El diputado bonaerense "Manino" Iriart, en la mira de la Justicia

El diputado bonaerense

La justicia hace foco en su gestión como funcionario del gobierno de Daniel Scioli. Una millonaria entrega de subsidios y manejos irregulares en IOMA Mar del Plata son objeto de investigación.

Con el avance de dos investigaciones penales que se desarrollan en La Plata, se complica la situación procesal del diputado provincial Rodoldo "Manino" Iriart, quien ya designó defensor en una de las causas. Los objetos de investigación son una millonaria entrega de subsidios en el programa "Soluciones Ya!" y manejos sospechosos en la administración de la sede marplatense de IOMA. Aunque esta última es la menos avanzada, fue retomada en las últimas jornadas, confirmaron fuentes judiciales consultadas por Letra P.

El fiscal Álvaro Garganta, quien está al frente de varias causas por presunta corrupción en el gobierno anaranjado, puso bajo la lupa más de ocho millones de pesos que la gestión de Daniel Scioli transfirió a diez cooperativas. Por esta causa ya fueron procesados el radical Eduardo Aparicio, ex ministro de Desarrollo Social, y el empresario platense Daniel Roberts, propietario de la ferretería Magaro S.A., que fue allanada en septiembre pasado en el marco de la pesquisa.

La justicia tiene en la mira $ 8.850.000 que la jefatura de Gabinete bonaerense entregó a diez cooperativas de trabajo a través del programa “Soluciones Ya!”, que por entonces estaba dirigido por Aparicio. Con esos fondos debían comprarse materiales y herramientas para realizar trabajos de reparación y construcción en diferentes municipios. Todas compraban las herramientas en La Plata y la Ciudad Autónoma de Buenos Aires. Quien estaba a cargo del área en la que se entregaban los subsidios es el actual diputado Iriart, quien en ese momento se desempeñaba como director de Subsidios y Subvenciones en la Jefatura de Gabinete

En 2009 se otorgaron 4,05 millones de pesos a nueve cooperativas y al año siguiente 4,8 millones más a otras cinco. Se sospecha que los subsidios se utilizaron como una forma de desviar fondos que podrían haberse utilizado para la campaña presidencial de Scioli.

En el allanamiento a la ferretería Magaro se encontraron dos expedientes extraviados de la Jefatura de Gabinete de ministros. Nadie supo explicar cómo llegaron allí.

La firma beneficiaria de esos contratos fue Magaro S.A.. Las operaciones se realizaron, pero los insumos jamás se entregaron, según declararon los cooperativistas en sede penal bajo juramento de ley de decir verdad.

Según se desprende de la documentación judicial, "al menos seis de las nueve cooperativas fueron creadas el mismo día y apenas unos meses antes de que se aprobaran los subsidios. El acta de constitución de esas asociaciones está certificado en la misma fecha, pese a que se realizaron en diferentes localidades de la provincia de Buenos Aires".

Otro de los aspectos que llamó la atención de los investigadores es que la ferretería Magaro facturaba fuertes sumas de dinero sin haberlas percibido. "La deuda impositiva que ello generaba implicaba un riesgo empresarial que sólo podía ser asumido si el imputado poseía de antemano la seguridad de que el subsidio iba finalmente a otorgarse", confiaron las fuentes consultadas. Uno de los funcionarios que autorizaba los pagos era Iriart, quien será procesado, según confiaron en el fuero penal de La Plata. En esta investigación, el sospechoso ya designó abogado defensor.

En el expediente judicial quedó plasmado que la cantidad de irregularidades advertidas "interpretadas de modo conjunto sólo cobran sentido en la existencia de un acuerdo espurio para obtener un provecho de los recursos del Estado".

Otro detalle que no es menor: según las constancias judiciales, en cuestión de horas llegaron físicamente nueve presupuestos de nueve cooperativas, ubicadas en puntos distantes de la provincia de Buenos Aires. Además, no están precisadas cuáles eran las obras concretas que iban a realizar con el subsidio y tampoco se certificó la realización de los trabajos, "medida que parece elemental para asegurarse su correcto destino", concluyó el fiscal Garganta en la causa.

Iriart nació en Benito Juárez, pero se dice oriundo de Mar del Plata. La Justicia sospecha que una de las cooperativas que recibió los fondos, de hecho, tendría algún vínculo con él. Se trata de la firma Prosperidad Marplatense, que cobró más de 1,4 millón de pesos y se creó cuatro meses antes de cobrar los fondos. Además, en Prosperidad Marplatense había cuatro trabajadores que eran, a la vez, empleados de Jefatura de Gabinete.

EXPEDIENTE IOMA. Otra de las aristas de la investigación se ancla en la localidad de Mar del Plata, donde en la sede de la obra social bonaerense se detectaron afiliaciones mellizas y recepción del doble de la medicación para ser revendida en farmacias sin los troqueles correspondientes.

Iriart es señalado como uno de los articuladores de las maniobras, ya que "la mayoría de las designaciones en la obra social las hizo 'Manino' y es casi imposible que él no conociera las irregularidades", expresaron fuentes consultadas por este medio.

También son objetos de análisis convenios con prestadoras, clínicas, institutos de análisis radiológicos, cadenas de farmacias, medicina de alta complejidad y servicios de ambulancias, entre otros rubros.

La causa estuvo un tiempo inactiva debido a que el fiscal Garganta también está a cargo de otro expediente en el que se investiga un desvío varias veces millonario de las arcas de la obra social a financiar la campaña de Scioli 2015. "Lo que ocurrió en IOMA Mar del Plata va en el mismo sentido que lo investigado en la causa principal; los mecanismos de desvío de fondos parecen similares", expresaron fuentes del palacio de Tribunales a Letra P. La trama marplatense de la causa fue retomada hace pocos días y promete datos escandalosos. Como decía el slogan de la Ola Naranja: "Lo mejor está por venir".

Coment� la nota