Se derrumba el fondo que demandó a Argentina por YPF: lo acusan de inflar balances

Se derrumba el fondo que demandó a Argentina por YPF: lo acusan de inflar balances

Burford Capital, el fondo que está demandando a la Argentina por la estatización de YPF durante el gobierno de Cristina Kirchner, se hundió en la Bolsa de Londres. Sus acciones perdieron 20% el martes y caen otro 49% este miércoles, acusado de haber inflado sus balances. Perdió casi US$ 2.000 millones de su valor bursátil en dos días.

Todo empezó cuando la firma de inversión Muddy Waters publicó un informe sobre Burford Capital, cuyo principal accionista es el administrador de fondos Neil Woodford. Muddy Waters afirmó en el trabajo publicado el miércoles en su sitio web que la compañía que cotiza en Londres exagera la rentabilidad que obtiene por sus inversiones y cuestionó sus reportes financieros y su gobernanza, según publicó la agencia Bloomberg.

Además, desde el Gobierno argentino destacaron que la caída de la acción también se relaciona con la acción de nulidad que presentó Argentina en España, que ataca los títulos que posee Burford para hacer el reclamo. Los abogados locales sostienen que el fondo no tendría derecho a reclamar nada porque compró mal el crédito.

Las fuentes oficiales dicen que en el informe de Muddy Waters una de las críticas más importantes que se le hacen a Burford es la alta concentración en unos pocos juicios. El más grande es YPF. Además, acusan a Burford de no contabilizar la última decisión de la jueza Loretta Preska de aceptar la defensa argentina y rechazar la de ellos.

Burford compró la participación que tenía la familia argentina Eskenazi en YPF a través de la firma Petersen y demandó a la petrolera y a la Argentina por no haber cumplido el estatuto, que dice que quien compre la mayoría de la empresa tiene que lanzar una oferta por el 100 % del capital. Según el informe, Burford sobrevaloró hasta siete veces el retorno sobre el juicio. Las acciones de YPF suben 1,5% en Wall Street, en un contexto de mercados en rojo.

Burford es una de las empresas favoritas de los inversores y hasta el cierre de las operaciones del martes sumaba un avance de 1.021% en sus acciones desde su salida a bolsa, en octubre de 2009. Entre los analistas que sigue Bloomberg, 8 de cada 9 otorgaban a las acciones de la compañía calificación de “comprar” u otra equivalente.

La empresa comunicó más temprano en una declaración que su posición en efectivo y acceso a liquidez son sólidos, investiga las actividades recientes del mercado y “tomará medidas legales si se descubre mala conducta enjuiciable”, apuntando a si Muddy Waters había manipulado el mercado.

"Los activos de litigio son, por decirlo de alguna forma, esotéricos", indicó por teléfono el fundador de Muddy Waters, Carson Block. "Los inversores tienen dificultades para comprender esto y debido a la naturaleza de ese activo, el negocio y especialmente la contabilidad, hay mucha opacidad en torno a la empresa". 

El análisis de Muddy Waters no es el primero que cuestiona los balances de Burford. Ya había habido analistas que destacaron que muchos de los ingresos de Burford venía de elevar el valor de los casos de disputas judiciales que aún no terminaron. En esta situación se encuentra el litigio con YPF, actualmente en el juzgado de Loretta Preska, en Nueva York.

Coment� la nota