Concejo Deliberante: 28 empleados para 19 concejales

EL CIVISMO accedió a las solicitudes elevadas por cada bloque partidario a la Presidencia del Cuerpo. Sarobe optó por derivar las decisiones al intendente, quien la desvió hacia la Secretaría de Gobierno. En una bancada unipersonal están registrados un secretario, un administrativo y cinco adscriptos.

Según los registros oficiales, el Concejo Deliberante inicia el período de sesiones con ocho bloques partidarios: el Frente Renovador, con los concejales Federico Guibaud, Marcelo Musso y Silvia Scarzo; el Frente Cívico Progresista y Social, con Carlos Pedro Pérez, Santiago Sarobe (presidente del Cuerpo), Mónica Laporte, Fernando Casset, Hilda Colombo y Néstor Luciani; Unión Celeste y Blanco, unipersonal de Eraldo González; Rojo Punzó Luján, también unipersonal de Jorge Artero y el Frente Renovador Peronista de Jonatan Fattorini, desprendimiento del Frente Renovador.

El listado se completa con el Frente para la Victoria Lujanense con Leonardo Boto y Vanina Pascualín; el Frente para la Victoria-Corriente Peronista Descamisados de Leopoldo Miglioranza y el Frente para la Victoria-Partido Justicialista con César Siror, Mariano Ruiz Pando, Marisol Taffi y Facundo Romero.

Eso fue lo que definieron las elecciones de 2011 y 2013, aunque a razón de ver determinaron esos nombres en las bancas pero no el modo que se distribuyen los bloques, ya que hubo una serie de divisiones internas que desvirtuaron lo que ofrecían las listas de candidatos.

Con todo, el dato que sobresale es la cantidad de empleados que cumplen tareas actualmente en cada bloque del Concejo, de acuerdo a las solicitudes oficiales a las que accedió EL CIVISMO. El período 2014 del cuerpo deliberativo arranca con un total de 17 trabajadores como secretarios y administrativos, más 2 asesores ad honorem y 9 adscriptos.

El FCPyS presenta 1 secretario y 2 administrativos. El Frente Renovador, con planillas en las que no figura la división del bloque de Fattorini registra a 1 secretario, 2 administrativos y 1 adscripto.

Por su parte, el FPVL tiene en los documentos oficiales 1 secretario, 1 administrativo y dos asesores ad honorem. Además, informaron desde la Secretaría de Gobierno que está pendiente de resolución un pedido para sumar como adscripta a una parienta directa del secretario general del Sindicato de Trabajadores Municipales Enrique Peñalba.

El bloque unipersonal de Miglioranza encabeza la nómina de generadores de empleo. Figura en los pedidos a Presidencia del Concejo con 1 secretario, 1 administrativo y 5 adscriptos.

El bloque de Artero tiene 1 secretario, 1 administrativo y 1 adscripto y junto con el bloque de Eraldo González son los únicos que estamparon en la puerta de sus oficinas un cartel con el nombre de secretario y administrativo.

El listado se completa con el bloque del Frente para la Victoria con 1 secretario, 2 administrativos y 2 adscriptos.

En el caso de los adscriptos, son trabajadores municipales a los que se les acepta el pase de su sitio al Concejo. Y otro modo de sumarse a un bloque es “en comisión”. En estos casos, son agentes de otras dependencias estatales que gestionan su pase al cuerpo deliberativo.

¿EN REGLA?

La determinación de la cantidad de empleados en cada bloque debe ser adoptada por la Presidencia del Concejo, luego de analizar cada pedido. Sin embargo, Santiago Sarobe evitó la confrontación y derivó todas las solicitudes a la Intendencia. ¿Qué hizo Oscar Luciani? La volvió a derivar, en este caso a la Secretaría de Gobierno. Allí, su titular estaba de vacaciones y las medidas quedaron en manos de su reemplazante, el subsecretario de Control Urbano Gustavo Marrone.

Pero, ¿qué dice el Reglamento Interno del Honorable Concejo Deliberante en relación con la cantidad de empleados de cada bloque?

Hasta el año 2011, el artículo 62º del Reglamento Interno determinaba que “los bloques tendrán el personal de empleados que se les asigne en el Presupuesto del Concejo Deliberante, cuyo nombramiento y remoción se hará a propuesta del mismo Bloque”.

Por su parte, en el artículo 63º se establecía que “el personal de los bloques se compondrá como máximo de un agente cada tres concejales y a su vez hasta 3 concejales 2 agentes; con 6 concejales hasta 2 agentes, con 9 concejales hasta 3 agentes, con 12 concejales hasta 4 agentes, con 15 concejales hasta 5 agentes y con 18 concejales hasta 6 agentes”. Se agrega que “dentro de este cupo estará incluido el secretario administrativo”.

Otro punto aclaraba que “al disolverse el Bloque, el personal del mismo cesará automáticamente en sus funciones” y que “en caso de variar el número de concejales por bloque, como consecuencia de resultados electorales u otros motivos, se adecuará el cupo de agentes a la nueva composición”.

Sin embargo, en la sesión del 30 de noviembre de 2011, a días se culminar mandato la mitad del cuerpo deliberativo, se aprobó el decreto 18 modificando los mencionados artículos.

Bajo la Presidencia de Hernán Mosca, mano derecha de la entonces intendenta Graciela Rosso, se estableció que “los bloques políticos que conformen el Concejo Deliberante podrán contar con un secretario cada uno de ellos. Además, los bloques políticos de hasta 2 concejales podrán tener 1 empleado administrativo”.

En tal sentido, agregaba que “los bloques de 3, 4 y 5 concejales podrán contar con la cantidad de hasta 2 empleados administrativos; los de 6, 7, 8 y 9 ediles podrán contar con hasta 3 empleados administrativos y los de 10 ó que superen 10 ó más concejales podrán contar con hasta 4 empleados administrativos”.

El otro cambio aprobado en 2011 –un mes antes de que Rosso entregara la Intendencia- fijó que “las propuestas de nombramiento o remoción del personal o empleados será facultad de cada bloque, debiendo informar al presidente del Cuerpo para que garantice el o los actos administrativos correspondientes”.

“En caso de disolverse el bloque –continúa el texto modificado- por la finalización de su mandato, el personal del mismo cesará automáticamente en sus funciones”.

Y agregaba que “el personal o empleados de los distintos bloques estarán equiparados al resto del personal del Concejo Deliberante siendo designado con carácter transitorio”.

Adscriptos

Son la figura que más aparece en las solicitudes de empleados de cada bloque. Se trata de trabajadores municipales a los que un concejal quiere sumar en su bancada y para ello pide el cambio de destino a la Presidencia del Concejo, determinación que se debe tomar en acuerdo con el Departamento Ejecutivo. En esos casos, sus haberes siguen siendo lo que tenían en la tarea habitual.

Diferente es el caso de quienes se suman “en comisión”. Son trabajadores de dependencias estatales no municipales que gestionan su pase al Concejo. También hay solicitudes de colaboradores “ad honorem”, que no cobrarían por su tarea o en todo caso no afectan en nada la economía del Concejo.

Coment� la nota