Macri desplaza a Elizondo y acelera el pase de Comercio Exterior a Malcorra

Macri desplaza a Elizondo y acelera el pase de Comercio Exterior a Malcorra

La flamante Agencia de Promoción de Inversiones y Comercio Exterior quedó sin titular y peligra su conformación.

Mauricio Macri desplazó a Marcelo Elizondo de la Agencia de Promoción de Inversiones y Comercio Exterior y apura la el pase del área a la cancillería, como adelantó LPO.

Según supo LPO, ayer por la tarde Elizondo se enteró que ya no estaba en carrera y que Cancillería había iniciado tratativas comerciales en el exterior por fuera de la Agencia.

A Malcorra no le simpatizaba quedarse sin la Fundación ExportAr y el límite llegó de la mano de la quita de los agregados comerciales de su órbita. Por eso, en Davos aprovechó a mostrar su capacidad para negociar nuevas inversiones y Macri habría cedido ante las tensiones que generaba la reestructuración del comercio exterior que había propuesto en campaña. 

"Lo lógico hubiera sido que Elizondo formara parte de la delegación ya que iba a ser él quien promoviera el comercio exterior", sostuvo una fuente cercana al Gobierno. 

La Agencia era un proyecto de la Fundación Pensar, el think tank del PRO, encabezado por el mismo Marcelo Elizondo, ex director de la Fundación ExportAr. Se suponía que iba a depender del Ministerio de Producción a cargo de Francisco Cabrera, pero por quedó en la nada. 

Elizondo había sido confirmado el 14 de diciembre por el ministro Cabrera, pero la Agencia nunca llegó a funcionar por la reticencia de Cancillería a ceder áreas de influencia. De hecho, Cancillería ya redobló la apuesta al poner en marcha una "ofensiva fuerte comercial de las embajadas".

La pelea está al rojo vivo. Junto con la Agencia había sido creado el Sistema Integral de Monitoreo de Importaciones (SIMI), el mecanismo de la AFIP que reemplaza a las tan criticadas Declaraciones Juradas Adelantas de Importaciones (DJAIs) y que quedaba hasta ahora, al igual que la Agencia, bajo el ala de la cartera de Producción. 

En esta pulseada, al ministro apuesta a conservar el SIMI bajo su influencia para no perder el contacto con los empresarios, que siempre fue el fuerte del PRO.  

Con este instrumento podría tener la llave de las importaciones y definir que sectores debe proteger. 

El más preocupado es el textil, cuyos referentes repiten que no sobrevivirán si las compras al exterior se liberan, como hizo el ex secretario Augusto Costas antes de irse.

No menos preocupados están los especialistas del sector. El referente del Frente Renovador Aldo Pignanelli hizo público su descontento. Raúl Ochoa y Miguel Ponce del Centro de Estudios para el Comercio Exterior del Siglo XXI también mostraron su malestar. Puntualmente Ponce reclamó en twitter por una agenda de la competitividad urgente: "la Agencia de Promoción de Inversiones y comercio Exterior, con Marcelo Elizondo debe ponerse en marcha".

Coment� la nota