El Congreso 2021: lo que está en juego en Diputados y el rol de la oposición

El Congreso 2021: lo que está en juego en Diputados y el rol de la oposición

Las próximas elecciones serán legislativas y estará en juego un Congreso que hoy, en su Cámara de Diputados, funciona con dos minorías: ni oficialismo ni oposición tienen la posibilidad de aprobar por sí solos proyectos en la Cámara Baja. En el Senado, la situación es diferente, y el Frente de Todos conforma un bloque de 41 legisladores que tiene quórum y mayoría propia.

En 2021, las elecciones legislativas pueden cambiar esta realidad y otorgarle mayoría al oficialismo, pero también es preciso plantear si la oposición podría obtener lo mismo. Actualmente, los Diputados y Diputadas se conforman por quienes iniciaron sus 4 años en 2017 y por otros que lo hicieron en 2019. Eso deja al interbloque del Frente de Todos con 51 bancas en juego, al de Cambiemos con 60, al denominado Federal con 7 y a Unión Federal para el Desarrollo con 6; también están en juego otras 3 bancas de la Izquierda y del Movimiento Popular Neuquino.

Habiendo sido la de 2017, la elección con mejor performance para Cambiemos, es lo que hoy lo expone con mayor cantidad de bancas en juego. Un primer escenario 'pro-oposición ' que podría plantearse, es qué pasaría si se repitieran las elecciones 2017. En una simplificación, el resultado del Congreso de 2021 no sería otro que el mismo que hoy; 119 bancas al oficialismo y 116 a Cambiemos, aproximadamente. Por su supuesto, solo en términos numéricos, porque aun cuando sería la misma Cámara 'bi partidaria', estaría frente un Gobierno que perdió su elección de medio término.

Sin importar que 'los porotos' fueran los mismos que ahora, la fuerza simbólica para la oposición posiblemente sea mayor y los consensos más necesarios . Por eso, el desafío se plantea hoy a una oposición que debería reorganizarse, como en 2017, para ganar la mayor cantidad de bancas posibles.

Un segundo escenario, 'pro-oficialismo' podría darse si se repitieran las elecciones de 2019. En este caso, la situación sería otra, el Frente de Todos podría alcanzar la mayoría simple en la Cámara Baja y por ende también quórum propio . Éste obtendría hasta 14 bancas adicionales, totalizando 133 y Cambiemos podría perder 4, hasta 112. Los interbloques 'del medio' también perderían fuerza pasando, el Federal, desde 11 bancas hasta 8 y, UFPD, desde 8 hasta 4. Esta posibilidad, dejaría al gobierno nacional con un Congreso con mayoría absoluta en ambas Cámaras.

En el Senado, si bien es el oficialismo es el que tiene más bancas en juego; 15 versus las 8 de Cambiemos, hoy tiene una mayoría 'holgada' con 13 senadores más que la oposición. En 2021, renuevan los senadores de Catamarca, Chubut, Córdoba, Corrientes, La Pampa, Mendoza, Santa Fe y Tucumán. Extrapolando los resultados de 2019, la situación no cambiaría en ningún distrito excepto en Chubut, donde el Frente de Todos actualmente cuenta con 3 senadores, dos ingresaron por Alianza Frente para la Victoria y uno por Chubut Somos Todos, con orígenes en el Frente Renovador.

La oposición podría obtener aquí al menos un senador o senadora y el oficialismo perdería 1. Finalmente, la conformación total del Senado dejaría al Frente de todos con 40 bancas (hoy tiene 41), a Cambiemos con 30 (hoy 28) y a la senadora del Movimiento Neuquino y al senador de Juntos Somos Río Negro, que actualmente no integran ningún interbloque, y no deben renovar sus bancas en 2021.

El impacto sobre la dinámica del poder, su permeabilidad y la posibilidad de formar o reformular consensos y alianzas, es algo complejo de simular. Sin embargo, como ya se ha visto en el pasado, son precedente para la gobernabilidad y la posibilidad de reelección de los oficialismos en el poder. Aunque, no tanto por la revalidación de la gestión, sino porque puede expresar la necesidad de nuevos liderazgos . Por eso, una buena elección legislativa, a pesar de que no garantice algún éxito futuro ayuda, especialmente a la oposición, dando más claridad cuando su fragmentación y acefalía comienza a evidenciarse en su juego político .

* El autor es Researcher de Management & Fit

Por: Juan Pablo Hedo

Comentá la nota