Radiografía de los neonazis que protagonizaron más de 30 ataques

Radiografía de los neonazis que protagonizaron más de 30 ataques

La Asamblea por una Sociedad sin Fascismo elaboró un detallado informe en el que describe el accionar de estos grupos, sus nombres y cada uno de los ataques que produjeron en la ciudad. Un repaso por la violenta historia que comenzó en 2011.

Eran las 6 de la mañana cuando desde adentro del bar “Nevermind” empezaron a escuchar insultos y golpes en los vidrios. Desde adentro, las cámaras de seguridad mostraban cómo un grupo neonazi destrozaba el frente del local. Pero no sólo eso: uno de los agresores tenía un revólver, otro una cuchilla y el resto llevaba palos. “Me dijeron que iban a venir hasta que me pudieran matar”, contó Javier Moreno, administrador del lugar y presidente de la Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad.

Por el ataque hubo un solo detenido. Pero no fue preso por xenofobia, ni por racismo ni por formar parte de una banda armada que amenaza de muerte a personas por su condición sexual. Lo arrestaron por golpear a un policía.

El caso que tuvo como protagonista al grupo neonazi fue el último de una larga lista que comenzó a escribirse en 2011 y que incluye pintadas con odio racial contra comunidades extranjeras, golpes a homosexuales en la calle, amenazas de muerte y ataques contra monumentos que recuerdan a las víctimas de la última dictadura cívico-militar.

La Asamblea por una Sociedad sin Fascismo y la Fundación La Alameda hicieron un informe donde recopilan cada uno de esos hechos. Lo divulgaron el 27 de enero en ocasión de conmemorarse el Día Internacional en Memoria de las víctimas del Holocausto Nazi. En ese momento, la entidad solicitó al intendente Carlos Arroyo un mayor compromiso para evitar más ataques. “La gran cantidad de denuncias permanecen sin esclarecerse pese a la gran cantidad de presentaciones en comisarías, fiscalías, juzgados, entes municipales y las recientes repercusiones mediáticas”, dice. Y agrega: “Los poderes del Estado deben asumir el compromiso ante los aberrantes hechos que este informe describe y actuar acorde a las responsabilidades que le corresponden, siendo las autoridades políticas quienes en primer lugar deben liderar la lucha contra el fascismo en un Estado democrático”.

LA CAPITAL repasa el trabajo realizado donde se cuenta cuáles son las organizaciones que operan en la ciudad y los ataques cometidos.

Las organizaciones

La primera organización de ultraderecha que irrumpió en la escena pública fue Fonapa-La Giachino, que tiene como líder a Carlos Pampillón. Su primera aparición fue en junio de 2011 cuando el Concejo Deliberante por pedido de la Comisión Permanente por la Memoria, la Verdad y la Justicia retiró del recinto de sesiones el cuadro del fallecido capitán Pedro Giachino, acusado por delitos de lesa humanidad. “Comenzaron a aparecen en nuestra ciudad manifestaciones de esta organización con lemas como Zurdos al Paredón, Memoria Completa, Juicio y Castigo a Montoneros y Capitán Giachino Presente, entre otras”, revela el informe.

Pampillón incursionó en política de manera fallida y consiguió escasos votos. En las últimas elecciones respaldó con firmeza la candidatura a intendente de Carlos Arroyo.

Otra de las agrupaciones es el “Frente Skinhead Buenos Aires”, una organización neonazi de la ciudad de Buenos Aires.

“Bandera Negra” es otra organización fascista marplatense.

Su nombre es una burla al movimiento anarquista. “Sus miembros están involucrados en delitos de odio y actos violentos. Actualmente intentan reclutar menores en las puertas de las escuelas y poseen un grupo musical de RAC -movimiento internacional de rock anticomunista- cuyo nombre es Six Millon More -seis millones más- en alusión al Holocausto judío”, detalla el informe.

Entre sus integrantes se encuentra Nicolás Caputo y Gonzalo Paniagua, dos de los indicados por Javier Moreno como responsables del ataque al bar “Nevermind”.

También en la ciudad opera “La banda del Rusito”, un grupo de ideología nazi que se dedica a atacar físicamente a personas por su género, orientación sexual, nacionalidad, ideología o religión. Actualmente realizan pintadas con simbología nazi.

Las agrupaciones nazis en la ciudad tienen su ala femenina: las “Rosas Rojas”, un grupo de mujeres que reivindican al nazismo.

Una larga lista de hechos

La primera denuncia penal fue realizada en marzo de 2010 por la diputada nacional marplatense Adela Segarra: advirtió de la aparición de carteles en pleno centro de la ciudad que promocionaban páginas de internet que promovían el antisemitismo, el odio racial y de clase.

En septiembre de 2011, la abogada Gloria del Carmen León, representante de la Secretaría de DDHH de la Nación, presentó una denuncia en el Juzgado Federal Nº 3 por la aparición de pintadas que reivindicaban el terrorismo de Estado en el monumento Memoria-Verdad-Justicia que se ubica en la Base Naval, uno de los ex centros de detención clandestinos durante la dictadura. “Las pintadas estaban firmadas por Fonapa y Memoria Completa. Además se pidió la investigación del personal de la base, ya que el monumento se encuentra en la entrada del predio militar”, sostiene el informe. Y menciona al líder del Fonapa: “Pampillón el 17 de mayo de 2010 se saca fotos en el monumento Memoria-Verdad-Justicia, emplazado en la Base Naval con una bandera que contenía el texto Memoria Completa, la misma frase que fue pintada en septiembre de 2011”.

En marzo 2012, León presentó en la fiscalía Federal Nº 2 una denuncia en la que se sostiene que la integrante de la agrupación Hijos, Rocío Vattimo, fue fotografiada durante los preparativos del festival del 24 de marzo y luego fueron subidas a Facebook por Pampillón con diálogos intimidatorios.

En junio de ese mismo año, León denunció un nuevo atentado contra el monumento Memoria-Verdad-Justicia, en la Base Naval. “Después de la remoción de un monumento donado por la Base Naval en 1977 que se encontraba en la plaza San Martín, se destruyeron las placas con los nombres de las víctimas por medio de la quema de neumáticos”, sostuvo la abogada.

El 24 de marzo de ese año pasó de todo: volvieron a aparecer pintadas sobre los Pañuelos Blancos frente a la Catedral, se vandalizaron las placas en la Plazoleta de los DDHH, se acosó a integrantes de Hijos, y se robaron elementos personales a miembros de la agrupación Hijos en la puerta de la Casa de la Memoria.

Según consta en el informe, el siguiente hecho se produjo en septiembre de 2012 cuando el concejal Mario Rodríguez fue amenazado en la vía pública por Pampillón debido al retiro del monumento de la base naval en la plaza San Martín.

En el 2013, las amenazas ya pasaron a la agresión física: un conocido DJ y músico de la ciudad recibió un golpe con una piedra en la Plaza Pueyrredon. El agresor fue identificado: era “El Rusito”, quien ya había amenazado a la víctima porque tenía el pelo de color turquesa y fucsia. El ataque sucedió en la Plaza Pueyrredon.

En febrero de ese año, la titular de la Dirección General para la Promoción y Protección de los Derechos Humanos denunció que un hombre subió al sitio web Youtube un video donde se exhiben una bandera y simbología nazi, se escucha una marcha de las SS y las personas filmadas saludan y verbalizan el saludo nazi. “El acusado y los que aparecen en el video militaban en el Fonapa participando de distintas acciones públicas”, sostiene el informe.

En octubre de ese año, el rector del Colegio Nacional Buenos Aires, Gustavo Zorzoli, confirmó que hizo la denuncia y pidió custodia policial en el colegio, por las amenazas de un grupo neonazi. “El sábado por la tarde se presentó un grupo de 30 personas con palos y banderas. Cantaron el himno nacional y dijeron que estaban buscando a los alumnos involucrados en la profanación de la iglesia, para darles su merecido”, contó el rector. El grupo de choque era liderado por Pampillón.

En noviembre, en la Feria del Libro se presentó un proyecto para concientizar acerca de la situación de los presos dentro de las cárceles. “El lunes 11 de noviembre a las 17 ingresó Pampillón con un grupo de personas de manera violenta, a los gritos, insultando y amenazando, en ese momento se estaba dando una charla sobre educación en las cárceles”, cuenta el informe.

Otro de los ataques ocurrió el el 23 de marzo de 2014 cuando cuatro miembros de la Asociación Civil Ateos Mar del Plata se encontraban armando la mesa para realizar los trámites de apostasía. “Pampillón insultó a quienes se encontraban allí y amenazó de muerte al referente de la asociación Fernando Esteban Lozada”, afirma el informe.

La denuncia fue realizada en la fiscalía federal N°2.

Un día después, Damián Trejo denunció que mientras se encontraba esperando el colectivo junto a una amiga se le acercó un auto con cuatro hombres. Uno de ellos se bajó -era un miembro del Fonapa- y luego de amenazarlo de muerte le dio un golpe de puño con manopla de acero en el rostro produciéndole una herida cortante. La denuncia también se realizó en una fiscalía federal.

En abril de ese año, una menor denunció que ella y dos compañeros fueron amenazados de muerte en la vía pública por miembros de Fonapa-La Giachino. “Los denunciados portaban cuchillos y manoplas de acero. El motivo fue la identificación de las víctimas con el movimiento punk y la ideología anarquista”, explica el informe.

En noviembre de ese año, el Concejo Deliberante repudió las permanentes prácticas violentas y antidemocráticas de Pampillón y lo declaró “persona no grata”. La decisión se tomó luego de los incidentes ocurridos en la sesión donde se planteó la destitución de la ex presidenta del Concejo, Vilma Baragiola.

En octubre de 2015, un hombre denunció a Pampillón, Nicolás Caputo y el “Rusito” -entre otros- por violación de la Ley Antidiscriminatoria, la Convención Internacional sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Racial, la Convención para la Sanción y Prevención del Delito de Genocidio y el artículo 210 del Código Penal.

“Baima corrió peligro de vida al recibir una brutal golpiza con palos de PVC rellenos de cemento por parte de miembros del Fonapa, Bandera Negra y la Banda del Rusito, que fue ampliamente difundida por los medios de comunicación. Este se trató de un caso de discriminación ideológica por el hecho de pertenecer a la organización Acción Antifascista”, revela el informe.

En octubre de 2015, la periodista Luciana Peker denunció ante la Justicia que luego de cubrir para el periódico Página12 el 30° Encuentro Nacional de Mujeres -en especial la represión policial en la Catedral- recibió tres llamadas telefónicas intimidantes.

Ese mismo mes, el presidente de Amadi, Javier Moreno, fue amenazado en la calle por “La banda del Rusito”. “Le dijeron que se cuide porque iban a caer sobre él”, explica el informe. Y agrega: “El motivo fue haber mostrado en televisión sus fotos por un brutal ataque. Uno días después, a plena luz del día, en las calles Balcarce y Salta, se los volvió a cruzar y le dijeron: ‘a vos te voy a acuchillar'”.

En noviembre, dos integrantes de “La Banda del Rusito”, entraron al cine del Paseo Diagonal mientras no había función y activaron un matafuegos: lanzaron todo el contenido sobre las butacas y dibujaron una esvástica en el baño.

En diciembre, Juan Martín Navarro fue brutalmente agredido por cinco hombres con palos de PVC rellenos de cemento. Ocurrió en Moreno y Santa Fe cuando Navarro regresaba a su casa. “El ataque fue por su orientación sexual, y tuvo que ser hospitalizado con el tabique roto y múltiples traumatismos. La denuncia fue radicada en la Fiscalía Federal de Mar de Plata”, detalla el informe.

Ese mismo mes se produjo el ataque al Centro de Residentes Peruanos.

En enero de este año, un menor fue interceptado por miembros de Bandera Negra en la Plaza España y golpeado por usar una remera de la banda de rock Sepultura. El 25 de enero de ese mes, en inmediaciones de la Plaza Mitre, un joven fue agredido por tres cabezas rapadas vestidos de similar forma: lo golpearon hasta que un móvil policial se presentó y escaparon corriendo.

Un día después, frente a la casa de la referente de la Fundación La Alameda, Silvina Elías, personas no identificadas realizaron un señalamiento de su vivienda. “En cada árbol frente a la vereda pintaron puntos rojos con aerosol y en uno de ellos una cruz esvástica de color azul”, finaliza el informe.

Coment� la nota