Dragado: Timerman pide a Uruguay "aclarar las dudas"

El canciller Héctor Timerman afirmó que la Argentina "está lista" para firmar la profundización del dragado del canal Martín García, pero advirtió que antes "tienen que resolverse las dudas que fueron generadas en la investigación que realizó el tribunal Nacional de Cuentas uruguayo" respecto al accionar de la empresa Riovía durante el proceso de licitación para la realización de la obra.

"Donde hay dudas tiene que haber claridad", indicó en ese sentido el jefe de la diplomacia argentina durante una entrevista que publica el matutino Tiempo Argentino.

Sobre el caso, en el que están mencionados el ex vicecanciller argentino Roberto García Moritán (hoy fuera del gobierno y con un cargo en las Naciones Unidas) y el exembajador uruguayo en la Argentina y hoy titular de la Comisión Administradora del Río de la Plata, Francisco Bustillo, Timerman aclaró en primer lugar que "a la Argentina no llegó ningún exhorto uruguayo", pero que "al Uruguay sí llegó un exhorto de la Justicia argentina el 4 de julio, que todavía no fue contestado".

El canciller también señaló que el gobierno argentino "sigue objetando" la participación de la empresa holandesa Boskalis-Riovía en la licitación para la profundización del dragado del canal Martín García.

"Si miembros del gobierno uruguayo manifestaron que hubo tentativas de cohecho, o tentativas de influir para favorecer a Riovía, o que Riovía intentó beneficiarse de una manera indebida, entonces hay que fijarse bien antes de firmar un contrato. ¿Cómo se va a firmar un contrato con ese antecedente?", remarcó.

Timerman además sostuvo que "no queda claro" que "todas estas denuncias, que empezaron a filtrarse a partir de que informamos que estábamos listos para firmar, no se pueden llevar a la justicia según el gobierno uruguayo".

El jefe de la diplomacia argentina también dijo que "no puedo terminar de entender" porqué Uruguay no le levanta la inmunidad diplomática a Bustillo, si se tiene en cuenta que "ya hay dos causas en las que tiene que declarar". La otra causa es una denuncia por utilizar las franquicias diplomáticas para importar autos de lujo en forma irregular.

Por último, el canciller aseguró que este episodio no perjudica "en nada" la relación con Uruguay. "Estoy convencido de la importancia estratégica, histórica y desde todo punto de vista de la relación con Uruguay", afirmó.

Coment� la nota