El Gobierno insiste pero el PJ rechaza tratar el Girsu

El Gobierno insiste pero el PJ rechaza tratar el Girsu

El peronismo argumenta que se había acordado discutirlo tras las elecciones.Oficialistas. Los intendentes Soto y Difonso, ayer en Diputados. 

El proyecto para tratar la basura del Gran Mendoza y el Valle de Uco, conocido como Girsu (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), ha vuelto a generar polémica entre el oficialismo y la oposición. Tras el nuevo pedido del Gobierno para que se apruebe el financiamiento de la obra en la Legislatura, en el peronismo se pudieron firmes: exigen que se mantenga el acuerdo para que se trate después de las elecciones provinciales.

“Tienen que respetar el acuerdo que se hizo en el cual esta obra y las demás se iban a analizar luego de las elecciones” del 29 de setiembre, destacaron desde el PJ.

Ayer, los intendentes oficialistas Gustavo Soto (Tupungato) y Jorge Difonso (San Carlos) fueron a la Legislatura a pedir el rápido tratamiento, al igual que había hecho Daniel Orozco (Las Heras) el lunes.

Desde el Ejecutivo sostienen que si en agosto (o comienzos de setiembre) no se aprueban los U$S 25 millones de financiamiento del BID, la Provincia podría perder el crédito, catalogado como “beneficioso” ya que tiene un plazo de 20 años a tasa baja (5,3%).

También argumentan que lo que aceleró los tiempos fue una nota que envió el BID (el 19 de julio) que puso como límite para firmar el financiamiento el 9 de diciembre. Según el cálculo del Gobierno, los trámites burocráticos tras la aprobación del proyecto dejan los plazos al límite.

Lisandro Nieri, ministro de Gobierno, le aseguró a Los Andes que todo ese recorrido consumiría unos 3 meses, por lo que si no se aprueba pronto en la Legislatura “se va a caer el crédito porque no llegaremos con los plazos”.

Resistencia peronista

El camino recorrido por el Girsu ha sido breve pero con obstáculos. Era parte de un paquete de cuatro grandes obras con financiamiento internacional de las cuales solo la ruta 82 fue aprobada. Las otras tres (el proyecto de residuos, la doble vía Rivadavia-Junín y el acueducto ganadero de La Paz), tras un acuerdo negociado entre el Gobierno y el peronismo, se tratarían luego de las elecciones generales del 29 de setiembre.

De eso se valen ahora en el PJ y el kirchnerismo para rechazar la intención del Gobierno de adelantar los plazos. Lucas Ilardo, diputado de Unidad Ciudadana, sostuvo a Los Andes que “hace un mes los candidatos a gobernador (Anabel Fernández Sagasti y Rodolfo Suárez), Juan Carlos Jaliff (presidente provisional del Senado), Néstor Parés (presidente de la Cámara Baja) y legisladores decidieron que en virtud de las urgencias que manifestaba la Ruta 82, el único proyecto que se iba a tratar era ese”.

Y aprovechó para volver a la carga contra el oficialismo por la deuda de la provincia: “En virtud del fuerte endeudamiento que ha generado Cornejo, que ha dejado a la provincia la borde del default, el resto lo iba a estudiar quien sea elegido, el próximo gobernador o gobernadora”.

Por último, ante la nota del BID que haría peligrar el financiamiento de la obra, insistió: “Para nosotros no ha cambiado nada. Nos mantenemos en lo que ya se acordó hace un mes”.  

De la misma manera se manifestó Jorge Tanús, candidato a vicegobernador del frente Elegí, quien indicó que al igual que el Girsu “hay muchos pedidos de intendentes que pelean por sus intereses y eso está bien, como hace 7 años que se está pidiendo el campus universitario en San Martín. Lo importante es que más allá de todo esto la pesada herencia que dejará Cornejo hay que tratarla con mucho cuidado, sobre todo con los pedidos de endeudamiento”.

“Nunca nos vamos a oponer a una obra pública si eso le trae calidad de vida a la gente. Pero es razonable lo que acordamos: que el próximo gobernador tenga la autonomía presupuestaria y financiera”, agregó.

Coment� la nota