Incomodidad en oficialismo ante eventual acuerdo Peralta - Cristina

Incomodidad en oficialismo ante eventual acuerdo Peralta - Cristina
Que cambió para que ahora y luego de casi dos años de enfrentamiento el oficialismo provincial anuncie que es inminente un acuerdo o “reconciliación” entre la gestión de Daniel Peralta y el gobierno nacional, es la incógnita que genera la inquietud no solo hacia afuera, sino hacia el interior del justicialismo y el kirchnerismo.
Esto lo denotan las declaraciones y los silencios de los principales dirigentes que meses atrás intercambiaban durísimas acusaciones y hoy deben esperar la palabra de Cristina Fernández en el Calafate.

De todos modos, quienes se atreven a opinar, lanzan declaraciones “ambiguas”, porque nadie quiere quedar “mal parado”, dejó entrever una fuente de casa de gobierno provincial, en donde desde el miércoles son incesantes las actividades destinadas a que el gobernador asista con “todo el apoyo necesario” y la mayor cantidad de funcionarios a su lado.

Con condiciones

En este contexto, el vicegobernador Cotillo - quien desde hace dos años asiste a todos los actos organizados por el gobierno Nacional en la provincia, marcando su diferencia con el gobernador - difundió declaraciones en donde mencionaba una eventual negociación con la empresa Petroquímica (PCR) por el precio del cemento que se comercializa en Santa Cruz, pero no dejó pasar el tema del eventual acuerdo que se sellaría entre la Presidente y Peralta.

En un tramo del parte de prensa difundido, confirmó su participación en las celebraciones de la Fiesta Nacional del Lago, pero aprovechó para marcar su alineamiento con la Nación.

“Iré a acompañar a la Presidenta y al pueblo de El Calafate”, afirmó sin aludir a su rol institucional en el gobierno santacruceño.

De todos modos, en su carácter de presidente de la Legislatura, aludió a la postura que mantendría ese organismo en el año que se inicia, y dijo: “las puertas de la Legislatura siempre estuvieron abiertas”. Esta afirmación se podría calificar al menos de sorpresiva, ya que desde el 2012, la Cámara traba la mayoría de los proyectos que envía el Ejecutivo.

Ocurre que a la mayoría de los dirigentes del oficialismo se les hace complicado asumir la posibilidad de un acuerdo y dejar de lado la división que originó una de las peores derrotas electorales de los últimos tiempos.

Tal vez por eso, y como un pase de factura al gobernador, que ahora se avendría a alinearse con el kirchnerismo, es que Cotillo disparó: “necesitamos acciones, el diálogo viene solo”.

Finalmente y en un párrafo de extrema ambigüedad a la luz de las posturas adoptadas, el vice de Peralta declaró: “desde nuestro lugar siempre acompañamos y siempre lo hicimos pensando en la gente, que es nuestra principal preocupación. Si vemos acciones concretas a favor de la gente, ahí estaremos apoyando, pero primero queremos ver esas acciones, queremos ver como se equipan nuestros hospitales, como se mejora la educación y la seguridad, como se piensa en el santacruceño y se hacen cosas para mejorar su vida cotidiana, después el diálogo es algo que viene solo”, afirmó.

Con lo cual no queda claro su celebra la eventual unidad del oficialismo, o si le pone condiciones.

El caso de los intendentes “ultra K”, tal vez sea el mas complejo de analizar, y la postura mas difícil de sostener. Es el caso de los intendentes de El Calafate, Javier Belloni y de Río Turbio Matías Mazú, quienes son los mas reticentes al acercamiento Nación – Provincia, teniendo en cuanta que se “jugaron a fondo” contra el gobernador. Tal vez pensando en la sucesión del 2015, y ante las dudas de otros Jefes Comunales que no atinaron a definirse concretamente, ambos mostraron algunas diferencias y del mismo modo que Cotillo, condicionaron un acuerdo.

Tercera posición

Uno de los que insinuó con diferenciarse fue el diputado provincial Alejandro Victoria, quien en declaraciones difundidas desde Río Gallegos deja plasmado lo que sería una “tercera posición”. Victoria, quien cuando arreciaban los ataques de La Campora a la gestión de Peralta intentó “mediar” y luego se volcó a respaldar al gobernador, tuvo su primer cortocircuito tras la mala elección del PJ en las PASO ( internas abiertas y simultáneas) del año pasado. Desde ese momento, si bien mostró una tendencia a acompañar al gobierno provincial, fue delineando su propio espacio que intentó plasmar al presentar el proyecto del Bloque del PJ, en la legislatura. Esa iniciativa fue “ninguneada” por la mayoría K, pero ayer el legislador de Puerto Santa Cruz advirtió que insistirá en conformar esa bancada “independiente”.

Con la tácita confirmación de la presencia de Peralta en el palco junto a Cristina, el legislador consideró que “lo normal es que el gobernador asista, en buena hora si esto se da, no sólo por el bien del PJ o el FpV, cuando gana la política la que sale beneficiada es la gente” lanzó.

De todos modos, no dejó de recordar que este encuentro en El Calafate - que se podría leer como un acuerdo con vistas al 2015 - viene luego de una larga batalla que dejó una profunda división en el oficialismo provincial.

“Hay que tener memoria porque durante este proceso Santa Cruz dejó de percibir 35 millones mensuales al sistema previsional, y otro tanto para afrontar el déficit mensual de la totalidad de los municipios, sin discriminación” remarcó.

De este modo, el legislador expresa una de las posturas que seguramente tendrán otros dirigentes y afiliados, que ven con perplejidad con la facilidad con la que provincia y nación parecen firmar la paz.

Coment� la nota