Fernando Porretta: “Si mis obras son más baratas es porque somos eficientes”

Fernando Porretta: “Si mis obras son más baratas es porque somos eficientes”

El empresario mendocino responde a los últimos cuestionamientos. “Me gusta lo que hago y me gusta arriesgar”.

Fernando Porretta está en el ojo de la tormenta. Ha sido mencionado muchas veces en medios de comunicación, pero nunca involucrado en un supuesto caso de corrupción, para colmo de alcance nacional: es investigado por la Oficina Anticorrupción y la Justicia Federal porteña. 

En Mendoza el rebote fue inmediato y de pronto aparecieron todas las dudas que alguna vez fluyeron. El presidente de Ceosa dirá a Los Andes que “el problema es que mucha gente piensa que 'estos pibes no pueden estar trabajando desde Jujuy a Tierra del Fuego y desde Mendoza a Buenos Aires”.

Es ingeniero civil egresado de la Universidad Nacional de Cuyo. Está casado y tiene cuatro hijos. Cuenta que se recibió a los 25 años y que el mismo día su padre, Juan José, fundador de Construcciones Electromecánicas del Oeste le dijo: “Ahora el presidente (de la empresa) sos vos”.

TAL VEZ TAMBIÉN TE INTERESELa Oficina Anticorrupción investiga dos obras del Prosap de una empresa mendocina  

-¿Con quien trabajó más? ¿Con Celso Jaque, Francisco Pérez o Alfredo Cornejo?

-No sabría decir. Trabajé bien en la última etapa de Julio Cobos. Con Jaque no empecé muchas obras, terminé las de Cobos. Las que empecé con Jaque, las terminé con Pérez.

-El rumor extendido era que su empresa era la preferida de Jaque y Pérez. Fue la época en la que Ceosa ganó trascendencia.

-Mi papá hizo escuelas de Arturo Lafalla. Por ahí con Jaque y Pérez ganamos las obras más grandes, pero el Metrotranvía lo ganamos en el gobierno de Cobos.

-Una obra interminable...

-No nos dejaban importar las cosas, teníamos usurpadores en la traza y no nos pagaban. Reclamamos intereses por eso. Casi nos funden. Pero es cierto que se hizo larga.

-La planta potabilizadora Benegas también fue larga. La empezó con Jaque y se terminó el año pasado.

-Era una obra de Danilo de Pelegrin; nos llamó y lo acompañamos. Hubo problemas porque eran fondos de Enohsa y no los mandaba. Estuvo paralizada.

-Hizo el carril Rodríguez Peña y el nudo de Paso...

-De esa época, puede mencionar unas diez obras. He hecho 130. 

-El Hotel Potrerillos también...

-¿Cuál es el problema? Se licitó tres veces y no se había presentado nadie. Me asocié con alguien que tiene hotel. Puse plata en algo que estaba abandonado. Estuvo cerrado 18 años. Se podían presentar 50, pero no se presentó nadie porque no querían arriesgar. Ese es el problema, los empresarios no quieren arriesgar. Yo sí, me gusta trabajar, me gusta lo que hago y me gusta arriesgar. Podría tener mucha más tranquilidad y muchas más cosas.

-Interesante concepto sobre los empresarios...

-Acá los empresarios son mal vistos, por eso no arriesgan también. En Estados Unidos los tipos que hacen son destacados. Si nos hemos equivocado lo vamos a corregir, pero nunca por fuera de lo legal. 

-En Catamarca también se mencionan los atrasos.

-Hay temas técnicos, los proyectos cambian, falta plata. El atraso es atraso si no se justifica. En mi caso todo está documentado. No es que yo quiera.

Si falta un papelito, otros no mueven un dedo, yo sigo trabajando, porque cuando la parás y la reactivás no son cuatro años, son diez. El atraso no es tan así. Si no, no podría hacer nada. Estoy trabajando con Mendoza, con San Juan, con Catamarca, con Schiaretti en Córdoba, con Vidal en Buenos Aires, con Larreta, con Bertona en Tierra del Fuego, con Mansur en Tucumán, con Urtubey en Salta, con Peppo en Chaco.

-Hay una característica que también se observa: ofrecen precios más baratos en las licitaciones y salen más caras.

-Si son más baratas, es porque somos eficientes y hacemos todo. Tenemos taller metalúrgico, hormigonera, asfalto, nos importamos las válvulas, nos hacemos el transporte con nuestras tráfics. Si después sale más caro, hay una fórmula de redeterminación, y si faltan partes de la obra que no se previeron en la licitación no es culpa mía. 

-Ese caso de obra que arranca barata y termina cara se menciona en el estadio cubierto...

-El estadio estaba en 300 y está en 900. Hay una fórmula de reajuste prevista en el mismo pliego de licitación. ¿Qué culpa tengo yo de ese reajuste que es para todos? Compré la bolsa de cemento hace cinco años a ocho pesos y ahora vale 25. Es un problema del mercado.

El “mítico tío” y los primos transportistas

-Nunca tuve un contrato con el Ministerio de Planificación. 

-Se menciona que hay un parentesco entre la esposa de Julio De Vido y su esposa. 

-No lo conozco y ella tampoco. Estoy casado con Paola Araya, es licenciada en nutrición, trabaja en un centro de salud de Las Heras. Vivía en el barrio Santa Ana. Es un mito. El problema es que se piensa que “estos pibes no pueden estar trabajando desde Jujuy a Tierra del Fuego y desde Mendoza a Buenos Aires”. 

-¿Le da la estructura para trabajar en tantos lados?

-Se hace con esto (señala a los colaboradores que lo rodean)... con la parte técnica y con laburo.

-¿Tiene vinculación con la Empresa Maipú?

-Son mis primos. Soy socio del Grupo 2. Yo nací en un colectivo. Los Scatolón Porretta éramos nosotros; mi papá manejaba un colectivo.

-¿Le alquila los colectivos a la STM?

-No. Yo no tengo nada que ver ahí.

-¿Tiene otras inversiones en transporte?

-En Sendas y en La Hispano-Argentina, que era una empresa de mi papá que refloté para trasladar los seis mil empleados y no pagar tráfics.

Distintas visiones del negocio

-Mi papá tenía otra concepción. Le fue muy bien, mejor que a mí. Yo invertí en infraestructura, en equipo y en técnica. Mucho leasing para fierros. Tengo una estrategia. Yo compraba el hormigón y me partían con el precio. Me fui a ver a la gente de Hormilisto; les propuse hacer juntos una obra que había ganado. Terminé comprando esa planta. No sabés lo que era. Compré planta de asfalto también. Me iba al cementerio de Gutiérrez y Belinsky. Le compraba máquinas viejas y las arreglaba. No sabés los cachivaches que tengo. Somos eso, no hay otra cosa.

-Para mucha gente es sorpresivo su crecimiento. La empresa que fundaron sus padres en los 70 era chica.

-No era chica, era mediana. Con la plata que ganaban compraban campos, o la guardaban. Yo armo equipos y compro fierros. Un día fue mi viejo a la oficina. Me dijo: “Ya sé dónde se te va la plata; en todos estos proyectos técnicos. ¿Qué mierda hacen esos ingenieros y los proyectos de energía que tenés?”. Hace 12 años que venimos trabajando en Las Heras. “¡Que estás comprando terrenos por unos pesos!”, me decía mi viejo. Ahora vamos a hacer una ciudad. Tenemos un plan y tenemos un equipo.

Emprendimientos 

Construcciones Electromecánicas del Oeste SA (Ceosa), que arrancó a fines de los 60 como electrificadora de pozos de riego y tendidos eléctricos, luego fue incorporando competencias. Hoy tiene división electromecánica, vial, hidráulica, gas, civil, ferroviaria, telecomunicaciones y saneamiento.

Compacto (hormigón)

Bodega Staphyle

Socio en Grupo 2Sendas

La Hispano-Argentina

Vesten (concesionario de buses y camiones Volkswagen)

Diario y radio Jornada.

Coment� la nota