PJ, kirchnerismo e izquierda disputan el bronce del Cordobazo

PJ, kirchnerismo e izquierda disputan el bronce del Cordobazo

Mientras la CGT Regional se movilizó ayer y homenajeó a Elpidio Torres, la CGT Rodríguez Peña conmemorará hoy los 50 años de Cordobazo junto a figuras del sindicalismo nacional afines al kirchnerismo y resaltando, al igual que la izquierda, la figura de Agustín Tosco en la revuelta.

La conmemoración por el 50ta aniversario del Cordobazo, lejos de ser ‘sólo’ un acto rememorativo, estará profundamente imbuida por el clima político actual y las tensiones entre los distintos espacios políticos que reclaman para sí el copyright de la insurrección popular que medio siglo atrás debilitó a la dictadura encabezada por Juan Carlos Onganía.

Las centrales cordobesas armaron agendas separadas para la ocasión. La CGT Regional Córdoba que lidera José “Pepe” Pihen eligió movilizarse ayer y realizar un homenaje a Elpidio Torres, histórico dirigente gremial de Smata de clara filiación peronista. Para hacerlo, Pihen presidió un acto en el que se instaló un busto en honor a Torres en la esquina de Bv. San Juan y Cañada. Hoy la central que lidera el legislador peronista parará, pero no movilizará.

La CGT Rodríguez Peña, en cambio, llevará adelante una importante movilización hoy, junto al paro general decretado por la CGT a nivel nacional, y pondrá en valor el rol desempeñado por Agustín Tosco en la revuelta popular. Tosco no era peronista, sino que formaba parte del sindicalismo clasista que luchó contra la dictadura militar que derrocó a Arturo Illia en 1966.

La izquierda, por su parte, también destacará la figura de Tosco, y estará representada en la movilización por diferentes partidos y agrupaciones estudiantiles. Se espera que éstas últimas tengan gran participación en la marcha por sentirse íntimamente aludidas por la ocasión.

La central que lideran Mauricio Saillen (secretario general del Surrbac) y Gabriel Suárez (secretario general de Luz y Fuerza Córdoba) espera que la medida tenga un acatamiento total y que la movilización que preparan sea masiva. Y aunque sus motivaciones son dispares, ambos necesitan realizar una muestra de fuerza.

En el caso del clan Saillen, aparecer como protagonistas de una movilización masiva los ayudaría a sumar puntos en la consideración del Instituto Patria, donde se diseñarán las próximas listas para diputados nacionales por el kirchnerismo.

Después de quedar afuera de las listas de legisladores provinciales, resistido por el peronismo provincial y desairado por Córdoba Ciudadana que terminó bajando su boleta antes del 12-M, Franco Saillen, hijo del cacique de los recolectores, espera un guiño que le devuelva las esperanzas de integrar la lista a diputados nacionales por el kirchnerismo en Córdoba.

Gabriel Suárez, por otro lado, necesita fortalecerse para retomar un conflicto que repentinamente volvió a fase de negociación tras el aplastante triunfo de Hacemos por Córdoba el 12-M. y que su sindicato sostiene hace más de un año con el Gobierno de Córdoba y la empresa estatal de energía (Epec).

Entre las presencias confirmadas para el acto y la movilización de esta tarde están Roberto Baradel, secretario general de SUTEBA (docentes bonaerenses) y Hugo Yasky y Pablo Michelli, titulares de las dos CTA. La participación de algún integrante del clan Moyano, por su parte, no estaba confirmada al cierre de esta edición, ya que tanto Pablo como Hugo Moyano tienen diferentes compromisos relacionados con la movilización en Buenos Aires.

Entre los sindicatos y asociaciones gremiales que más convocatoria esperan están el Sindicato de Luz y Fuerza, el Surrbac, el Suoem, las 62 Organizaciones y las diversas agrupaciones estudiantiles.

Moyano si, Moyano no

Una de las incógnitas que rodean a la movilización de esta tarde es la presencia (o no) de Pablo o Hugo Moyano. Mientras fuentes cercanas al sindicato de recolectores se empeñan en decir que la relación está en vías de recomponerse, allegados a los dirigentes de Camioneros desconocen que la paz este en tratativas, aunque es verdad que por intermedio de la Multisectorial 21-F (que dirige Alejandro Estrella) ambas partes han compartido la mesa en más de una ocasión.

Avezados observadores de la política gremial destacan que cualquier comparación entre los clanes Moyano y Saillen está fuera de escala. Mientras el Surrbac cuenta con aproximadamente 3.500 afiliados, el sindicato de Camioneros supera largamente los 150.000 en todo el país, y el simple hecho de ser -ambos- opositores al gobierno de Mauricio Macri no importa que, de volver el kirchnerismo al poder, los Moyano no reclamen para sí lo que creen les es propio: el sindicato de recolectores de Córdoba.

Coment� la nota