Montenegro negocia contrarreloj para conseguir las dos emergencias este jueves

Montenegro negocia contrarreloj para conseguir las dos emergencias este jueves

El intendente elevó el martes por la noche los proyectos para declarar la emergencia sanitaria y la emergencia en el servicio de guardavidas que le permite pagarle la deuda a la Mutual de Guardavidas. Este jueves intentará que se aprueben sobre tablas.

Guillermo Montenegro buscará este jueves sumar un nuevo triunfo en el Concejo Deliberante: intentará aprobar sobre tablas los dos proyectos de emergencia que envió al cuerpo legislativo en las últimas horas. De conseguirlo, el triunfo tendría dos aspectos claros: le permitiría mostrar reacción rápida ante dos conflictos bien distintos (la propagación del coronavirus y el pago de los salarios de los trabajadores de la Mutual de Guardavidas) y sería una muestra más del perfil “antigrieta” que busca darle a su gestión. Es que para poder aprobar las ordenanzas sobre tablas necesita el acompañamiento del Frente de Todos, el principal bloque opositor.

Montenegro ya mostró en varias oportunidades tener buenos reflejos políticos. A poco de asumir, representantes de agrupaciones animalistas tenían organizada una marcha al municipio para exigir la intervención de Zoonosis por irregularidades. Un día antes de la manifestación anunció por los medios la reestructuración y jerarquización del área. Finalmente, la marcha no se hizo.

Con el coronavirus pasó algo similar. Desde fines de febrero, el concejal de Acción Marplatense, Horacio Taccone, comenzó a plantear públicamente la necesidad de realizar una jornada de trabajo para abordar la problemática del coronavirus, que todavía no había causado la alarma que genera por estas horas. Luego de varias quejas de Taccone en distintos medios se puso fecha para la reunión en el Concejo Deliberante: miércoles 10 de marzo.

El martes, menos de 24 horas antes, el equipo de salud del municipio convocó a los medios para anunciar las medidas que la comuna estaba llevando adelante para prevenir la enfermedad y anunciar el pedido al Concejo Deliberante para que declare la emergencia sanitaria en Mar del Plata.

El proyecto entró el martes por la noche y si todo sale tal cual lo previsto en menos de 48 horas podría convertirse en ordenanza.

Este miércoles el despacho del presidente del Concejo Deliberante, Ariel Martínez Bordaisco, tuvo un ritmo frenético. Los jefes de bancada mantuvieron varias reuniones para discutir estos dos proyectos. Incluso, cerca de las 17, se hizo presente la secretaria de Salud Viviana Bernabei para despejar algunas dudas.

No hay razón para que la emergencia sanitaria no salga”, planteó una fuente del Ejecutivo municipal y un concejal de un bloque minoritario de la oposición. Las discusiones giraron en torno a modificar algunas cuestiones del proyecto que envió el Ejecutivo:

Que sea por 90 días con opción a prorrogarla por otros 90Que cada 15 días se presente al Concejo Deliberante un informe de los gastos que se hayan hecho en el marco de la emergenciaQue se cree un comité de expertos para generar medidas preventivas

Desde Juntos por el Cambio recogieron los tres planteos y se mostraron proclives a aceptar las modificaciones. “El gobierno nacional ya tiene sancionada la emergencia sanitaria desde aquel paquete que aprobó el Congreso. Nosotros no tenemos esa herramienta. Y la secretaria de Salud entiende que es necesaria. Hoy no tenemos ningún caso de coronavirus y el único sospechoso estuvo con aislamiento 100% y ojalá que no la tengamos que usar. Pero si es necesario es importante tener las herramientas”, señaló un hombre cercano a Montenegro, quien destacó la labor de Bernabei: “En estas horas abrimos una licitación para comprar alcohol en gel. Obviamente que ante una crisis no alcanza, pero ella ya había previsto que cuando el frío comenzara iba a hacer falta”.

Una de las cuestiones para las que se imaginan utilizar la emergencia es para dotar de más personal al 107, el número de emergencia al que la gente llama para evacuar inquietudes por el coronavirus. “Los llamados se multiplicaron por 20. No tenemos gente para atender”, explicaron.

La declaración de emergencia del servicio de seguridad en playas, que incluye el pago de 54 millones de pesos para la Mutual de Guardavidas, es otra historia. Parece mucho más difícil que mañana se  apruebe. En rigor, si el oficialismo advierte que no cuenta con el respaldo del Frente de Todos, no lo pondrá sobre tablas y esperará avanzar con la discusión en los próximos días.

El conflicto estalló hace pocas semanas. Desde que asumió como intendente, Montenegro siempre confió que esos fondos los iba a aportar el Ministerio de Seguridad de la provincia. Es que el propio jefe comunal, horas antes de asumir en el cargo y que María Eugenia Vidal abandonara la Gobernación, había logrado que la cartera que entonces conducía Cristian Ritondo garantizara ese dinero, tal como había ocurrido la temporada anterior.

“Hasta la semana pasada creíamos que se iba a resolver. Especialmente, porque la plata estaba”, plantearon desde el Ejecutivo. Sin embargo, fue el propio Sergio Berni el que descartó la posibilidad de pagar y le trasladó el problema al municipio.

¿Hubo intencionalidad política? Tal vez, responden en el Ejecutivo. Sin embargo, reconocen que el origen del conflicto tiene nombre y apellido: Carlos Arroyo.  “Le explotó ese problema hace dos años y lo resolvió a lo Arroyo, al igual que lo hizo con los docentes municipales, la orquesta infanto juvenil, la Casa de la Memoria o la sede para los excombatientes. En el tema de los guardavidas lo tuvo que rescatar Vidal”, recordaron.

Si bien no descartaron alguna “picardía” política, consideraron que es más probable que en medio de la crisis económica las autoridades provinciales hayan resuelto “no pagar”. “Si estuvieran pagando el servicio en La Costa y Mar Chiquita y no en Mar del Plata podríamos quejarnos, pero la verdad que la situación de Mar del Plata era excepcional”, reconocieron.

En ese contexto, el municipio debe conseguir 54 millones de pesos para saldar la deuda. Y de dónde sale esa plata es uno de los focos de conflicto. “Quieren declarar la emergencia por el coronavirus, pero al mismo tiempo proponen recortar más de 20 millones de pesos de Desarrollo Social y Salud para pagarles a los guardavidas”, advirtió por la noche el jefe del FdT, Marcos Gutiérrez, luego de las intensas negociaciones del miércoles.

Para poder reunir ese dinero que le permitiría pagar los sueldos de diciembre, enero, febrero, marzo y cuatro días de abril, el Ejecutivo propuso recortar horas extras de diversas áreas, algunas con montos muy bajos, pero en otros casos son ajustes de varios millones. “Se pueden sacar fondos de otras áreas como gastos reservados para el intendente o la secretaría de Gobierno”, señalaron desde el Frente de Todos, desde donde se encargaron de aclarar que no están en contra de que los trabajadores cobren por el servicio prestado. “El foco de la discusión está en otro lado”, insistieron.

Sin embargo, desde el oficialismo no creen que ese sea el principal escollo. Hubo charlas con Germán Blanco para modificar el origen de las partidas presupuestarias y que la plata salga de áreas “menos sensibles”.

Otro punto, también saldado, fue la rendición del subsidio que el municipio ya le entregó a la Mutual de Guardavidas para que cobren el salario de noviembre. “La rendición de esa plata la presentaron el martes recién. Y faltaban muchos detalles. De hecho, en el proyecto de emergencia no figura en ningún lado para quién es la plata. Se habla de 71 guardavidas, de suplentes, pero no hay una nómina ni detalle de los trabajadores”, explicaron desde la oposición. El oficialismo aceptó “emprolijar” esas cuestiones.

El conflicto, entonces, es qué pasa de acá en adelante. La oposición espera que se incluya en la ordenanza que los guardavidas de la Mutual pasen a la órbita municipal para no tener este mismo problema a fin de año. Y en el oficialismo prefieren no ser tan explícitos en las negociaciones. “Entendemos que esta situación de tener vínculos con dos gremios y esta organización es inviable, pero la idea es empezar a dar esa discusión y no queremos que ya quede por definido el tema”, aclararon desde el oficialismo.

Con todo, este jueves a las 10 los jefes de las distintas bancadas se volverán a reunir para determinar en qué puntos están de acuerdo y definir si es posible que este jueves, en menos de 48 horas, General Pueyrredon tenga sus dos emergencias.

Comentá la nota