Portezuelo del Viento: avanzan con la licitación

Portezuelo del Viento: avanzan con la licitación

El secretario de Política Hídrica de Nación, Pablo Bereciartúa dijo que “de esta manera el cronograma contempla que en el 2018 se realiza el llamado a licitación y que en el 2019 comience la obra”.

El gobernador Alfredo Cornejo se reunió con el secretario de Infraestructura y Política Hídrica de la Nación, Pablo Bereciartúa y le hizo entrega de las carpetas técnicas y anexos de proyecto Portezuelo del Viento, la represa que está proyectada sobre el río Grande, afluente del río Colorado.

Luego de la reunión, el ministro de Economía mendocino, Martín Kerchner explicó: “entregamos el proyecto del perfil definitivo de Portezuelo del Viento que contó con más de 122 mil horas de trabajo desde que tomamos el proyecto a fines del 2015. Representó un gran esfuerzo para el equipo de profesionales de Mendoza, integrado por EMESA, UNCuyo, UTN, Secretaria de Ambiente, Departamento General de Irrigación y Municipalidad de Malargüe. También hemos entregado hoy un borrador para su estudio, que contiene 14 volúmenes”.

La obra de Portezuelo del Viento, una represa hidroeléctrica, debe ser aprobada por el COIRCO (Comité Interjurisdiccional del río Colorado) ya que se asienta sobre el río Grande. Se proyecta con una capacidad de 210 megavatios pero La Pampa ha presentado informes técnicos que demuestran que sólo podrá producir 70 megavatios, lo que la hace inviable por la millonaria inversión que se necesita.

Bereciartúa dijo que “este es el fruto de un trabajo en conjunto desde que iniciamos la gestión. Quiero destacar que este proyecto con el cual contamos hoy, es el resultado de los trabajos en conjunto que hemos realizado. En particular, el presidente Macri ha firmado un laudo para llevarlo adelante, es la primera vez que lo hace un presidente. Definir la estrategia y la prioridad de esta obra. Eso sucedió en enero de este año, al mismo tiempo la Nación encargó un estudio de impacto ambiental regional que va a terminar a fines del mes de agosto, que será uno de los insumos claves en la etapa que sigue”.

El funcionario nacional se mostró optimista sobre el financiamiento de la obra que se haría mediante el régimen de Participación Público Privada (PPP), para evitar que el Fondo Monetario Internacional lo anote como un gasto y la vete. “En lo que respecta a la licitación, en base al proyecto que ha elaborado Mendoza y que hoy hemos recibido, vamos a estar trabajando con el equipo técnico nacional para incluir a los aspectos que hacen al financiamiento de la obra y al modelo de negocio y también a los criterios que hacen a la selección de lo que va a ser la oferta ganadora del proceso licitatorio. Esperamos poder realizar el llamado a licitación este mismo año y superado las instancias que hacen a la audiencia pública que requiere la Ley a nivel nacional y también a la compleción de los aspectos que hacen a definir cuál es la oferta ganadora términos de capacidad de regulación del río, de potencia instalada, de cuáles son las tecnologías consecutivas para contar el año próximo con la adjudicación del nuevo contrato en la expectativa de que la obra realmente sea un hecho y comience”, agregó Bereciartúa.

En referencia a los plazos, Bereciartúa dijo: “De esta manera el cronograma contempla que en el 2018 se realiza el llamado a licitación y que en el 2019 comience la obra. Es una obra estratégica no sólo para Mendoza sino también es una obra estratégica nacional. Es un proyecto que significara un gran impacto de energía limpia. Es una obra que suma capacidad de regulación por lo tanto suma a la capacidad de adaptarse a la variabilidad del cambio climático. Es un tema estratégico para el siglo XXI, la misma provincia de Mendoza lleva 8 años de emergencia hídrica y obras como estas son las que les permiten a los sectores regionales, productivos contar con certezas respecto de la disponibilidad de aguas y de las posibilidades de llevar adelante iniciativas privadas que aumenten la productividad, que generen empleo. Es decir obras que superan la coyuntura que superan al perfil económico y productivo de un país”.

Kerchner recordó: “Trabajamos en la expropiación de las tierras, la exención de impuestos para la construcción de la represa, el estudio de impacto ambiental, los estudios de ingeniería y geología y el censo macrobiótico. También avanzamos con los convenios firmados con la Nación, con el trabajo técnico en el Coirco y con el laudo presidencial. Estos son los pasos que hemos ido dando en estos dos años de gestión, a pesar de de ser un proyecto que nació hace más de 40 años”.

Coment� la nota