Coronavirus: Alberto Fernández ratificó el rumbo del Gobierno

Coronavirus: Alberto Fernández ratificó el rumbo del Gobierno

Abogó por el aislamiento social y por el teletrabajo; afirmó que no hay apuro para que los chicos vuelvan a clase y confirmó que está a su firma el decreto que congela alquileres y prohíbe desalojos

En una nueva presentación por televisión abierta para que su mensaje llegue a todos los argentinos, en medio de una crisis sin precedente por la pandemia del coronavirus (Covid-19), el presidente Alberto Fernández aseguró que "nadie está exento a este virus" y explicó que desde el Gobierno buscan poder "sortear entre todos el mal momento, atender a todos, no dejar a nadie afuera de esta lógica".

Durante una entrevista en la TV Pública, ratificó las medidas que tomó su gobierno para que la pandemia no se expanda a un ritmo tal que el sistema de salud no pueda atender a los afectados. Y se explayó sobre los cambios culturales que imprime el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Abogó por el teletrabajo y afirmó que no hay apuro para que los chicos vuelvan al colegio.

Lo primero que hizo al aire fue contar qua acababa de hablar con su vicepresidenta, Cristina Kirchner, de perfil muy bajo, pero la entrevista realizada por Rosario Lufrano comenzó con un cometario sobre su participación en una videoconferencia con los líderes del G-20, donde pidió crear un Fondo Mundial de Emergencia. En pantalla, Alberto Fernández se mostró esperanzado en un "escenario de mayor igualdad en la sociedad para que todos tengan la posibilidad de progresar" y dijo que el coronavirus "muestra lo endeble del sistema, porque un virus hace bajar el precio de las empresas, se pone en contra de los consumidores y empobrece a quienes tienen avaricia de ganancias desmedidas".

Consultado sobre el impacto que la pandemia puede tener en el sistema capitalista, respondió que "el costo de tantas vidas" algo debe enseñar a la humanidad, a la vez que señaló que trajo "tranquilidad" el planteo del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial, que "los acreedores privados dejen de cobrar intereses a países con deudas".

Aseguró, además, que aspira a que cambie la visión del mundo después de que pase la pandemia, que demostró cómo riquezas acumuladas durante años "pueden perderse en diez minutos".

Respecto a las decisiones tomadas por su gobierno para enfrentar la pandemia, celebró que la Organización Mundial de la Salud (OMS) haya seleccionado a la Argentina como uno de los diez países del mundo que harán ensayos clínicos para la posible cura del coronavirus, y destacó el camino elegido de "escuchar a los científicos y médicos" para establecer las medidas necesarias "desde el inicio" de la llegada de la pandemia.

Como el miércoles, volvió a llamar "idiotas" a los violan el aislamiento social, preventivo y obligatorio. Y, con un chiste porque antes había nombrado a Raúl Alfonsín, utilizó una frase del acervo peronista para explicar la necesidad de quedarse en casa: El ex presidente Juan Domingo "Perón dijo que los pueblos son artífices de su propio destino, y depende de nosotros en gran medida" superar este trance", afirmó, y reveló que le pidió a la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, "inflexibilidad absoluta, porque se terminó la paciencia, lo mismo que para los especuladores y sinvergüenzas que remarcan".

Luego de que se confirmara por la tarde que los empleados en relación de dependencia deberán continuar sin ir a sus trabajos al menos hasta el 31 de marzo, afirmó que las empresas están notando los beneficios del home office y destacó que el trabajador ahorra en transporte.

En ese marco, se preguntó, en virtud de los cambios forzados, si no surgen como beneficiosos "el teletrabajo", la "teleducación" y que "los medios de transporte público se abarroten menos y el medio ambiente se contamine menos".

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:Lo importante hoyEl Gobierno cierra en forma total las fronteras, también para los argentinos

Por otra parte, insistió en que el gobierno va a "atender a todos, no va a dejar a nadie afuera" de la cobertura en la emergencia por el aislamiento. "Queremos que podamos sortear entre todos el mal momento, atender a todos, no dejar a nadie afuera de esta lógica. Hay muchos que hoy tienen un problema de trabajo y queremos que a todos nos duela lo menos posible el momento que estamos viviendo", dijo.

Además, aseguró que "la montaña de dinero, que son los dos puntos del PBI", destinados a medidas para morigerar el efecto de la pandemia "actuó como un fondo solidario".

Al hablar sobre el estado en los hospitales públicos, con apenas cuatro meses en el gobierno y sin cargar las tintas sobre la responsabilidad del ex presidente Mauricio Macri, a quien no nombró, afirmó que "el deterioro de la salud en los últimos años es evidente y hay que reconstruir el sistema", ante lo cual aseveró que el gobierno se está "moviendo a gran velocidad" para lograr ese objetivo.

Sobre el crecimiento de la pandemia en la Argentina, aseguró que "la relación entre infectados y muertos sigue siendo baja" y que "eso tiene que tranquilizar a todos". De todos modos, dejó claro que el gobierno nacional trabaja para que "en el peor escenario tengamos camas y respiradores artificiales".

En un párrafo especialmente dedicado a los adultos mayores, contó que analizó con la titular del PAMI, Luana Volnovich, "el estado del PAMI, su sistema hospitalario" y medidas para los jubilados y pensionados como "la vacunación antigripal" que se inicia tradicionalmente en esta época.

Respecto a las medidas anunciadas aún no oficiales, adelantó que el Decreto de Necesidad y Urgencia (DNU) para congelar por seis meses los precios de los alquileres y las cuotas de los créditos hipotecarios estará saliendo "entre hoy y mañana".

El decreto incluye una suspensión de los desalojos, dijo que eso no debería ocurrir en estas circunstancias y advirtió que afirmó que él mismo hará "denuncias en el INADI" si hay casos de discriminación durante la crisis, como desalojo de personas trans.

Según confirmó, el DNU será firmado en las próximas horas debido a las dificultades del Congreso para sesionar en medio de la pandemia de coronavirus.

También habló sobre la situación de los chicos que no pueden ir al colegio por el aislamiento, afirmó que "si hay algo que no urge es el inicio de clases", y agregó que "ya veremos cómo compensamos esos días".

El Gobierno apuesta a intensificar programas en medios e Internet. "No tiene mucho sentido subir a un chiquito o a un adolescente a un colectivo para que termine infectado a esa edad", señaló, al tiempo que reiteró que el reinicio de las clases "puede esperar".

Comentá la nota