La trastienda de la pelea judicial entre dueño del Casino de Tigre y Vidal por las tragamonedas

La trastienda de la pelea judicial entre dueño del Casino de Tigre y Vidal por las tragamonedas

La empresa Boldt busca revertir en los tribunales la decisión del gobierno bonaerense de prohibirle mantener el control sobre varias salas de juego

Tras haber presentado ofertas para continuar a cargo de la concesión de más de 4.000 máquinas tragamonedas ubicadas en siete casinos que la provincia de Buenos Aires acaba de volver a licitar, el grupo Boldt pudo participar de manera parcial en el proceso y por ese motivo buscará ahora sostener el control de ese negocio a través de la Justicia.

Lo hará con el objetivo de continuar manejando este negocio por los próximos 20 años, como marcan los pliegos de la licitación organizada por el gobierno que dirige María Eugenia Vidal. En el documento también se obliga a los interesados a invertir inicialmente entre u$s120 millones y u$s140 millones para modernizar el sistema desde sus aspectos tecnológicos, construir o mejorar los edificios y en equipamiento.

El holding dueño de Trilenium, sociedad con la cual opera el Casino de Tigre, estaba a cargo de todas las salas que Vidal dispuso volver a concesionar y que, además de Tigre y Miramar, funcionan en las localidades Monte Hermoso, Tandil, Pinamar y dos en Mar del Plata.

Sin embargo, en el proceso licitatorio organizado por el Instituto Provincial de Loterías y Casinos Bonaerense quedó en claro que las intenciones de la gobernadora bonaerense eran las de reducirles ese poder evitando dejar en manos de una sola empresa todas las operaciones y buscando repartir el negocio entre otros inversores.

En ese marco, se separaron las salas en tres “canastas”. En la primera se ubicaron Tigre y Pinamar. En la segunda, el Casino Central de Mar del Plata y la sala de Monte Hermoso. Y en la tercera, el Casino Hermitage, también de Mar del Plata, junto a los de Miramar y Tandil. Y en cada canasta, se distribuyeron entre 1.000 a 1.500 tragamonedas.

Además de Boldt, quedaron seleccionadas otras dos sociedades: Casino Victoria y Bingo Oasis Pilar Entretenimientos Saltos del Moconás. La primera, a cargo del empresario Daniel Mautone y vinculada al presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici.

En la actualidad, y a través de Femau S.A., controla el Casino Victoria; es vicepresidente de Bingo Show (Buenos Aires); presidente de Bingo Mar de Ajó y creó en 2001 Bingo Horse con Angelici, para criar caballos de carrera y administrar hipódromos. También fundó Corporatone Techonologies para fabricar máquinas de juego y Jamus Argentina (distribución máquinas tragamonedas).

En cuanto a Bingo Oasis Pilar, es propiedad de Ricardo Glazman en sociedad con Alejandro Gravier, esposo de la modelo Valeria Mazza. En tanto, Glazman es pariente de Juan Carlos Romero, el exgobernador de Salta ya que uno de sus hijos está casado con la hija de Romero. Es, además, dueño de la sociedad Oasis Entertainment Group, con la cual gerencia el Bingo Pilar.

Ofertas impugnadas

Ambas empresas impugnaron las ofertas presentadas por Boldt para continuar operando la totalidad de las salas. Y las autoridades a cargo de la licitación aceptaron los reclamos por lo cual el grupo propiedad de la familia Tabanelli solamente fue habilitado a competir por Tigre y Pinamar y quedó afuera de la pelea por los cinco salas restantes.

De mantenerse la determinación, será perjudicial para las ganancias de Boldt ya que el volumen de ingresos generados por estas salas de juego de azar venía representando el 15% de la facturación de la compañía. Se trata de alrededor de $5.400 millones de los cuales su pérdida le representaría un 8% de esos ingresos totales. Dinero que no sólo provienen de las tragamonedas ya que Boldt es una firma que también participa en el negocio de artes gráficas, imprenta comercial y provisión de hardware y software para juegos de azar. Crea productos orientados a garantizar la seguridad para la documentación e identificación de personas y bienes e integra la oferta pública de acciones en el Mercado de Valores de Buenos Aires.

Durante el gobierno kirchnerista, había adquirido Ciccone, pero debió dar marcha atrás luego de la avanzada de la AFIP de Ricardo Echegaray y de Amado Boudou, para que la imprenta pasara a manos del fondo The Old Fund, manejado por el ex vicepresidente y dos de sus amigos. Un caso que en la actualidad se dirime en la justicia.

Algo similar a lo que ahora ocurrirá con la licitación bonaerense, teniendo en cuenta que sus abogados ya presentaron una serie de amparos en los tribunales bonaerenses con el objetivo de revertir el escenario negativo que les plantea la orden dada por la gobernadora Vidal.

Y también acercaron ofertas por los cinco casinos en los cuales quedaron “vedados”. Lo hicieron durante la apertura de los sobres económicos llevada a cabo el pasado 23 de enero y en la cual el gobierno bonaerense distribuyó las “canastas” entre los tres grupos interesados. Es decir, les permitió ofertar solamente en una y no en todas, a pesar de que se trataba de una posibilidad que admitía los pliegos.

Ante la presencia de un escribano público, Boldt constató que, más allá de la prohibición, sus ofertas eran más convenientes que las de las otras dos sociedades.

Para renovar la licencia en Tigre y Pinamar (Canasta 1), propuso quedarse con el 53% de la recaudación y cederle al Gobierno el 47% restante. Y en el caso de las otras salas, propuso el mismo porcentaje que terminó siendo menor a los acercados por las otras dos compañías.

En el caso de Casino Victoria, acercó ofertas por las salas del Casino Central de Mar del Plata y Monte Hermoso (Canasta 2), en la cual propuso distribuir los ingresos en un 55,5% para la empresa y el resto para la Provincia. Mientras tanto, el interés de Bingo Oasis Pilar está en los casinos del hotel Hermitage de Mar del Plata y los de Tandil y Miramar (Canasta 3), y planteó quedarse con el 71,6% de los ingresos.

Hasta ahora, de los casi $7.000 millones en ventas netas que las tragamonedas generan al año, el 50% más el IVA iba a las arcas de la Provincia gobernada por Vidaly el resto para Boldt.

Y si bien todas las ofertas presentadas en el nuevo proceso superan ese porcentaje, un detalle a tener en cuenta es que hasta el año pasado Buenos Aires se hacía cargo de una importante serie de gastos que a partir de ahora serán absorbidos por los concesionarios.

Se trata de costos vinculados con la vestimenta del personal, pago a la policía, servicios públicos y mantenimiento, entre otros. De acuerdo a una ecuación oficial, son gastos que en la actualidad representan un 6,7% de la recaudación y que tienen que ser asumidos por los operadores.

Futuro inciertoTe puede interesarSlim sigue sumando poder: compra filiales de Telefónica por 570 millones de euros

Una vez abiertos los sobres económicos, Loterías y Casinos Bonaerenses tendrá 10 días hábiles para analizar las ofertas y definir si las acepta o las rechaza. En el segundo caso, deberá declarar desierta la licitación y convocar a una nueva. No está claro si, en ese caso, mantendrá a Boldt como operador mientras dure el nuevo proceso o dejará el negocio en manos de otra compañía.

En la empresa de los Tabanelli todo indica que no se resignarán a perder este negocio, al considerar que las impugnaciones no tenían validez como la realizada por Bingo Oasis Pilar que acusó a Boldt de supuestos incumplimientos en la presentación de documentación.

La impugnación se centró en la falta de acreditación de disponibilidad física y jurídica de los inmuebles que había propuesto para el uso, construcción y/o cesión de las salas. La empresa argumentó que Boldt presentó las mismas salas en donde desde hace años funcionan los casinos oficiales y le objetó que las garantías de tenencia de esos inmuebles por los 20 años que exige la concesión no eran válidas.

Por su parte, Casino de Victoria también cuestionó la propuesta de financiamiento presentada por Boldt con respaldo de dos bancos por no informar detalles sobre la tasa de interés a cobrar, ni el plazo del crédito que le otorgarán ambas entidades y que es información requerida puntualmente en el pliego de la licitación.

También impugnó el plazo de finalización de obras propuesto, y consideró erróneo, irrazonable y arbitrario el criterio adoptado por el gobierno provincial para la asignación de puntajes previstos en los pliegos de bases y condiciones de la licitación.

Luego de conocerse los reclamos, la Comisión de Preadjudicación creada en el marco de la licitación analizó los argumentos y dio lugar a la impugnación de Bingo Oasis Pilar por considerar que los fundamentos esgrimidos por Boldt “podrían resultar imprecisos y denotarían un hecho de forzada concreción”.

En el caso de Casino Victoria rechazó los cuestionamientos por entender como razonable que ciertas condiciones no puedan pactarse ni definirse hasta tanto no se otorgue el crédito. Sin embargo, la Fiscalía de Estado, considerada como autoridad determinante en el proceso por la importancia que tiene sobre las arcas fiscales de la Provincia, dictamino que era atendible la impugnación de Casino Victoria.

Como el crédito es el mismo para las tres concesiones propuso rechazar las ofertas para la segunda y la tercer canasta y autorizar la primera teniendo en cuenta que en este caso que agrupa a las salas de Tigre y Pinamar no se presentaron otros oferentes.

Adicionalmente propuso el ente enviar a Boldt una nota para que “subsane” el reclamo y pueda participar solamente por esos dos casinos. Tras este pedido, la empresa subsanó el reclamo y realizó un descargo para poder competir por el resto de las salas de juego, pedido que no fue aceptado.

Coment� la nota