La recesión no terminó y la actividad está en el punto más bajo de la era Cambiemos

La recesión no terminó y la actividad está en el punto más bajo de la era Cambiemos

Se derrumbó 6,8% en marzo y cayó otra vez en términos mensuales

En marzo, la economía vivió su peor momento de la era Cambiemos y las proyecciones privadas adelantan que podría haber caído más bajo durante abril. El Indec publicó elEMAE del tercer mes del año, que no sólo mostró una contracción interanual de 6,8% delPBI sino también una de 1,3% libre de estacionalidad contra el tímido desempeño de febrero. Así, la producción demostró no haber tocado piso en su caída y el primer trimestre acumuló un negativo de 0,2% versus el cuarto del 2018.

La actividad económica sumó once meses consecutivos en rojo y tocó su punto más bajo de toda la era Cambiemos. De esta manera, llegó a su peor nivel desde el pozo de mediados del 2012. Los números son la contracara de los apretones monetario y fiscal. A eso se le sumó la dinámica volátil del tipo de cambio, que generó un desplome del salario real y del consumo.

Por eso, durante marzo los sectores que lideraron la caída fueron la industria y el comercio, que contrajeron 13,2% y 14,6% interanual, respectivamente. En rigor, excepto el agro, que mostró una mejora de 10,8%, ningún otro sector traccionó para arriba a la actividad.

Incluso la intermediación financiera, con la súpertasa promovida por el apretón monetario del BCRA y todo, sufrió una brutal caída de 13,9% interanual, la segunda más grande. Y es que comparó con un marzo de 2018 en el que el boom de las Lebac tocó el techo, justo antes de la explosión de abril, cuando arrancó la fuga en masa.

Desde ACM reseñaron: "Si bien creemos que la recuperación del agro contribuirá, las altas tasas de interés domésticas, superiores al 40% en términos reales, la falta de liquidez, la desaparición del crédito y la caída de salario real conjuntamente con el freno de la obra pública seguirán teniendo un mayor impacto".

En ese sentido, a partir de la difusión de estos datos la consultora LCG empeoró su proyección para el 2019 a (-2%). Para la Universidad Torcuato Di Tella (UTD), hay sólo 10% de chances de entrar en una fase expansiva en los próximos seis meses.

La economía, tal como muestra el gráfico, cayó en forma brutal entre abril y noviembre del 2018. Desde diciembre esa dinámica se interrumpió y, aunque aun en el pozo, las variaciones mensuales desestacionalizadas comenzaron a dar leves números positivos, lo que insinuaba una incipiente reactivación.

Eso llevó al Ministerio de Hacienda a plantear que la recesión había terminado. Con los datos de ayer hubo silencio oficial, aunque el Indec protagonizó un papelón en redes sociales, al destacar que marzo mostró mejoras estacionalizadas de 9,4% contra febrero. Una dinámica que en realidad se repite todos los años por el fin de las vacaciones y que obliga a mirar el dato desestacionalizado, que modera esos factores.

Así como las leves mejoras de diciembre-febrero encuentran explicación en el veranito financiero de estabilidad cambiaria y baja temporal de tasas, el desplome de marzo se entiende por el nuevo capítulo de devaluación, tarifazo e inflación de 4,7%, con nueva suba de tasas, tal como destacaron desde Ecolatina.

Para abril, las perspectivas no son demasiado optimistas. Por ejemplo, el ICAE de la UTDT adelantó que la caída contra marzo sería de 0,21%.

Coment� la nota