Fernando Moreira: “Pelear contra el virus de manera estricta es la mejor decisión”

Fernando Moreira: “Pelear contra el virus de manera estricta es la mejor decisión”

El intendente de San Martín recibió a LaNoticiaWeb y brindó un completo cuadro de situación. Tres focos incrementaron los contagios pero el sistema sanitario responde. Seguimiento a los adultos mayores y los geriátricos. Asistencia completa en barrios vulnerables. Mecanismos de hisopado y asilamientos. Nuevos programas nacionales y pedidos de industriales.

El intendente de San Martín Fernando Moreira recibió a LaNoticiaWeb y brindó una extensa entrevista donde explicó cómo tres focos de contagio hicieron subir los casos de coronavirus en el distrito. Repasó el seguimiento que se realiza en el geriátrico El Amanecer y en todas las instituciones que alojan adultos mayores.

San Martín es el distrito que más hisopados realiza. Y los especialistas aseguran que los números crecerán en todo el país. Pero además, el lunes comenzará el operativo “Detectar”, coordinado por Nación y Provincia junto a los Municipios, para salir a buscar casos sospechosos casa por casa y tener una foto más detallada de la evolución de la pandemia.

La buena noticia es que el sistema sanitario no está colapsado y hay muchísimas plazas libres para seguir dando respuesta a los contagios. El distrito tiene una tasa de duplicación de 30 días, un poco más de los 25 que recomiendan los sanitaristas que asesoran al gobierno nacional.

San Martín ya elabora protocolos de flexibilización para algunas actividades industriales. Algunos rubros ya fueron habilitados la semana pasada, y ahora se piensa en un mecanismo regional entre todos los intendentes de la región Oeste. Allí participan Tres de Febrero, San Miguel, Hurlingham, Ituzaingó y Morón.

Moreira adelantó que, para evitar las confusiones de terminaciones de los DNI, se piensa en habilitar zonas del distrito según la numeración de calle.

Además adelantó a LaNoticiaWeb que el Sistema de Emergencia Municipal comenzará a realizar hisopados en la casa de posibles contagiados para evitar los traslados a centros sanitarios.

¿Por qué San Martín tuvo un crecimiento en los contagios, por encima de los demás distritos?

En Argentina en general los valores de contagios son bajos, incluso en el Gran Buenos Aires. No estamos en niveles que afecten al sistema sanitario. Estamos muy lejos de esa situación. Pero comparado con otros distritos estamos un poco por encima. Y eso se produjo hace 20 días o más, con tres focos fuertes de casos: en el Hospital Belgrano, en la Clínica Norte de Villa Adelina que afectó a ciudadanos de San Martín, y en el geriátrico Amanecer. Entre esos tres puntos explican cerca del 50% de casos en el distrito.

Son lugares que provocaron luego un contagio a varias personas…

Son contagios locales. En el geriátrico fue adentro. También en el Hospital Belgrano o en la Clínica, donde se afectó a todos los que habían tenido contacto. No fueron contagios comunitarios. Todos fueron testeados rápidamente y hubo muchos asintomáticos que resultaron positivos. En San Martín estamos testeando mucho. Somos de los que más testeos hacen, y allí hay una relación directa con un 10% de positividad. Esos focos hoy están neutralizados y explican la cantidad de casos que tenemos. De todas formas, hoy tenemos aproximadamente tres positivos por día. La cantidad de días de duplicación es cercana a los 30 días.

Y el presidente siempre habla de una duplicación de, como mínimo, 25 días.

Con lo cual estamos bastante bien, pero esos focos elevaron el número total. Más del 50% de esos casos están recuperados.

¿Cómo respondió el dispositivo sanitario de la Municipalidad? Estos días se conocieron cuatro Centros de Aislamiento.

Nuestro sistema se amplió y adecuó a lo que era el aumento de la demanda que todos esperamos, y no sabemos cuándo ni cómo va a ser. Se agrandó la oferta del Hospital Thompson, se adecuaron los centros asistenciales, se incrementó el triage en el ingreso de cada uno. Además terminamos los Centros de Aislamiento para sospechosos y contagiados. Son espacios para quienes no pueden aislarse en sus casas, por motivos de hacinamientos o habitacionales o convivencia con grupos de riesgo. Hoy nuestro sistema de sanitario está semivacío.

Es decir que los centros y los hospitales recibieron pocos pacientes…

Ni los hospitales, incluyendo a los provinciales, ni la terapia intensiva ni respiradores. Nada está comprometido. Es muy bajo el nivel de utilización del sistema sanitario. Lo mismo en los centros de aislamiento. Llegan derivación pero muy pocas. Habilitamos el CEMEF y el Deportivo San Andrés, y tenemos la Mutual de Bomberos de Villa Ballester para los sospechosos. Y en breve se habilita el sector donde vivían las monjas en el Hospital Thompson y un sector del Colegio Lasalle para los sospechosos. Son personas que se realizan el hisopado y deben esperar 24 o 48 horas a la espera del resultado, con lo que deben cumplir un aislamiento más riguroso porque no pueden juntarse con otros, sino puede entrar sano y salir enfermo.

Usted dijo recién que San Martín es uno de los lugares donde se hacen más testeos. ¿Cómo son esos procedimientos?

Ante la detección de un caso sospechoso, hay que realizar el testeo con hisopado. Un sospechoso es quien tiene síntomas compatibles con Coronavirus. Nosotros le pedimos a la población que no acuda a los centros de salud en estos casos. Si creen que tienen síntomas deben llamar por teléfono al sistema de emergencias, donde le hacen una breve entrevista telefónica, y luego se dirigen al domicilio (NdeR: 120, 148 o 107). Allí los llevan a realizar el hisopado. Nosotros hacemos tomas en el Hospital Thompson, el Flemming y el Marengo. Y fuera de nuestra órbita los hospitales provinciales Eva Perón y Belgrano, y todo el sistema de salud privado. En ese momento se hace la evaluación social para saber si pueden esperar en sus domicilios o si deben hacerlo en un centro de asilamiento. Ahora estamos por implementar que el propio SEM, el Sistema de Emergencias Municipal, pueda realizar las muestras en el propio domicilio para evitar traslados. Allí la evaluación social es más fácil.

Los dispositivos están funcionando entonces.

Claro. Y no dudamos en avanzar ante cada caso sospechoso, y aplicamos el protocolo de manera estricta.

Usted ya mencionó el caso del Geriátrico El Amanecer. ¿Cuál es la situación actual?

Empezó hace 20 días, con un primer contagio que siguió en fallecimiento, y que disparó todas las alarmas del sistema sanitario. Acudimos rápidamente junto al PAMI y la Región Sanitaria V para intervenir y conocer la situación. Se evaluó el sistema de protección de ese lugar, se trasladó a quienes tenían síntomas para hacer testeos. Luego empezaron a aparecer otros residentes con síntomas. Y se decidió hisopar a todo el sector de ese primer paciente y los trabajadores. Algunos residentes que ya no estaban en el lugar, y eran atendidos en distintas clínicas u hospitales, lamentablemente fallecieron. Esta semana dejaron de aparecer casos confirmados o sospechosos, pero ante el requerimiento de los familiares decidimos hisopar a todos los sectores, y hasta ahora fueron negativos. El lugar lo monitoreamos a diario, lo visitamos, capacitamos a los trabajadores, y hasta ahora no hubo nuevos casos. Aún quedan pacientes del primer foco de contagio.

Esto redobla la atención en adultos mayores y en geriátricos. ¿Qué trabajos se hacen para abordar a este sector de adultos mayores que son los de mayor riesgo?

Nosotros sabemos que estos lugares son los más peligrosos, por la experiencia que hubo en otros países, y empezamos a hacer un seguimiento y relevamiento desde que comenzó la pandemia y la cuarentena. Hay dos niveles diferentes: los abuelos en geriátrico y los que están en sus casas. Hoy tenemos una reunión con directores médicos y dueños de geriátricos. Son encuentros que hacemos periódicamente y tenemos comunicación permanente. Involucramos a nuestro sistema de salud y al PAMI, para tener controles y que se cumpla con los protocolos. Además implementamos una plataforma donde nos deben informar día a día las condiciones de cada residente, para que nuestros profesionales puedan hacer un seguimiento e intervenir lo más rápido posible. Estamos muy cerca de cada geriátrico, que también están preocupados por la situación porque nadie quiere tener contagios en sus instituciones. Y estamos analizando con las autoridades sanitarias de la Provincia la posibilidad de armar un protocolo especial para geriátricos.

¿Cómo es el programa municipal para acompañar a los abuelos?

Tiene que ver con el otro nivel que mencioné, relacionado a los abuelos que están en sus casas. Hicimos una recorrida telefónica con los mayores que viven en San Martín y detectar a quienes no pueden hacer el aislamiento por sí solos. Les hacemos un seguimiento diario, con más de 100 operadores del Programa Cuidarnos, que los llaman por teléfono. También hay voluntarios trabajando, para poder acudir ante cualquier problema. Les resolvemos también si tienen algún problema alimentario. Otros tienen un problema médico o de las compras que necesitan hacer. Otros necesitan charlar o tener compañía. Hay más de 2 mil adultos mayores que seguimos día a día.

¿Cómo están trabajando la cuarentena social en los barrios más vulnerables?

Con mucha presencia del Estado desde el primer día, pero también con alta participación de Organizaciones Sociales. Hay una red muy grande en el Área Reconquista. También con las iglesias y clubes, centros juveniles, escuelas. Hay un dispositivo alimentario muy importante con más de 150 comedores. La demanda es creciente y asistimos a todos.

¿La principal preocupación es el alimento o la circulación del virus?

Lo primero es resolver lo más urgente. Venimos de una crisis. Llegamos a la pandemia mundial estando en crisis, y en crisis alimentaria. La primera acción importante del gobierno de Alberto Fernández fue la tarjeta Alimentar. Era un tema crítico antes de la pandemia y ahora se potenció. Hay una batería de ayudas directas del gobierno nacional que sirven para contener, más nuestra ayuda alimentaria. Hay postas de prevención en las entradas de cada barrio, donde se toma la fiebre, se hacen recomendaciones, se reparten barbijos y artículos de higiene, y brindamos información y contención. No queremos que allí se produzca una multiplicación importante de contagios. Hubo casos pero se pudieron detectar rápido. Por suerte no hemos tenido un foco importante en esos barrios.

Usted tuvo reuniones con cámaras industriales. ¿Qué le piden y qué pueden hacer ustedes?

El sector productivo tiene necesidad de volver a trabajar. Recibimos sus propuestas de flexibilización, en línea con las directivas nacionales y provinciales que permiten algunas actividades en el país pero que tiene características distintas en el AMBA. Deben ser reaperturas parciales, con protocolos sanitarios y de funcionamiento muy estricto, y con hincapié en cómo se trasladan los trabajadores porque no pueden ir en transporte público. Los industriales deben resolver eso. Exigimos que sean trabajadores que vivan en San Martín para evitar el traslado interjuridiccional. Con esos requisitos elevamos el pedido de la Provincia, que es la que decide si habilita o no. Eso está empezando a funcionar y la semana que viene podrán flexibilizarse algunas actividades. Depende también de la actividad de mercado. Se pone un ojo en la economía y otro en lo sanitario. Esas evaluaciones las hacen las autoridades nacionales.

¿Lo peor está por venir, en lo económico y lo sanitario?

Intentamos ser optimistas. Nadie sabe demasiado. Yo no sé nada de medicina ni de epidemiología, pero me interesa seguir los números. Y todo indica que esto va a crecer. No sabemos si va a llegar el pico, pero va a seguir creciendo. Lo dicen los especialistas. La cuarentena fue positiva y la curva se aplanó, pero logramos ganar tiempo nada más. En algún momento habrá un crecimiento de la demanda, y hay que estar preparados para eso. Pero va a haber un crecimiento. Después se verá si eso es compatible o no con esta flexibilización. No está tan claro. El transporte público es una fuente de contagio enorme. En los lugares de trabajo está todo más contenido y mejor organizado según se puede ver. Esto es paso a paso.

¿Y lo económico? Aquí cayó cerca del 50% la recaudación. Se alteraron todos los números de previsión presupuestaria.

Por supuesto, todo esto deriva a la profundización de la crisis económica, que ya teníamos. Este es el dilema original de este problema, priorizar la economía o la salud. Argentina, con el presidente, decidió priorizar la salud. Y la población acompaña esa decisión. Hay un esfuerzo muy grande para respaldar a cada ciudadano y cada sector en atravesar esto. Pero además, mirando los ejemplos donde se priorizó la economía, se vislumbra que igual la crisis sanitaria se llevó puesta a la economía. Con lo cual es una falsa opción. Pelear contra el virus de manera estricta es la mejor decisión. Después, entre todos, va a ser difícil, tendremos que salir del problema económico.

Comentá la nota