Macri volvió a visitar el Chaco y reiteró el llamado al trabajo conjunto con la Nación.

En una fugaz visita, la quinta en lo que va de su gestión a la provincia, el presidente de la Nación, Mauricio Macri, acompañó al gobernador, Domingo Peppo;, en una recorrida por los avances de la planta de tratamiento de líquidos cloacales que se ejecuta en las afueras de Resistencia, y del cierre de las finales de los Juegos Evita de Deportes Adaptados, que se desarrollaron desde el 21 de noviembre en el Polideportivo Jaime Zapata.

En medio de un fuerte operativo de seguridad, que contó con efectivos policiales y de Gendarmería Nacional, y de manifestaciones de un nutrido grupo de organizaciones sociales y partidos de izquierda, el jefe de Estado brindó un escueto pero fuerte discurso en el que llamó al trabajo conjunto entre la Provincia y la Nación, pero en el que además se refirió al fuerte conflicto social que se produce en el sur del país con la comunidad mapuche. Sin hacer referencia explícita, Macri advirtió que “hay grupos que quieren llevarnos a la confrontación, pero no lo vamos a permitir”.

El presidente de la Nación, Mauricio Macri, y el gobernador, Domingo Peppo, recorrieron los avances de las obras, y visitaron el desarenador de la planta.

Por su parte, Domingo Peppo agradeció la nueva visita del jefe del Ejecutivo Nacional y le pidió el acompañamiento para “continuar dándoles dignidad a los chaqueños”, ya que además de contar con mejores condiciones, las obras públicas generan puestos de trabajo.

El tiempo y las formas

Las actividades comenzaron temprano. Antes de las 8 de la mañana, tres retenes policiales se apostaron a lo largo de los 5 kilómetros que hay que recorrer por Calle 16, desde la avenida Soberanía Nacional, para acceder al lugar donde se levanta la planta de tratamiento de efluentes cloacales. El objetivo, como ya es habitual, es evitar la llegada de manifestantes hasta los lugares donde el presidente desarrolla la agenda pautada, básicamente, para “mantener cierto orden”, tal como confesó un efectivo policial ante la consulta de este matutino.

El predio en cuestión se extiende en unas 35 hectáreas, en las que se distribuyen un desarenador, un desengrasador, los cuatro reactores UASV, donde se hace el tratamiento anaeróbico al líquido cloacal; un laboratorio en construcción, las lagunas de pulido y la estación de bombeo, que devuelve el líquido purificado al río. La planta es única en su tipo en el país, y permite un 70% más de purificación de los efluentes que los sistemas convencionales.

A las 9, aterrizó en el aeropuerto internacional Resistencia el avión que trajo a la provincia a la comitiva nacional, encabezada por Mauricio Macri, y compuesta sólo por el secretario de Deportes, Javier Mac Allister, y por un par de asesores de importancia personal como el médico presidencial y el jefe de la custodia.

Para las 9:15, tras un breve vuelo en helicóptero, los jefes de Estado provincial y nacional recorrieron la Planta de Tratamiento de Líquidos Cloacales del Plan Director de cloacas del área metropolitana de Gran Resistencia. Una obra cuya construcción (que tiene un 95 por ciento de avance) demandó $618.229.420 surgidos de financiamiento de organismos internacionales y nacionales.

Vestido con reglamentarios colores pastel, Macri se ubicó en el centro de un grupo de obreros y, de la mano de un niño visiblemente incómodo, pronunció un breve discurso que alternó un mensaje conciliador con una fuerte referencia al duro conflicto que se vive en el sur de país con la comunidad mapuche en general, y con su expresión más radicalizada, en particular.

Trabajo conjunto

Del otro lado de un vallado dispuesto a unos 15 metros del lugar donde pronunciaron su alocución los mandatarios, miraban expectantes trabajadores de la obra, la prensa y un nutrido grupo de funcionarios de distinto rango, entre los que se destacaron la intendenta de Barranqueras, Alicia Azula; la secretaria de Asuntos Municipales de la Nación, Aída Ayala; y los legisladores provinciales, Carim Peche (UCR) y Luis Obeid (Pro).

El presidente mostró su “alegría” al inaugurar obras “que transforman, generan esperanzas y movilizan la ciudad alejando la resignación como posibilidad”.

Así informó que “se trata de una infraestructura de saneamiento muy importante que cambiará la vida a más de medio millón de habitantes”. En este sentido, indicó que la obra cuida el ambiente, siendo una planta de última tecnología y generación que consume menos energía.

Valoró el trabajo conjunto de los gobiernos de Nación, Provincia y las intendencias, y agregó que la forma de trabajar es sin importar el partido político al que pertenecen. “Una vez que pasan las elecciones lo único que importa son los argentinos, y en esta oportunidad los chaqueños”, reflexionó.

Las obras comienzan y finalizan en las fechas prometidas, para así avanzar en la próxima etapa que en este caso serían las conexiones domiciliarias. “Acceso a cloacas y agua potable es calidad de vida”, agregó.

En sintonía con el mensaje del gobierno provincial, el presidente destacó el hecho de que cada argentino tenga las mismas posibilidades sin importar el lugar que habite. “Que cada argentino sea protagonista de su vida, que pueda elegir donde vivir y donde trabajar”, concluyó.

Coment� la nota