Caso EMVIAL: Giri impulsó el ocultamiento que hoy perjudica a Arroyo

Caso EMVIAL: Giri impulsó el ocultamiento que hoy perjudica a Arroyo

A esta altura de los acontecimientos, son para seguir las andanzas de Emiliano Giri. Es un imán de problemas, todo lo que toca lo convierte en contaminación. Según la información a la que accedió mdphoy.com es el responsable de que el caso Guzmán, se haya ocultado a tal punto que el propio intendente haya desconocido el siniestro y la magnitud del mismo.

Giri se proyectó como el hombre fuerte del gabinete y su ambición política, le permitió la designación de cargos políticos clave y ocupó áreas que le respondían. Una de ellas jugó un papel decisivo para que el siniestro ocurrido el 8 de enero cobre vigencia 40 días después. El hecho no pasó de un simple siniestro vial, paradojalmente la 4 x 4 era de la flota de un ente afín. Aún sin lesionados ni heridos, su conocimiento ha dado lugar a embates políticos, que no se han morigerado pese al alejamiento del responsable.

En este caso, quien quedó en el foco de los cuestionamientos, es precisamente uno de los hombres que responden a Giri. Resulta improbable que el hecho sólo haya sido conocido por el protagonista, sino que en la línea jerárquica del ente descentralizado se habría tenido conocimiento de lo sucedido. Allí aparece Giri aconsejando tapar todo, para que no tome conocimiento el intendente Arroyo y que el siniestro no aparezca en los medios de difusión pública. Fue peor el remedio que la enfermedad, ya que desató una crisis que no ha finalizado con el despido del ingeniero Guzmán.

Tiene más fotos que Arroyo, aun considerando el bajo perfil del intendente. Giri ha tomado la función pública como una promoción personal, sigue en campaña con claro objetivos políticos. Hay que hacer un esfuerzo supremo para hallar otro fenómeno similar en el orden local. Fue el funcionario con menor respaldo para su designación desde 1983 en el Concejo Deliberante, para ocupar la presidencia de un ente descentralizado. Curiosamente no tiene fotos ni con Mauricio Macri ni con María Eugenia Vidal, sino grupales como parte del público. Algunos ven abajo del agua.

Emiliano Giri imaginó manejar un mega ente que iban a integrar el EMTUR, el EMDER y la Secretaría de Cultura. Su objetivo fue abortado y su proyecto sólo tuvo días de vida. No obstante, lanzado definitivamente a crecer subido a la ola del PRO, es devoto de los negocios con el Estado y obsesionado cholulo de la política. Hoy ya ha sido apartado de la mesa chica que rodea al jefe comunal, porque les cayó la ficha y cobró por los servicios prestados.

La cuestión de fondo es que no tiene caja y tiene que juntarla, porque el gobierno de Pulti dejó peladas las arcas municipales, los dibujos presupuestarios son una limitación irreversible, de ahí su grado de exposición favorecido por el vacío político en torno al intendente. Ganó espacio en la misma medida en que lo ha ido perdiendo. Orgánicamente ni el EMDER ni la Secretaría de Cultura están dentro del organigrama que se desprende del Departamento Ejecutivo.

Obviamente, que le permiten salir en las fotos, hacer declaraciones y mostrase como un pivote, pero no alcanza a la altura de un base de pequeña talla. Ni su influencia en el PRO, ha podido demostrar pese al apogeo que goza el color amarillo como vigencia política.

La ocupación de espacios públicos con campañas publicitarias en plena temporada, lo tuvieron como excluyente negociador, en el momento del desembarco del gobierno de Arroyo y de la desorientación reinante en ese momento. Su calidad de lazarillo durante la campaña, hizo subir sus acciones, pero a medida que debió ir superando filtros, se fue desinflando, lo cual no debe ni asombrar ni extrañar para quienes han seguido su raid político.

Coment� la nota