Reciclaje de basura electrónica récord: 200 mil kilos de TV, computadoras y otros aparatos

Reciclaje de basura electrónica récord: 200 mil kilos de TV, computadoras y otros aparatos

La provincia de Río Negro lleva adelante una exitosa campaña de recolección de los aparatos eléctricos en desuso o RAEEs (Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos), que cumple con el objetivo de sembrar conciencia ambiental, acciones responsables en forma conjunta con la comunidad, entre organizaciones sociales, empresas, instituciones y Estado, además de tener un fin benéfico, porque los fondos que se obtienen son destinados a la Fundación del hospital Garraham.

En menos de un año desde que se puso en marcha el programa, se recolectaron en distintas ciudades de la provincia unos 200.000 kilos de basura electrónica, que fueron transportados en vagones del ferrocarril hasta una empresa que funciona en Quilmes en la provincia de Buenos Aires.

La iniciativa permite recolectar los equipos altamente contaminantes, los que hasta el momento, una vez que finalizan su vida útil, son descartados o en el mejor de los casos acumulados en oficinas públicas. Hasta no hace mucho tiempo la mayoría terminaba en los basureros municipales, o descartados en terrenos baldíos en las localidades provocando daños ecológicos muy grandes.

Los aparatos eléctricos en desuso, se han convertido en los últimos años en un nuevo tipo de basura, cuyos volúmenes crecen permanentemente, debido al acelerado avance tecnológico, sumado a la creciente demanda y consumo de los equipos por el ser humano.

La basura electrónica crece al mismo ritmo del recambio permanente de electrodomésticos, computadoras, monitores, notebook, netbook, teclados, mouse, scanner, router, impresoras, calculadoras, fax, centrales telefónicas, teléfonos, cámaras, herramientas eléctricas, consolas, juguetes eléctricos, entre otros.

En Río Negro se lleva adelante desde el año pasado una campaña, a partir de diferentes convenios firmados por la secretaria de Ambiente, Dina Migani, en forma conjunta con municipios, organismos provinciales, la empresa Ferro Sur (quien hace el traslado en tren hasta Estación Solá en Bs As) y la empresa recicladora OIKO SCRAP Srl, en la ciudad de Quilmes, que se dedica a trabajar con los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos.

El lanzamiento del programa provincial se realizó en septiembre de 2018, en conjunto con el Municipio de Fernández Oro.

La Escuela de Policía colaboró con la carga de los aparatos.

En aquella oportunidad Migani había manifestado que se trataba de una prueba piloto y que la idea era invitar a sumarse a los distintos municipios. También había planteado que lo que se buscaba con esta actividad “es concientizar sobre el tratamiento de los residuos, y sensibilizar que con pequeñas acciones se pueden brindar grandes soluciones para el cuidado del ambiente”.

Rápidamente a la iniciativa y las necesidades de juntar la basura electrónica, se sumaron otras comunas como Río Colorado, Allen, Villa Regina, Darwin, Choele Choel, Ingeniero Jacobacci. Huergo, Viedma, Roca, Cipolletti, municipios de la Línea Sur, entre otras.

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Provincia de Río Negro (SAyDS), es la responsable de llevar adelante las campañas dentro de la provincia para la recolección de los RAEEs.

La última fue durante la semana del 16 al 20 de septiembre, donde se recolectaron alrededor de 36 m3 de desechos electrónicos, de los municipios de la Línea Sur de Río Negro, de Río Colorado y de Viedma, que fueron trasladados a Roca, donde la Fundación Garraham tiene acopio permanente de materiales en un colegio secundario que también colabora con la causa.

El sábado 21 de septiembre la Fundación, con el apoyo de múltiples organismos e instituciones, realizó el envío de estos RAEEs y de múltiples materiales, como juguetes y otras donaciones, a Buenos Aires.

El destino final de todos los equipos recolectados apuntó a la recuperación y el reciclaje de sus diversos componentes y los fondos recaudados son destinados para el Hospital Garraham.

El trabajo lleva una logística importante donde se conformaron equipos entre las múltiples instituciones y organismos, en plena colaboración con los municipios involucrados que en esta campaña hizo que la experiencia sea muy grata y exitosa.

Ante la necesidades y demandas existentes se está organizando una nueva campaña para el mes de noviembre, que tendrá participación de las delegaciones de Educación de Cipolletti y General Roca, municipios del Alto Valle y del Valle Medio, como los de la Línea Sur, además los organismos administrativos de Viedma.

La provincia aportó mucho para la logística del plan.

En diciembre 2018 la ciudad de Cipolletti, llenó un vagón de tren, en abril de este año en la localidad de Darwin se cargo un vagón, en junio en Cipolletti, se cargo otro vagón, en agosto desde Darwin, salieron dos vagones y en septiembre en Río Colorado un camión cargado, que tuvo destino Roca, para su acopio. Todos esos embarques hicieron un total de unos 200.000 kilos en equipos electrónicos.

En febrero de este año, la ministra de Educación y Derechos Humanos, Mónica Silva, y la secretaria de Ambiente y Desarrollo Sustentable, Dina Migani, firmaron un convenio para que Río Negro cuente con escuelas limpias de este tipo de desechos.

En un acto realizado en la Biblioteca Popular Nicolás Avellaneda de Choele Choel, ambas funcionarias provinciales dieron el primer paso hacia la puesta en marcha de un programa que permita la recolección y acopio de aparatos eléctricos, electrónicos y en desuso, detectados en los establecimientos educativos.

En principio esta actividad se realizó en Choele Choel pero la idea es replicar la misma experiencia en instituciones educativas de otras ciudades.

La solución a la problemática ambiental de los RAEE implica proteger los recursos y evitar la contaminación del medio ambiente.

Los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos son recuperables o reciclables en más de un 90 % y el daño ambiental se evita por medio de la introducción de estos residuos en circuitos formales de reciclaje.

Una logística con varios actores

En la logística trabajan en conjunto con los municipios quienes facilitan centros de acopio y la SAyDS tiene a cargo el traslado.

Por el momento los acopios se dividen por regiones. En el municipio de Fernández Oro (Alto Valle) y de Darwin (Valle Medio).

Particularmente en Viedma, como los RAEEs pertenecían a diferentes entes provinciales, se recolectaron en depósitos de los organismos y se los trasladó en camión hasta Darwin (centro de acopio más cercano) para cargarlos al tren.

Los viajes se realizan por medio de vagones de tren, de la empresa concesionaria del ramal, FerroSur, donde Ferrocargas colabora en la carga y descarga de los contenedores.

“Estoy muy contenta porque estos programas que está llevando adelante la secretaría de ambiente y Desarrollo Sustentable desde la provincia permite acercarle soluciones concretas a los municipios. Los residuos como los Raee son por sus características difíciles de encontrarle disposición final, ya sea por su volumen o por las sustancias que lo componen”. La ecóloga, Gisel Etulain, a cargo de la delegación de la Secretaría de Ambiente y Desarrollo en Río Colorado, agregó que “me enorgullece contar que Río Colorado llenó un camión entero con Raee, nuestra comunidad siempre ha apoyado cada propuesta ambiental que hemos presentado y eso está a la vista.”

Para evitar la disposición final insegura

Entre los objetivos del proyecto se destaca impulsar la recuperación de equipos electrónicos en desuso, para su posterior de-manufactura y reciclado de sus materiales componentes, y minimizar las cantidades de residuos enviados a rellenos sanitarios con el fin de evitar la contaminación del ambiente por una deficiente gestión de aparatos electrónicos y eléctricos en desuso.

Parte de los aparatos electrónicos y eléctricos, como computadoras, impresoras, teclados, servidores, plaquetas y monitores, contienen componentes con características peligrosas, como plomo, zinc, níquel, arsénico, cadmio, que son potencialmente perjudiciales para la salud y el ambiente en general.

Con el avance de la tecnología se ha incrementado la “basura informática” y en el mejor de los casos los artefactos son almacenados en depósitos en forma transitoria hasta tanto se destine un fin apropiado.

Sin embargo, la mayor parte son dispuestos en forma insegura en basureros a “cielo abierto”, sin ningún tipo de tratamiento.

Millones de toneladas que implican un alerta severo

Según la Oficina de Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (ONUDI), se generan más de 40 millones de toneladas de residuos electrónicos al año; y más del 5% de la basura mundial (en la que se incluye desde la orgánica, plásticos, metales, etc.) pertenece a pequeños dispositivos como móviles, baterías, cámaras u ordenadores portátiles.

El dato es suficientemente fuerte como para prestarle atención, aunque hay un costado valioso que corresponde a todo lo recuperable que contiene esa basura.

Reciclar los componentes minerales de un aparato es 13 veces más barato que extraerlos de los yacimientos.

Entre los materiales utilizados y que son recuperables hay metales preciosos como el oro, la plata, el cobre, el platino y el paladio a metales pesados como el aluminio.

Es decir, si el reciclado se hace de manera responsable, las utilidades que puede traer un aparato electrónico con grandes y de mucho valor.

Coment� la nota