“El gobierno de Macri está a la izquierda de Obama”

“El gobierno de Macri está a la izquierda de Obama”

El secretario de Derechos Humanos de Vidal cuestiona a Scioli y apoya a Hillary Clinton.

“A Daniel Scioli no le interesaban los Derechos Humanos”. La frase es una de las primeras definiciones de Santiago Cantón, un directivo del Robert F. Kennedy Human Rights que dejó Washington para asumir la secretaría de Derechos Humanos de María Eugenia Vidal.

En un café del centro porteño que solía frecuentar Julio Cortazar, Cantón se allana con amabilidad extrema a responder preguntas a LPO. Elogia la política de Derechos Humanos del kirchnerismo y asegura que él mismo se ocupó de elogiar esas políticas en el senado de Estados Unidos. Aunque aclara que después, esas políticas “se utilizaron de una manera política”.

Durante 11 años, Cantón fue secretario Ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Antes había sido director de Asuntos Internacionales para América Latina del Instituto Nacional Demócrata y también asistente de Jimmy Carter en programas de Desarrollo Democrático.

Esa trayectoria avala una visión integral de la política de Estados Unidos y desde allí asegura que “el gobierno de Macri está a la izquierda de Obama”. Pero además manifiesta un claro apoyo a Hillary Clinton. “Es la persona más preparada para ser presidente de Estados Unidos”, sostiene y agrega que en ese país “por más que sean demócratas, tienen una visión muy liberal de la política. En Argentina tenemos una visión más progresista de todo”.

¿Con qué situación se encontró al asumir en la Provincia?

Me encontré un enorme desafío. Yo siempre planteaba en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos que, si no se tiene un apoyo fuerte desde el Ejecutivo, todo trabajo en Derechos Humanos es muy difícil. Digo esto en virtud de la secretaría que recibimos, donde queda claro que a Daniel Scioli no le interesaban los Derechos Humanos.

Nunca le interesaron y la secretaría se abandonó mucho. Lo primero que encontré fue eso. No había mucho trabajo, había buenos profesionales, pero no había una agenda de trabajo. En cierta manera tuvimos que empezar desde cero.

Pero Scioli era parte del kirchenrismo, un gobierno que había hecho una gran bandera de los Derechos Humanos.

Estoy de acuerdo. La política de Derechos Humanos del kirchnerismo fue excelente. Yo mismo fui al senado de Estados Unidos a defender esas políticas en 2007.

La política de Derechos Humanos del kirchnerismo fue excelente. Yo mismo fui al senado de Estados Unidos a defender esas políticas en 2007. 

¿Qué fue lo bueno?

Los juicios. Que primero inicia Ricardo Alfonsín en el ‘83. El juicio a las Juntas, fue la primera vez en la historia en que se enjuicia a los militares en el momento, y no 20 años después. La excepción podría ser Núremberg, pero eso fue un juicio internacional. Luego Menem no hace nada, al contrario, y luego llega Néstor Kirchner.

Pero hay que destacar que fue el Estado argentino. Porque también hubo una decisión de la Corte Suprema sobre una decisión política de Kirchner y donde también intervino el Congreso anulando las leyes de Obediencia Debida y Punto Final.

Eso fue un gran logro del kirchnerismo pero que después utilizaron de una manera política. Y creo que en el caso de Scioli es peor porque está claro que él nunca creyó en los Derechos Humanos. Algunos dicen que Kirchner no creía, eso yo no lo sé, pero está claro que Scioli no creía, lo dijo en su momento en una entrevista a Playboy en los 90.

Pero Scioli tenía al hijo de Estala de Carlotto como secretario.

Sí, pero insisto en que la responsabilidad es del Gobernador. La línea la baja el Gobernador. Cuando a mí me ofrecen la secretaría me senté con María Eugenia, me contó cuáles eran sus intereses y coincidimos.

¿Qué le pidió Vidal?

Dos temas principales: Cárceles que es uno de los principales temas que tenemos. La situación está desbordada. Esto es reconocido. Ya se empezó a trabajar en algunas cosas como la alimentación de los internos y lanzamos capacitaciones para guardicárceles desde un enfoque de los Derechos Humanos.

También estamos trabajando en capacitar a un detenido para que se reinserte en la sociedad y que la cárcel no sea una fábrica de delincuentes. El desafío es enorme y no se va a lograr ni en un año, ni en un mandato.

¿Cómo trabaja con el ministerio de Justicia?

Trabajamos muy bien en su momento con Carlos Mahiques y ahora con Gustavo Ferrari. Tenemos en claro que Justicia, Derechos Humanos y Seguridad son áreas en las que tenemos que trabajar juntos.

¿Qué significó para su rol como ministro la salida de Mahiques y la llegada de Ferrari?

Trabajaba muy bien con los dos y hoy en día tengo una relación excelente con Ferrari. Y desde que asumió tuvimos varias reuniones y vamos a firmar varios convenios juntos.

Decía que tenía dos objetivos claros. El primero eran las cárceles ¿el segundo?

Violencia de genero. Yo creo que ese es el principal problema de Derechos Humanos que tenemos en la Provincia, en Argentina y en América Latina. En cualquier caso, hay una discriminación del Estado. Hay un desafío cultural que cambiar.

El problema es que hay casos de violencia de género en los que el Estado sabía lo que sucedía, pero no actuó. Había orden de restricción, la mujer había sido golpeada y había hecho la denuncia. El Estado tenía obligación de hacer algo y no lo hizo. Ahí tenemos un desafío claro y esto es lo que quiere Vidal.

¿Cómo está Argentina en relación al resto del mundo?

América Latina es la peor región del mundo en cuanto a femicidio. En discriminación hay otros países con casos más graves. En América Latina, el problema no es legal, es cultural. Las leyes en general están bien. En otros países hay cuestiones religiosas complicadas.

Pero en términos de femicidios América Latina es la peor región del mundo. Con un epicentro en México. Estamos hablando de 5.000 mujeres muertas por año en las cuales Argentina debe aportar unas 400. Es una cifra importante. La provincia de buenos aires tuvo el año pasado 100 mujeres asesinadas en claros casos de femicidios.

Coment� la nota