El Gobierno pide que no haya aumentos, pero habla del final de Precios Cuidados

En el bolsillo.Pide a los fabricantes de alimentos que no transformen la devaluación en remarcaciones. Bajarían el impuesto a autos de alta gama

El ministro de la producción, Francisco Cabrera, y su segundo, Miguel Brown, arrancaron esta semana una ronda de negociación con los principales fabricantes de alimentos. Buscan frenar la conversión de la devaluación en remarcaciones. Piden ayuda y colaboración. Y dicen algo que los empresarios quieren escuchar, que el año próximo se acaba el plan Precios Cuidados, una de las banderas de Axel Kicillof y Cristina Kirchner.

"Nosotros creemos en los precios libres", dicen Pancho y Mike, como llaman a los funcionarios. Esa es la fundamentación para criticar los Precios Cuidados mientras le piden -curiosamente- a los empresarios que por un tiempo se mantengan dentro de ese acuerdo. "Ayudanos por tres meses", le dijo Cabrera a un empresario. Brown cree que esa "ayuda" deberá ser por cuatro meses. Ambos dicen que la "colaboración" es evitar trasladar a las góndolas el impacto total de la devaluación, para lo que los Precios Cuidados son un puntal.

"Los Precios Cuidados se terminan en abril", precisaron en una de esas reuniones. En lo concreto, ese plan se negocia por trimestres, vence el 7 de enero, y para renovarlo debe haber un nuevo acuerdo. Tal como hacía el ex secretario de Comercio Augusto Costa, Cabrera y Brown quieren poner un tope a los aumentos para el próximo período. Hablan de 5 a 6%. Después de una devaluación que rozó el 40%.

Si la suba del dólar se trasladara en su totalidad al aceite, éste debería aumentar en las góndolas un 100%. "En nuestra línea completa, el ajuste debería ser del 12% promedio", dicen en una fabricante de alimentos. La yerba no tendría grandes subas. Pero sí los derivados de la carne. Fideos, galletitas y otros hechos con harina tienen una ventaja: el trigo bajó de 180 a 130 dólares y compensa la devaluación, por lo que podrían absorber el salto.

Pero los precios muestran una disparada. La encuesta que hace ISEPC1 (Barrios de Pie) muestra aumentos en lo que va de diciembre del 32% en pollo, 30% en la falda, 29,5% en paleta, 28,6% en café, 10% en fideos guiseros, 17,7% en queso cuartirolo. En el relevamiento de Consumidores Libres midieron en la primera quincena del mes un alza de 7,7% en el agua mineral, 5,6% en mermelada, 2,7% en el jabón de lavar.

Para enfrentar ese panorama, Cabrera anunció el jueves un acuerdo con los fabricantes nacionales de medicamentos. Consiste en que rebajen la mitad de los aumentos que aplicaron en diciembre. Es un avance en la pelea contra las remarcaciones. Pero queda una duda. ¿No había dicho el ministro Prat-Gay que los precios se retrotraerían al 30 de noviembre?

Cabrera y Brown son acompañados en las reuniones por la subsecretaría de Alimentos del ministerio de Agricultura. Los fabricantes la conocen: era la directora ejecutiva de la cámara que los nuclea, la COPAL. Los funcionarios sumaron a esta ronda de negociaciones a los supermercados de ASU, buscando dar más solidez a los acuerdos que implique la renovación de lo que sería el último acuerdo de Precios Cuidados, de enero a abril.

En tanto, en el mismo ministerio avanza otra negociación que parece bien encaminada. A fin de mes vence el impuesto a los autos de alta gama. No se eliminaría, sino que la alícuota pasaría de ser de entre 30 y 50% como ahora, a un monto fijo de 10%. Y seríapara vehículos de más de $ 400.000. De ser así, habría vehículos importados que bajarían de precio, pese a la devaluación. Es que un coche que hoy cuesta US$ 130.000 pasaría a US$ 80.000. Aunque el dólar trepó de $ 9,80 a $ 13,60, sería más barato. No serán los Precios Cuidados, pero es una rebaja.

Coment� la nota