¿Quién quiere municipalizar el agua?

¿Quién quiere municipalizar el agua?
La mala calidad del servicio que brinda la empresa provincial ABSA reavivó un debate retomado en los últimos tiempos por el propio intendente. Diversos precandidatos no oficialistas plantearon ventajas y desventajas. Se hizo hincapié en que la firma prestataria oculta información sobre su estado financiero.
Contrariamente a lo que podría suponerse, no existen posturas coincidentes en el seno de las fuerzas políticas opositoras ante una posible municipalización o regionalización del servicio de aguas corrientes y cloacas.

La idea, que fue lanzada a mediados de la década del '90 por el entonces intendente Jaime Linares, durante el proceso que desembocó en la privatización de OSBA, fue retomada meses atrás por el hoy referente del massismo, Dámaso Larraburu, y a principios del mes por el intendente interino Gustavo Bevilacqua ante la mala prestación del servicio brindado por ABSA.

Ahora fue el arquitecto José María Zingoni, precandidato del Frente Progresista Cívico y Social (en la línea del Partido Gen-PS), quien se mostró más decidido a lograr la regionalización del sistema.

En diálogo con este diario, Zingoni fue consultado sobre si esta idea se trata de un simple caballito de batalla electoral o, por el contrario, puede sustentarse en el tiempo.

"Lo más importante es contar con información sobre las cuentas y otros factores que hacen al funcionamiento de ABSA, pero históricamente la empresa se negó a brindar esos datos", admitió.

Luego dijo que, obviamente, habrá que sentarse con la Provincia para delimitar las responsabilidades de la futura empresa regional.

"Obviamente que si nos dan el dique y otras cuestiones mayores sería imposible porque esas cosas se manejan con la capacidad de endeudamiento que puede tener una provincia o la Nación. Esas cosas son las que hay que definir", puntualizó.

Si bien aclaró que otras cuestiones, como la renovación de cañerías, bien podría ser asumida por una empresa regional, dijo que ABSA siempre ha tenido una lógica muy especial, ya que con lo que recauda en Bahía Blanca paga una región mucho más amplia.

"Con el 4% de la boleta, si no me equivoco, estamos pagando el control del OCABA, que tiene sus autoridades en La Plata y ni siquiera vienen a brindar explicaciones. Por ejemplo, se paga el sueldo de Guillermo Scarcella (titular de ABSA), qué está en La Plata y no da explicaciones. Hay toda una estructura platense que está siendo pagada desde Bahía", indicó.

A su entender, una futura empresa regional debería estar eximida, como ABSA, del pago de Ingresos Brutos.

"No es una cuestión electoral, a lo sumo es una cuestión electoral en el sentido en que se pone en la agenda de campaña, pero es un tema coyuntural que se ha instalado en el tiempo. Siempre estamos con el agua, hace dos años era la sequía, ahora la calidad y mañana va a ser por la inundación, aunque ojalá que no. Es un problema que tiene evidentemente aristas en todo su proceso y siempre aparece esta cuestión de que está vinculada a la gestión", sostuvo.

"No es solución"

Muy diferente es la visión del doctor Emiliano Alvarez Porte, también del Frente Progresista (línea UCR), sobre la posibilidad de municipalizar o regionalizar el servicio.

"No lo hemos planteado como propuesta y no creemos que esto vaya a solucionar los problemas que tenemos en la ciudad con el agua. Estamos convencidos de que los problemas nuestros son tanto de calidad como de cantidad y los costos de mantener los sistemas de potabilización y distribución del agua, así como el transporte desde las fuentes de abastecimiento y la búsqueda de esas fuentes, ya sean embalses, perforaciones y acueductos, son mucho mayores que los ingresos que se obtienen por facturación", indicó.

Alvarez Porte dijo que Bahía Blanca no evidencia problemas en torno a la distribución de la boleta de agua ni con el cobro, sino con la potabilización, distribución y búsqueda de fuentes de abastecimiento.

"Hay cooperativas, en ciudades más pequeñas, de hasta 50 mil habitantes, pero no se dice que estas cooperativas tienen déficit en el tema de agua y se sostienen a partir de contar con otros servicios, como televisión por cable o sepelios. El agua da pérdida porque la gestión de servicio tiene que ser una política de Estado y no un servicio redituable", indicó.

Tras señalar que en nuestra provincia hace 26 años que no hay una política de Estado con relación a este servicio, dijo que los problemas del agua cambiaron.

"Ya no es una búsqueda de inversión para continuar una demanda, ahora hay que acompañar un crecimiento y dirigirse hacia un uso más sustentable y equitativo del recurso", expresó.

"Falta información"

Para Julián Lemos, precandidato por el Frente Renovador, toda acción en torno a la regionalización del servicio requiere de datos concretos que la Provincia "sigue escondiendo".

"Los hemos pedido a través de un proyecto de resolución el año pasado y hace dos semanas también, pero la información sobre recaudación por consumo doméstico e industrial no aparece. Tampoco sabemos cuáles son los costos operativos, entre otros datos imprescindibles para analizar una regionalización", indicó.

Lemos dijo que, ante un servicio provincial muy deficiente, sí debe municipalizarse a corto plazo el organismo de control, que no debe depender más del gobierno provincial, porque "es evidente que hasta ahora no funciona".

"Hablamos de la regionalización del servicio (con Punta Alta) ante la falta de respuesta del gobierno provincial. Esto hace que debamos buscar una solución para los vecinos, pero para esto se necesita información y es lo que estamos pidiendo constantemente", dijo.

"No simplificar"

Raúl Woscoff, de Integración Ciudadana, opinó que debe tenerse mucho cuidado con la "simplificación" de circunstancias.

"Un debate apresurado sobre este tema puede ocultar o impedir el oportuno tratamiento de los temas candentes que hay que resolver antes. Nadie puede hablar de una alternativa descentralizada en la gestión de este servicio cuando no conocemos absolutamente nada de ABSA, de sus estados contables, de sus equilibrios o desequilibrios financieros, cuentas, contabilidad, inversiones, etcétera. Insisto --agregó--, anticipar la discusión de la regionalización, cuando tenemos los temas candentes y urgentes que resolver de abastecimiento y calidad del servicio, puede ser una mera cortina de humo".

Coment� la nota