De vuelta al podio: la inflación argentina de 57,3% es la tercera más grande del mundo

De vuelta al podio: la inflación argentina de 57,3% es la tercera más grande del mundo

Indec publicará los precios mayoristas de mayo

Argentina volvió al podio de los países con mayor inflación del mundo. En mayo alcanzó una interanual de 57,3% y superó al último registro de Sudán del Sur que, por el contrario, logró desacelerar su dinámica de precios a una de 56,1%. Así, el país tuvo un IPC sólo superado por Venezuela y Zimbabwe, según el relevamiento de Trading Economics. Hoy el Indec publicará el Índice de Precios Mayoristas (IPIM), que volverá a mostrar una fuerte brecha entre los costos de las empresas y sus precios finales al consumidor. El dato es una buena medida de la inflación reprimida, que presionará en los próximos meses.

La inflación alcanzó su pico en mayo y ahora la expectativa es que, por una cuestión comparativa contra los aumentos extraordinarios de un año atrás, la interanual comience a desacelerar. Lo explicó el director de Epyca, Martín Kalos: "El 57,3% va a ser un pico. A partir de junio, la inflación interanual, contra mismo mes del año pasado, va a empezar a reducirse. Por ejemplo, si la intermensual de junio diera 2,8%, la interanual bajaría a 55,9%. Para que no baje, la inflación en junio debería ser 3,7%".

La expectativa para el IPC de junio es, justamente, que cierre en torno a 2,8%. Ese es el número que prevé la consultora LCG, tal como informó su director Guido Lorenzo a BAE Negocios. Para el promedio de los economistas de la city, consultados por el BCRA, el número es similar: 2,7%.

Sólo Venezuela y Zimbabwe superan al IPC local, que además es récord desde la híper

Compartir

Zimbabwe superan al IPC local, que además es récord desde la híper'); return false;">

Entre las explicaciones de la esperada desaceleración, Kalos enumeró: "El congelamiento de tarifas a partir de mayo y la estabilidad cambiaria, que no va a ser plena pero hasta acá dio un respiro, sumados al estancamiento económico".

Aunque también matizó: "Esto no es cantar victoria porque mucha de la desaceleración es un postergamiento de la inflación. La estabilidad cambiaria no se puede sostener demasiado en el tiempo. El dólar va a subir en algún momento. Y eso sin tener en cuenta las tensiones cambiarias respecto de las elecciones y de la posibilidad de conseguir financiamiento para el 2020. También las tarifas van a tener aumentos más adelante".

Para los precios mayoristas también se espera desaceleración a partir de junio, por la calma cambiaria y por la dificultad que encuentran las empresas para remarcar las subas en sus costos. Y es que el escenario recesivo, con una caída constante del consumo, no da margen para incrementos. Hoy el Indec publicará el dato de mayo que volvería a mostrar una dinámica complicada para ese indicador.

Desde LCG anticiparon: "Las magnitudes en mayoristas siguen siendo altas, y esperamos que en mayo continúe la tendencia alcista por los eventos de volatilidad que se repitieron a fines de abril. Sin embargo, durante los meses siguientes, es probable que el índice comience a desacelerar en línea con el bajo nivel de actividad de la economía, pero condicionado a que no existan grandes movimientos en el tipo de cambio".

En abril la interanual de ese indicador llegó a 72,6%. La brecha de 15,3 puntos entre mayoristas y minoristas muestran la diferencia entre las subas de los costos empresariales, ya que el grueso de la canasta del IPIM consiste en insumos productivos en dólares, y los precios finales al consumidor. Es decir: deja entrever las remarcaciones que precisan realizar las empresas a futuros para recuperar márgenes de ganancia.

Coment� la nota