Reforma: ahora el FCS exige que no haya elecciones en marzo

Reforma: ahora el FCS exige que no haya elecciones en marzo

No hubo acuerdo para fijar una fecha para el tratamiento preferencial de la ley de necesidad de Reforma. Oficialistas creen que ya no se aprobará este año.

El bloque del FCS pidió, entre otras cosas, una garantía del Gobierno de la Provincia de que no habrá elecciones en marzo de 2017 para acompañar el tratamiento de la ley de necesidad de Reforma de la Constitución Provincial. Así lo admitieron ayer, cuando en la Cámara de Diputados se dio un debate inconducente por casi cinco horas, durante las que junto al FV no lograron consensuar una fecha para el tratamiento preferencial de este proyecto que ya tiene media sanción del Senado.

El FCS, que presentó un trabajo en el que realizan una propuesta "alternativa y enriquecedora" del proyecto original de necesidad de Reforma, puso también una serie de condiciones para acompañar esta modificación de la Constitución. En principio, solicitó que se le dé el tratamiento preferencial el próximo jueves 23 de noviembre. Además, pidió una audiencia con la gobernadora Lucía Corpacci (que luego concretó mediante nota con la firma de 16 legisladores) para llegar a "acuerdos generales sobre la Convención Reformadora".

Uno de esos "acuerdos" es que el Gobierno garantice que la elección de convencionales constituyentes será en octubre, en conjunto con las legislativas provinciales y nacionales. Argumento que fue sostenido en más de una oportunidad, a los fines de otorgar una "certeza electoral" y ahorrar costos "que podrían significar para la Provincia el valor de una escuela u hospital".

Esta moción fue contraria a la que planteó en primera instancia el FV, que solicitó el tratamiento preferencial del proyecto para el próximo 26 de octubre. El bloque oficialista argumentó su pedido en el prolongado tiempo que la media sanción del Senado lleva sin análisis en la Cámara baja. En ese sentido, recordaron que el proyecto ingresó a Diputados el 12 de mayo de 2015, y que estuvo un año y cinco meses sin tener avances. "Todas las fuerzas se manifestaron a favor de esta Reforma y hubo un compromiso de tratarlo en un año no electoral", se explicó.

Desde este entredicho y por espacio de casi cinco horas, los legisladores de la oposición expresaron que "una reforma tan amplia necesita consensos amplios y necesita tiempo". Sostuvieron que el Gobierno no escuchó los aportes de otros sectores políticos y señaló que la intención del FV de aprobar el proyecto este mes "es una arremetida con torpeza". "El 23 de noviembre no se termina el mundo. Después de noviembre sigue diciembre y se puede seguir trabajando", dijeron.

El diputado Carlos Molina (FCS) señaló además que "aún no se habló de la necesidad de implementar el voto electrónico y la boleta única para generar más transparencia", cuestión que utilizó para admitir que "deberíamos juntar y acordar": "Que garanticen que las elecciones van a ser en octubre, en conjunto con las nacionales, y la Reforma va a salir". Este argumento fue catalogado por la presidenta del bloque del FV, Cecilia Guerrero, como un "intento de condicionar e imponer una fecha de elecciones, que es atribución del Poder Ejecutivo".

Con 32 diputados presentes, cualquiera de las dos propuestas (la de tratamiento preferencial para el 26 de octubre o 23 de noviembre) debía obtener al menos 21 votos, ya que se requería la mayoría calificada. Sin embargo, las posturas se mantuvieron inalterables y la elección resultó empatada en 15, con las abstenciones de Analía Brizuela y Stella Maris Buenader.

De esta manera, el tratamiento quedó trunco. El presidente del cuerpo, Marcelo Rivera (F3P), lamentó la situación y señaló que "no estuvimos a la altura; el resumen de todo esto es que la Reforma difícilmente salga este año".

Sin embargo, Víctor Luna (FCS) dijo que "el próximo lunes la comisión de Asuntos Constitucionales avanzará con el proyecto" y se mostró optimista respecto de los plazos. Por su parte, el oficialismo se mostró "pesimista", según indicó Guerrero, y destacaron que este año no alcanzarán los plazos administrativos, ya que con las modificaciones que anunció el FCS el proyecto debería regresar a la Cámara de Senadores.

 Reglamento para la Corte

Por una moción de preferencia, debía tratarse el proyecto de ley de reglamentación del proceso de designación de los miembros de la Corte, que fuera presentado por los diputados Carlos Molina, Paola Bazán, Simón Hernández y Miguel Vázquez Sastre.

Cuando la sesión se acercó a las seis horas de duración, muchos legisladores ya habían abandonado sus bancas y al momento de poner a consideración el proyecto, el quórum no alcanzó. Así, hubo un "compromiso verbal" de que será tratado el próximo miércoles.

El debate se estancó cuando la diputada Verónica Rodríguez (FCS) propuso especificar que debía haber "algún principio de igualdad de género" a la hora de elegir a los futuros miembros. Su par Cecilia Guerrero (FV) señaló que nunca se podría dar una igualdad en un número de miembros que siempre será impar. En este sentido, se avanzaba en la posibilidad de incluir un cupo mínimo de dos personas para cada género, con lo que siempre la Corte quedaría integrada por tres hombres y dos mujeres (como en la actualidad) o tres mujeres y dos hombres.

Quedaban en el orden del día otros seis proyectos para tratar, pero la sesión se levantó por falta de quórum.

 MEDIA SANCIÓN

El único proyecto que tuvo media sanción fue el del Régimen de Fomento de energías renovables. Es autoría del bloque Participación Plural y se agrupó con uno similar, pero de un sector del FCS.

Coment� la nota