Una situación desafortunada

Una situación desafortunada

El ex gobernador dijo que se enteró el viernes 16 que habían aceptado la defensa de tres imputados por fraudes millonarios y lavado de activos y al toque les pidió las renuncias a sus cargos en el equipo de asesores en la Legislatura.

Héctor Superti y Juan Lewis eran funcionarios políticos del Frente Progresista cuando aceptaron la defensa de tres imputados en la megacausa que investiga fraudes millonarios y lavado de activos, en Rosario. Ayer, Antonio Bonfatti dijo que él enteró del hecho recién el viernes 16 y al toque les pidió las renuncias a sus cargos en el equipo de asesores en la Legislatura, a pesar de que Superti había dicho que su "vínculo profesional" con uno de los detenidos, el operador de bolsa Jorge Oneto, comenzó "hace cuatro meses". "Es una situación desafortunada", pero son ellos "los que tendrán que dar respuestas", se despegó el ex gobernador y presidente de la Cámara de Diputados.

Superti fue ministro de Justicia y Derechos Humanos en el gobierno de Hermes Binner, siguió como asesor nivel "A" del Poder Ejecutivo en el turno de Bonfatti, quien lo designó en su segundo día en la Casa Gris y en 2015, se sumó al elenco de asesores de la Cámara de Diputados. Casi nueve años en la función pública. Mientras que Lewis reemplazó a Superti al frente del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos en el gobierno de Bonfatti y a fin del año pasado, pasó a desempeñarse como asesor en la Legislatura. Casi cinco años. El ex ministro de Seguridad de Binner, Daniel Cuenca, que se mencionó entre los abogados defensores, también fue asesor nivel "A" de Bonfatti (decreto 1837 del 2 de julio de 2012) cuando el ministro del ramo era Raúl Lamberto.

Bonfatti intentó desligarse de Superti (por su defensa a Oneto) y de Lewis (quien patrocina a los escribanos Luis María Kurtzemann y Juan Bautista Aliau) y sugirió que lo importante es la investigación y no el trayecto político de los penalistas. "Que el árbol no tape al bosque", pidió en un diálogo con la colega Ivana Fux. "Obviamente, el hecho puntual y concreto de que dos ex ministros asuman la defensa de personas que están comprometidas con esto significó que le pidamos la renuncia, porque nadie discute sus condiciones de abogados, pero hay un principio ético que hay que respetar. Por lo tanto, lo importante es la causa y sobre la actitud de estos dos ex ministros, tendrán que dar respuestas ellos", agregó el ex gobernador.

Le preguntaron si la decisión de Superti y Lewis significaba un costo político para el socialismo. Bonfatti lo negó. "No hay ninguna provincia que haya creado organismos para avanzar con el delito de guante blanco (la Secretaría de Delitos Complejos a cargo de Ana Viglione) y votado una ley para el decomiso de los bienes producto de hechos ilícitos. Por el contrario, Santa Fe está a la vanguardia y demuestra que por allí pasa una de las principales formas para resolver este problema de la delincuencia. Lo que hagan dos personas en forma individual, no es un problema del Partido Socialista sino de su actitud como abogados", contestó.

- ¿Estaba al tanto de que asumirían esa defensa?

- En absoluto. Yo me enteré el viernes 16 a la mañana viajando a Buenos Aires.

- ¿Una situación desafortunada?

- Sí, pero resalto mucho más allá de la actitud que han tomado, que es el gobierno el que está avanzando. Que el árbol no tape el bosque insistió.

Superti ya dijo que fue él quien renunció a su cargo en el gabinete de asesores de Bonfatti, en la Legislatura. "Me di cuenta que por la cantidad de cosas que se estaban diciendo lo estaba perjudicando y no quiero perjudicar a un amigo. Mi renuncia fue en homenaje a Bonfatti, para liberarlo", explicó por Radio 2. El ex ministro es el abogado querellante por el ataque a balazos a la casa de Bonfatti, en octubre de 2013, cuando era asesor del PE.

"Hace cinco años que dejé la función ejecutiva. Nadie me dijo que cuando volviese a la profesión iba a tener que pedir permiso sobre qué causa tomar o no; si no, no hubiera asumido", advirtió. Y reveló su "vinculo profesional" con Oneto comenzó hace cuatro meses. "Estoy convencido que atiendo a una víctima. Yo juré ser abogado y defender las causas con lealtad, primero soy abogado, después funcionario", concluyó Superti.

Coment� la nota