La industria esperaba un anuncio con menos pymes afectadas

La industria esperaba un anuncio con menos pymes afectadas

El retorno la Fase 1 para la industria, con excepción de esenciales, exportadores y parques industriales, generó preocupación entre los empresarios, que esperaban una cuarentena flexible para las fábricas que habían retornado a la actividad.

La restricción de la producción en general y el retorno sólo a la actividad de las empresas que brindan servicios esenciales generó una fuerte preocupación entre los empresarios, que ahora enfrentarán una quincena con nuevos parates, menos ayuda del Estado y una proyección de hasta el 13% de caída de la actividad económica con el endurecimiento de las medidas para enfrentar la pandemia.

Los asesores económicos de las empresas argentinas les pronosticaron un hundimiento récord para la actividad privada si finalmente el retorno a Fase 1, incluso peor que las proyecciones del Fondo Monetario Internacional, del 9,9% en todo 2020. "Ese esquema pone en serio riesgo la continuidad de miles de pymes", se lamentó uno de los integrantes de la conducción de la Unión Industrial Argentina, una entidad de afinidad con el Gobierno.

PUBLICIDAD 

El Comité Ejecutivo de la UIA le había trasladado esa preocupación al ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, en una reunión que se hizo el martes pasado. Allí el funcionario compartió que "las fábricas no son centros de contagios" y que incluso coincidía en la necesidad de una cuarentena con excepción a la producción, pero les aclaró que "esa decisión depende del Ministerio de Salud".

Sucede que muchas empresas temen por un cierre total de los portones y las persianas. "Si vuelven a cerrar, muchas ya no vuelven a abrir", alertó una de las fuentes consultadas. La caída de la actividad heredada de la recesión macrista, el endeudamiento de la pandemia, con bancos y el fisco, y una nueva etapa sin producción "será catastrófico para fábricas que se estaban recuperando de la ruptura de la cadena de pagos total que hubo en abril".

Otro empresario, con actividad en el rubro energético, confió a BAE Negocios que "paralizaron todos los pedidos que se habían reactivado en los últimos quince días y que iban a servir para pagar salarios y el aguinaldo".

El problema que enfrentará la actividad es la logística para conectar insumos y producción industrial, con el parate que generarán los controles estrictos en el transporte. De hecho, las petroleras pusieron el freno en los pronósticos de consumo de combustibles, según confiaron fuentes de la industria vinculada con el sector.

Lo cierto es que entre los industriales existe un temor real sobre el efecto en el abastecimiento. En el Interior, tanto bonaerense como nacional, existe una fuerte preocupación por la nueva interrupción entre clientes. En la región metropolitana está asentada el 60% de la producción nacional. "Está todo interrelacionado y las pymes que no están en parques industriales están en serio riesgo". Un análisis está en todos los despachos.

Comentá la nota