: -14 y -4%, respectivamente. 

En este sentido, ya se vislumbran las reaperturas. En primer lugar, los comercios de proximidad, que cerraron el 1 de julio, volverán a reabrir. Tienen la prioridad, según coinciden en la Ciudad. También el regreso de la actividad física será de las primeras medidas. De hecho, a Larreta no le gusta llamarlo “running” porque, en rigor, la mayoría de los que concurrían a parques y plazas a hacer deporte no corrían sino que caminaban o andaban en bicicleta.

Por su lado, en cuanto a las actividades que deberán esperar, los bares y restaurantes aún siguen siendo de “alto riesgo”. Seguirá el take away funcionando como hasta ahora. Algo similar ocurre con los gimnasios. Ni hablar de los lugares de entretenimiento, aunque la semana pasada la nueva cámara empresarial que los nuclea, denominada IDEAr, comenzó a trabajar en un protocolo para regresar a la actividad antes de fin de año.

También otros rubros, como las peluquerías, se están analizando los protocolos pero no será lo primero en reabrir. “Paso a paso”, definió hoy Quirós. De hecho, el propio ministro no quiere cortarse el pelo. “Todos tenemos que hacer un esfuerzo, mi manera de solidarizarme con los peluqueros que hoy no pueden trabajar”. Cuando vuelvan a trabajar, afirma entre sus colaboradores, se lo cortará. “Los pelos de Quirós son un símbolo de la cuarentena”, lo gastan en el Gobierno porteño.

Comentá la nota