Merlini no cuidó los pesos del Consorcio Portuario: Despilfarró 15 millones en tratar y remediar sedimentos

Merlini no cuidó los pesos del Consorcio Portuario: Despilfarró 15 millones en tratar y remediar sedimentos

La administración Merlini gastó 15 millones de pesos en tratar y remediar sedimentos del área de giro y muelle de ultramar que fueron dragados el año pasado, que en realidad eran inocuos. En el 2015 los habían tirado en un pozo a cielo abierto.

Por: Roberto Garrone

Cada vez que puede, Martín Merlini destaca la racionalidad del gasto que aplica en la administración del Consorcio Portuario. “Tenemos que pensar cómo se gasta cada centavo”, repite el Presidente del Consorcio Portuario cuando tiene un micrófono abierto.

En el plan de saneamiento de los barros que dragó y refuló la Omvac 10 el año pasado y que se dispusieron en una celda del tamaño de una cancha de fútbol a metros de la galería del elevador de los silos, Merlini no cuidó los pesos: los despilfarró.

Fueron 15 millones que se invirtieron por recomendación de la Oficina Provincial de Desarrollo Sostenible, para almacenar los 27 mil metros cúbicos de sedimentos que la draga española extrajo del área de maniobras y del muelle de ultramar, y su posterior remediación en otro sector del predio de los silos.

“No se constataron contaminantes”, reconoció Carlos Moreno, el representante de la empresa MACS, la misma que cobró 10 millones de pesos por intervenir y remediar los sedimentos y convertirlos en material para la construcción. Poca diferencia tiene esa tierra con la que extrajeron para el pluvial del Arroyo del Barco unos metros más al sur.

Eso fue hace unos días en el acto que el Consorcio presentó detalles del plan en la UTN. Una estrategia de Merlini para blanquear lo que crecía como un rumor entre los muelles del puerto.

Que los sedimentos que se pensaban contaminados y habían generado esa inversión oficial, casi el 10% del presupuesto del organismo, en realidad no lo estaban. “Los resultados dieron bien”, dijeron los técnicos de la OPDS, sobre los análisis realizados este invierno.

Dieron tan bien como habían dado bien en el 2015 cuando la Victory I profundizó la misma zona para que pueda reanudarse el servicio de porta contenedores. Los chinos habían dragado la boca del puerto pero no el espejo interior. Los barcos podían entrar pero no amarrar. Solo en Mar del Plata…

“Había metales pesados pero en una cantidad que no superaba los límites admisibles”,confió un especialista en medio ambiente. En esa época el Consorcio tenía como responsable del área al Ing. Marcelo Fuster. Con su aval los barros que extrajo la Victory I en el 2015 se arrojaron en un pozo a cielo abierto.

Pese a que se había dragado y refulado hacía dos años, con el dragado 2017 se advierte nuevamente la presencia de sedimentos “contaminados” que obligaron a todo el dispositivo especial que divulgó Merlini. Las muestras las tomó el Laboratorio Fares Taie de la calle Magallanes, habilitado por la propia OPDS.

Merlini, que sabía que los sedimentos del 2015 no representaban riesgo para el medio ambiente, no tomó otras muestras para corroborar los resultados de Fares. Algunas cosas habían cambiado: ya no tenía asesor en Medio Ambiente. Ya lo había desvinculado a Fuster.

El estudio, del que nunca se hizo público el resultado, una obviedad en tiempos de Merlini, lo firmó la Lic. Espinosa. Personal del propio laboratorio tomó las muestras. Fares aplica la “cadena de custodia” hasta el laboratorio para garantizar su confiabilidad.

Con ese respaldo técnico la draga extrajo los 27 mil metros cúbicos que rebalsaron la celda. El dragado no se hizo de manera total justamente por eso. No cabían más sedimentos. Esto generó que el área de giro mantenga una importante diferencia de calados en su diámetro, e impida, hasta el día de hoy, que el puerto operativo las 24 horas coincida con el relato de Merlini. Mar del Plata sigue siendo un puerto diurno.

La manera en que el Presidente del Consorcio se enteró del milagro de los barros que dejaron de estar contaminados en este 2018 tiene dos versiones, según confiaron fuentes del propio Consorcio.

Una oficial dice que la OPDS, desde el Laboratorio que encabeza Silvina Ambrosio,

realizó nuevos estudios con otro Laboratorio y los resultados fueron opuestos.

“Vos los ves y no podes creer que sea la misma zona. Son el día y la noche; hay mucha diferencia”, confió un empleado de la administración. “Puede que al reiterarse el dragado los sedimentos contaminados disminuyan”, explicó una fuente de Fares Taie.

La otra versión señala que desde otros ámbitos del Ministerio de la Producción mandaron a analizar los sedimentos cuando llegó la draga y comprobaron que no había necesidad de replicar el plan de saneamiento.

Con la disparidad de resultados Merlini le apunta a Fares Taie y amenaza con iniciar acciones legales. Lo mismo hizo cuando asumió y repasó los actos administrativos de gestión en soledad de Jorge Hidalgo y su asesor Daniel Sosa como encargado del Plan Estratégico. No se tienen novedades judiciales de la iniciativa dialéctica.

“Algunas explicaciones al Tribunal de Cuentas va a tener que darle”, anticipó un viejo empleado que cuenta los días para jubilarse.

Si el Tribunal se llega a poner riguroso no sé qué dirá el Presidente del Consorcio del arreglo que hizo con Walter Sivina, para que dejara de ser uno de los 3 gerentes Generales. En vez de apurarlo a jubilarse, Merlini, el que cuida cada centavo, acordó una indemnización de casi 3 millones de pesos.

Coment� la nota