Fuerte avance de la ocupación sobre calle Crucero General Belgrano

Fuerte avance de la ocupación sobre calle Crucero General Belgrano

A mediados de julio de este año TiempoSur visitó el incipiente asentamiento que comenzaba a radicarse sobre la traza de calle Crucero General Belgrano. Tres meses más tarde, más familias fueron emplazando sus precarias viviendas, aun con la amenaza de desalojo por parte de la comuna.

Se cree que la ocupación de esa zona, que ahora compone una fila de tres cuadras de precarias casas de material ligero, comenzó la primera semana del mes de julio. Son tierras lindantes con el enorme predio que posee la Armada Argentina.

Cuando un equipo de este diario los visitó en aquel momento, unas cuatro casas se levantaban a la par. De un lado la calle de tierra que delimita el otro sector del barrio Marina o el Madres a la Lucha -no está del todo claro siquiera para el mapa de Río Gallegos- y del otro las aguas de lluvia que conforman pequeñas lagunas repletas ya de basura y chatarras.

Allí los trabajos para levantar las casas no cesan. Dicen algunos que terminar una pieza, de dos por dos, o tres por tres -esas son las más grandes- puede demorar hasta una semana. Aún así, los nuevos ocupas tratan de tomar posesión de inmediato, en algunos casos apurados por los desalojos de alquileres que ya no pueden pagar, en otros, aunque suene paradójico, por miedo a ser víctimas de una usurpación.

En agosto, el intendente Roberto Giubetich comentó que estaban trabajando en busca de financiamiento del Banco Mundial para llevar adelante la urbanización del asentamiento en la laguna de Marina y que tenían la intención de incluir al Madres a la Lucha.

Sin embargo el asunto nunca quedó del todo claro, ya que se conoció luego que la nueva zona de usurpaciones que Giubetich define como “el asentamiento José Font” debe irse, ya que su idea es  “sacar, recuperar la laguna como reserva y parquizar. Que tenga el fin que estableció la ciudad de Río Gallegos a través de sus representantes en una ordenanza hace unos cuantos años”.

Aparentement, los fondos del Banco Mundial serían para “reubicar” a los ocupas, aunque en concreto no existe en Argentina antecedente de un programa de urbanización de villas por parte de este organismo internacional. De hecho, pese a años de anuncios en este sentido, ni Mauricio Macri como jefe de Gobierno porteño, ni hoy Rodríguez Larreta, han conseguido materializar algunas de sus promesas.

Por el momento quienes han visitado la zona fue el Ministerio de Desarrollo de la Provincia, desde donde se dio a conocer que se había realizado un relevamiento con el equipo técnico del Centro Integrador Comunitario Jesús Misericordioso.

La cartera identificó la zona como “Crucero General Belgrano y Pedro Rena”. En la ocasión los funcionarios advirtieron a los jefes y jefas de hogar “acerca de lo inapropiado de establecerse en lugares sin la debida autorización legal y que no son aptos ni que se encuentran en condiciones para ser habitados” y se comprometieron a “acompañar y brindar apoyo y contención a las familias”.

Aun con las advertencias oficiales, en estos momentos las precarias casas de chapa, lonas, cartones y demás materiales ligeros siguen en franco desarrollo.

Comentá la nota