Contra las normas vigentes, camiones llenos de basura circularían por las calles palpaleñas

Contra las normas vigentes, camiones llenos de basura circularían por las calles palpaleñas

En franco desconocimiento de las ordenanzas municipales, los camiones recolectores de basura provenientes de toda la provincia circularían por rutas y arterias palpaleñas camino al centro de deposición final. Temor en la ciudad por el riesgo sanitario.

Decenas de camiones recolectores circularían por Palpalá hacia el centro de deposición final.La ruta GIRSU no toma en cuenta ordenanzas vigentes desde el año 2001.

Como si la empresa de Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos no tuviera suficientes polémicas a cuestas desde su creación en 2016, se suma la creciente preocupación de la comunidad palpaleña ante la inminente puesta en marcha de “la ruta GIRSU”.

De continuar como está previsto, los camiones provenientes de todas las latitudes de Jujuy atravesarían zonas comerciales como ser las avenidas Juan José Paso, Libertad o Hipólito Yrigoyen hasta empalmar con la ruta 49 a la altura de El Remate.

El panorama resulta cuanto menos desagradable considerando la carga que transportarán los móviles, estimando el paso diario de al menos 60 camiones de basura por alguna de las vías mencionadas.

La iniciativa gestada en el ámbito provincial terminaría por pisotear la autonomía de la comuna; tal y como describe el concejal justicialista Fabián Rodríguez hay ordenanzas vigentes que lo prohíben explícitamente.

“Me parece que no se revisa el tema legislativo, hay una ordenanza del año 2001 que prohíbe la circulación de todo vehículo de otra jurisdicción hacia los centros de deposición final a través de Palpalá. La misma marca rutas alternativas hasta llegar a Chanchillos. Ya hemos puesto en conocimiento al futuro equipo de gobierno municipal para tomar acciones”.

Tampoco se puede pasar por alto el estado de mantenimiento de muchas unidades recolectoras que pierden materia residual tanto líquida como sólida a su paso.

Palpalá ya tiene numerosos sectores comprometidos por la falta de políticas ambientales, GIRSU podría convertirse en un agravante más para una situación de por si muy delicada.

Coment� la nota