Llamativo silencio del Ejecutivo en torno al futuro de las Fotomultas

Llamativo silencio del Ejecutivo en torno al futuro de las Fotomultas

Cada infracción de tránsito que sea captada mediante el sistema de Fotomultas debe ser autorizada por el Concejo Deliberante. Sin embargo la comisión mixta de fotomultas está desmembrada desde noviembre. El gobierno no da señales y por ende sigue sin recaudar.

El ex subsecretario de Transporte y Tránsito Municipal, Claudio Cambareri, reconoció a fines de noviembre del año anterior que había un stand by en la vigencia del polémico convenio por el sistema de fotomultas con la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), la cual había contratado a la empresa Cecaitra para la implementación del sistema.

El problema fue que el municipio tomó conocimiento que UTN se desvinculaba del control de fotomultas y pasaba todo a Cecaitra, algo que no estaba contemplado en el acuerdo firmado en su momento entre la Universidad y el ex intendente Carlos Arroyo.

Al mismo tiempo los concejales que integraban la comisión mixta de seguimiento de las Fotomultas, los cuales aprobaban o rechazaban la autorización para cobrar las infracciones, decidieron renunciar. Entre esos renunciantes estaba el actual secretario de Gobierno, Santiago Bonifatti.

En consecuencia desde diciembre que dicha comisión no se reúne y por ende legalmente no se pueden cobrar las infracciones que se realizaron. Sin dudas una pérdida de recaudación importante para el municipio.

En algún momento en los pasillos del municipio se escuchó sobre una supuesta intención del intendente Guillermo Montenegro de reactivar el cobro de las Fotomultas. Incluso se dijo que se estaba analizando el polémico convenio firmado en su momento entre el ex intendente Arroyo y la UTN y al mismo tiempo no se descartaba la posibilidad de realizar una nueva contratación con una nueva empresa.

Loquepasa.net habló off the record con algunos funcionarios del gobierno para conocer cuáles serán los pasos a seguir en torno a las Fotomultas, pero por el momento quienes están encargados del tema prefieren no hablar y llamarse a silencio, lo cual resulta sumamente llamativo.

Comentá la nota