Basurales: la ausencia del estado en fotos

El gobierno lleva desarrollando un plan ambiental desde su asunción, hace tres años. Mientras los basurales no han dejado de crecer. Esta vez, las imágenes llegan desde San Pedro, aunque se repiten en distintos puntos de la provincia.

Los basurales a cielo abierto ganan espacio en toda la provincia. Las imágenes de San Pedro, en el ingreso a la ciudad, se repiten en todas las regiones. 

El problema ambiental en Jujuy es fácil de advertir si se recorre levemente la provincia. 

Los ingresos a las ciudades suelen ser el sitio que los municipios eligen para arrojar montañas de basura, la totalidad de los residuos que generan diariamente sus ciudadanos. 

La apuesta del ministerio de ambiente, la creación de una empresa estatal que recogerá la basura en toda la provincia, lleva tres años en ejecución. 

Su nombre es GIRSU (Gestión Integral de Residuos Sólidos Urbanos), y generó endeudamiento para el estado jujeño, ya que se obtuvo préstamos del Banco Europeo de Inversiones de – al menos – 30 millones de dólares, que se destinarán a la compra de la maquinaria pesada con la que se pondrá en práctica la recolección en las ciudades. 

Mientras este proyecto intenta pasar de los escritorios y el voluntarismo de los funcionarios a la realidad, las acciones aplicadas para contener el avance de los focos de contaminación en Jujuy han sido escasas, y con magros resultados. 

Las cuatro regiones de la provincia padecen el mismo problema. Yungas, valles, quebrada y puna, cuentan con basurales a cielo abierto, de mayor o menor extensión según la población de las ciudades. 

En las yungas, San Pedro de Jujuy es un ejemplo, crónico, y de los más graves. Las imágenes hablan por sí solas. 

Coment� la nota