Una jornada triste para el Frente Marplatense

Una jornada triste para el Frente Marplatense

Pasadas las 21 el jefe comunal, Gustavo Pulti, fue el encargado de felicitar al próximo intendente a partir del 10 de diciembre. Los seguidores del Frente no ocultaron la tristeza tras conocer el desenlace.

"Nunca es triste la derrota, lo que no tiene es remedio". La célebre frase de Joan Manuel Serrat resume lo sucedido ayer en el búnker del Frente Marplatense. La jornada que se vivió en la víspera en el Hotel República -que ofició de espacio de reunión de los seguidores del actual intendente, Gustavo Pulti-, fue triste. La cantidad de votos que obtuvo el partido que conduce el jefe comunal, no alcanzó para superar a Carlos Arroyo. Así que pasadas las 21, el mismo Pulti fue el encargado de admitir la derrota y felicitar al que calificó como "el candidato opositor".

"En los próximos días seguramente vamos a reunirnos para una transición sana y democrática", aseguró Pulti tras pedir a sus militantes aplausos para el ganador.

En el hotel de Córdoba y Belgrano la llegada de los seguidores del Frente Marplatense comenzó pasadas las 18, tras el cierre de los comicios. Parte del actual gabinete municipal estuvo presente desde la primera hora. El titular del Emvial y candidato electo a primer concejal, Santiago Fioritti, fue el encargado de brindar un primer panorama de cómo se desarrollaron las elecciones. José Luis Zerillo, titular de Derechos Humanos, también llevó adelante esa labor mientras que el salón principal del hotel comenzó a llenarse de militantes y seguidores que iban terminando la labor de fiscalización.

Pasadas las 20, lo que hasta ese momento era una presunción comenzó a hacerse realidad. Los datos indicaban que los números no favorecían al Frente Marplatense, y esto se empezó a reflejar en los rostros de los presentes. Las caras de tristeza y las lágrimas se adueñaron de los militantes que durante los últimos dos meses recorrieron la ciudad buscando sumar votos.

A las 21.15, los seguidores de Pulti, la totalidad de su gabinete y la prensa, se acercó al estrado para escuchar al intendente. En un aplauso cerrado se acercó Gustavo Pulti, de la mano de su mujer, Lucila Branderiz, para quien sólo tuvo palabras de agradecimiento. Primero felicitó a los componentes del equipo y agradeció su participación. Luego dijo que haber sacado unos 40 puntos "es un motivo de orgullo". Pero luego Pulti admitió que el pueblo "eligió cambiar" y eso "debe ser respetado, porque es la máxima expresión de la democracia". En este marco y bajo el aplauso de los presentes, el jefe comunal dijo: "Nos ponemos a disposición para empezar a implementar la transición. Mar del Plata hoy no tiene la misma realidad que hace un tiempo, hay cosas que están mejor y sin embargo la gente decidió cambiar. Esa palabra se respeta". La casi totalidad del actual gabinete municipal acompañó al intendente durante su alocución. Muchos de ellos con lágrimas en los ojos, todos fundidos en abrazos que intentaban calmar lo que para algunos miembros del partido era la primera derrota. Los más experimentados fueron los encargados de contener y dar aliento a los restantes. La jornada de ayer seguramente quedará en la historia de los integrantes del Frente, pero el discurso de "seguir trabajando por Mar del Plata" que dio Pulti fue lo que se llevaron quienes cerca de las 22 comenzaron a regresar a sus hogares tras ratificarse la derrota.

Coment� la nota