Un acercamiento que modifica el escenario político de Borrego

Un acercamiento que modifica el escenario político de Borrego

Puso fin al "coqueteo" con la Ola Naranja, direccionándose al Pro y a los dirigentes de la Coalición Cívica, Socialismo y UNEN. Si bien la mandataria dijo que su preocupación "pasa por gobernar", mostrarse con Carrió avalando una campaña de afiliación no es solo respetar su condición de diputada nacional, sino convalidar un accionar político.

En medio de un presente complicado, con las ordenanzas fiscales e impositivas desaprobadas, el presupuesto de nuevo en el Ejecutivo para reacondicionar los recursos y gastos propios, y con inconvenientes en la relación con algunos proveedores, especialmente en el rubro combustibles, la intendente Victoria Borrego salió a respaldar la campaña de afiliación que el martes pasado la referente de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, encabezó en 25 de Mayo.

Se trata un importante gesto político que la mandataria comunal no hizo sola, sino que contó con asistencia casi perfecta de su gabinete municipal, en una jornada donde hasta delegados del interior del distrito estuvieron presentes.

El acercamiento público de Borrego hacia Carrió, en una actividad notoriamente política como es la de captar afiliados para poder competir en la provincia de Buenos Aries, habría tirado por la borda todas las especulaciones de un acuerdo político entre la jefa comunal y el gobernador Daniel Scioli, vínculo que se consolidó la visita de éste a 25 de Mayo, pero que no se expandió más allá de un "coqueteo" que hoy supone un correlato con la realidad.

Es más, trascendió ayer que dirigentes sciolistas locales comenzaron a corregir el discurso frente a esta inconsistencia política que los deja en una postura de espera que no deseen asumir. Por eso, el gesto conciliador y afable habría quedado de lado frente a la exposición pública que tuvo Borrego con una dirigente que en todo momento fustigó con dureza al PJ y en particular al sciolismo.

Si existía la posibilidad de un acuerdo con la Ola Naranja, la foto con Carrió modificó el curso de los hechos a más de tres meses del cierre de listas. La llegada de la legisladora nacional de la Coalición Cívica cambió el escenario para la intendente, porque si bien no la posiciona como candidata dentro de un espacio afín con otras fuerzas, la incluye en un esquema disociado del sciolismo y más cercano al macrismo.

Y si bien Borrego podría haber aprovechado el valor de una junta vecinal para alinearse con quien creyera más conveniente, la exposición con la controvertida líder de la CC la condiciona frente a ese grupo de dirigentes que ya la cuentan como un "soldado" más para su causa.

Coment� la nota