México: “Veneno embotellado”: refresqueros contestaron a López-Gatell por dichos sobre el consumo de refresco

Aseguraron que las declaraciones del subsecretario sugieren la necesidad de plantear un enemigo público durante la pandemia.

Luego de que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Hugo López-Gatell asegurara que era importante que, sobre todo los pacientes con COVID-19, dejaran el consumo de refrescos y productos industrializados, la Asociación Nacional de Productores de Refrescos y Aguas Carbonatadas (ANPRAC) reprobó que el funcionario se halla referido al producto como “veneno embotellado”.

Por medio de un comunicado compartido también por la Industria Mexicana de Bebidas, calificaron las palabras del subsecretario como “estigmatizantes”, las cuales representan “un trato inequitativo hacia el sector, satanizan una actividad estratégica para la economía y un producto que está en la preferencia de millones de mexicanos.

Aseguraron que era inaudito que López-Gatell, un funcionario federal enfocado en la promoción de la salud pública, “estigmatice a una industria que cumple a cabalidad con todas las normas y regulaciones en México”

El trato que le dio el subsecretario sugiere, de acuerdo con el ANPRAC, una necesidad de posicionar un enemigo público al que responsabilizar durante una crisis sanitaria que enfrenta el país gracias al COVID-19.

El adjetivo que utilizó el subsecretario López-Gatell pone en evidencia un animadversión personal contra la industria, basada en prejuicios e información imprecisa, y representa un peligroso sesgo ideológico que pone en riesgo los sectores productivos estratégicos que resultan vulnerados en su credibilidad

Sobre el tema del sobrepeso y la obesidad en México, los refresqueros aseguraron que el planteamiento de las autoridades, posicionan al sector como un enemigo de la población y la casa de la epidemia de estas comorbilidades.

Además señaló que la evidencia científica indica que la obesidad es un problema multifactorial y “las causas van más allá de las calorías ingeridas e involucran no solo los hábitos alimenticios, sino la falta de habilidad física y el entorno social”.

Otro de los argumentos que utilizó la ANPRAC es que la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) informó que la ingesta calórica diaria proviene de alimentos no envasados, en un 70.2%. Mientras que los que provienen de los refrescos son solo el 5.8%.

La ANPRAC se pronuncia por una solución integral a la obesidad basada en criterios científicos, que ataque todas las causas de problema y que no se base en ideologías y/o fobias personales

Finalmente señaló que en varias ocasiones se han intentado articular con la administración gubernamental con el objetivo de colaborar para mejorar la alimentación en el bienestar de las familias mexicanas. Agregó que los refresqueros se encuentran en la mejor disposición para dialogar en favor de un Estado de Bienestar.

Las declaraciones de Hugo López-Gatell tuvieron lugar el pasado 19 de julio cuando se presentó en el municipio de Berriozábal, Chiapas, y especificó que era importante que las personas tuvieran buena alimentación para librar la enfermedad y fortalecer la salud de los ciudadanos.

¿Para qué necesitamos el veneno embotellado, el de los refrescos? ¿Para qué necesitamos donas, pastelitos, papitas que traen alimentación tóxica y contaminación ambiental? Las botellas llegan a ríos y luego al mar

Aseguró que gran parte del problema tiene que ver con que las personas se han dejado llevar por el estilo de vida que ven en la televisión y en la radio “como si fuera la felicidad”.

El subsecretario de Prevención y Promoción a la Salud ha enfatizado durante sus conferencias diarias la comorbilidad que existe a causa de enfermedades como diabetes, hipertensión, entre otros, todos estos a causa de la mala alimentación.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en México 8.7 millones de personas sufren diabetes. Además se estima que alrededor de 12 millones de personas padecen la enfermedad sin saberlo, pues no han sido diagnosticados.

Comentá la nota