Malas lenguas 951

Café y deudas II. El sábado 19, el exintendente Perogrullo/Cospelito tomaba cafecito en Di Mero con el gobernador reelecto de Misiones Maurice Clos, pero no debajo de las sombrillas que solían colocarse en Güemes, porque nadie sabe dónde están. Directamente han desaparecido, al igual que computadoras y mobiliario de distintas oficinas municipales. En una de esas oficinas, donde se desarrollan actividades del programa Envión, funcionarios denuncian que Adrián (a) “el Bomba” Lofiego se llevó PC y mobiliario, aduciendo que eran de su patrimonio personal. Así nomás: esto es mío y de acá me lo llevo a mi casa, qué embromar.

Café y deudas II. El exintendente Perogrullo ha dejado unos cuantos morlacos pendientes de pago en el Correo Argentino. En café compartido por autoridades del Correo y la municipalidad, se acordó una poda en la deuda: la misma quedaría en seis millones y medio, a pagar en cuotas en los próximos meses. Lo notable es que la conversación permitió saber que el Correo le inicia juicio por cobro a Acción Marplatense por un valor de 190.000 pesos. La deuda es por las cartas enviadas a los votantes de la ciudad firmadas por Néstor Sagesse y Lucía Martín, intituladas “Los radicales no votan a Arroyo”. Afirmación que no fue corroborada en los hechos, como bien se sabe.

Batalla no naval. Se desarrolla interesante batalla en el Puerto entre quienes pretenden que continúe en la presidencia del Consorcio Portuario Jorge Hidalgo, y quienes asienten más o menos azorados a la nominación de Omar Alonso -bancada por Emiliano Giri-, quien en cafés y bares de la zona se da tremendo corte de tener la manija en el tema. Hidalgo también dice tener apoyos locales, por caso del integrante de CAMECO Emilio Bustamante, quien salió a respaldarlo fuertemente en la 99.9 esta semana. Hidalgo, que llegó de la mano de Rodolfo “Manino” Iriart, ha llegado a señalar que él ya es marplatense, porque fijó domicilio en la ciudad y está viviendo aquí, aunque no deja de reconocer que lo han abandonado en esta parada. “Manino me dijo que me arregle como pueda y vea qué puedo hacer“, dice, y no por lo bajo. Dura la vida del funcionario de la gestión que ya ha partido, en el medio de ambiciones cruzadas y complicaciones burocráticas.

Cambio de curso. La llegada de Sonia Rawiki a la Secretaría de Derechos Humanos de la comuna trae un cambio de rumbo en la materia, dejando el perfil sesgado de su antecesor José Luis Zerillo, integrante de la facción soviética del FPV. La primera movida fuerte es en relación a los grupos violentos que han establecido un curso de acción contra integrantes del colectivo homosexual en la ciudad. La idea es promover un fuerte reproche a esta conducta vil y establecer el repudio de todo el arco político al respecto.

Coment� la nota