“Es un triunfo de todos los vecinos de Cipolletti”

“Es un triunfo de todos los vecinos de Cipolletti”

Cuando el aplastante triunfo de Aníbal Tortoriello ya era una realidad, vecinos de distintos puntos de la ciudad comenzaron a acercarse al local partidario de Roca y 25 de Mayo. Minutos después llegó el empresario, quien embargado en una gran emoción hizo su ingreso triunfal para hablar a la ciudadanía por primera vez como intendente electo. “Este es un triunfo de todos los vecinos de Cipolletti”, dijo ante la algarabía de las personas que colmaron el pequeño recinto.

Tortoriello hizo especial hincapié en la necesidad de gestionar desde el amor y realizó reiteradas menciones a la fe cristiana que –asegura– guía sus pasos.

Al referirse a su futuro gobierno, adelantó que la regularización de las tomas, el mejoramiento y ampliación de la red de cloacas y el tratamiento de la basura serán temas que priorizará en su agenda. Además, reiteró la necesidad de poner en marcha las juntas vecinales para promover la participación de todos los ciudadanos.

Luego de las breves palabras protocolares salió a la vereda entre abrazos, besos y felicitaciones, emulando un rockstar cristiano.

Hasta el cierre de esta edición había recibido las felicitaciones del gobernador Alberto Weretilneck y de todos sus contrincantes, con la excepción del intendente Abel Baratti.

Convivencia

Una de las cuestiones que más preocupa en el entorno de Tortoriello ahora es cómo transcurrirán los futuros siete meses, con un jefe comunal y un gabinete en retirada.

En ese sentido, el empresario transportista, que asumirá la intendencia recién en diciembre, fue claro. “El objetivo es llevar adelante una transición consensuada. Esa será mi propuesta, que se la voy a hacer llegar al intendente. Obviamente que es un tema que me preocupa, pero no creo que haya problemas. Ya lo he hablado con el secretario de Hacienda (Néstor) Rinaldi”, contó.

La jornada cívica terminó con una caravana por el centro encabezada por el ganador, quien fue secundado por una columna de alrededor de 200 personas. Al iniciar la marcha por las calles, uno de los simpatizantes del electo jefe comunal le advirtió: “Cuidado con los pozos, Aníbal”. La respuesta, con una sonrisa cómplice, no tardó en llegar: “Ya los vamos a arreglar”.

Coment� la nota