El Concejo rechazó rendiciones de cuentas de la Municipalidad

El Concejo rechazó rendiciones de cuentas de la Municipalidad

La oposición y el radicalismo votaron en contra. Solo se aprobó la de Obras Sanitarias.

Con fuertes críticas al gobierno de Carlos Arroyo, el Concejo Deliberante rechazó este jueves las rendiciones de cuentas de la administración central y los entes descentralizados del municipio. 

La excepción fue la de Obras Sanitarias, que logró un aval unánime.Las demás tuvieron el voto negativo de la oposición y el radicalismo. Solo el arroyismo las defendió. 

El jefe del bloque de la Agrupación Atlántica, Guillermo Arroyo, inauguró las exposiciones con un pedido atípico: le solicitó al resto de los bloques que se olvidaran por un momento de que se acercaban las elecciones. “Me gustaría pedirles a todos que nos apartemos de esa situación y tengamos un compromiso”, dijo. También les pidió que sean “medidos en las críticas y de ser posible acompañen las rendiciones”.

No sucedió. En su defensa, Arroyo dijo que el gobierno de su padre logró “revertir el déficit acumulado” por administraciones anteriores, al punto que el municipio “dejó de depender de otros estamentos del Estado”.

Enseguida elogió al secretario de Hacienda, Hernán Mourelle: “El trabajo de la Secretaría de Hacienda nos llevó a un superávit, a un equilibrio fiscal. Les puede gustar o no las formas de Mourelle, pero técnicamente logró lo que hacía muchos años no se lograba”.

También enumeró las obras que pudo terminar el municipio el año pasado, incluidas las de “reconstrucción de pavimentos”, uno de los ejes de campaña del intendente para la reelección.

Arroyo admitió demoras en la llegada de “fondos de otros orígenes” para culminar obras, pero agradeció “el esfuerzo de la Nación y la Provincia” y observó que “las cosas se hacen más lentas pero se hacen igual”.

El vínculo del gobierno de Arroyo con Macri y Vidal fue uno de los flancos elegidos por Virginia Sívori, de Unidad Ciudadana, quien llegó a decir que la Provincia y la Nación “le soltaron la mano” al municipio. “¿Quién pide lo que Mar del Plata necesita para seguir creciendo? No vimos a ningún funcionario decir que la gobernadora no había enviado lo que había prometido”, lanzó.

Sívori sostuvo que “se festeja de manera bastante cínica que hay superávit y se ordenaron las cuentas”. “Estamos hablando de un contexto angustiante. ¿Cómo a este municipio le sobró dinero?”, se preguntó.

La concejal opositora habló de una “subejecución brutal” de los recursos. También aseguró que la administración central no envió a los entes descentralizados alrededor de “$ 182 millones”, lo que explica “el déficit de $ 160 millones que tuvieron todos los entes juntos”.

Sívori indicó que “las secretarías de Obras y Desarrollo Productivo fueron las que menos ejecutaron”. Y agregó: “Esta rendición de cuentas es el reflejo de lo que no se hizo, del abandono de la Provincia y la Nación y de malas decisiones de los funcionarios”.

Al citar números de la realidad social del distrito, su compañera de bloque Marina Santoro coincidió: “La forma en que está viviendo nuestra gente está muy lejos de lo que está diciendo el oficialismo”.

La radical Cristina Coria votó en contra las rendiciones de cuenta de la administración central y los entes.

Santiago Bonifatti (Sumar) dijo que el de Arroyo es un “gobierno pagasueldos” y que “el equilibrio fiscal no existe” porque “se hace en función de la maniobra de dejar con déficit a los entes descentralizados”.

Entre las áreas que “menos invirtieron”, citó “las de Cultura, Educación, Desarrollo Productivo y Tecnología e Innovación. “Este gobierno sin rumbo o fija mal las prioridades o nunca las fijó”, disparó.

Después de escuchar de boca de Arroyo que el municipio había hecho un “megaesfuerzo”, la jefa del bloque de Acción Marplatense, Claudia Rodríguez, contrapuso: “El gobierno de Cambiemos en Mar del Plata ha hecho un megafracaso”.

Sostuvo que “ha habido algunas prioridades muy cuestionables”,entre las que mencionó la constitución de plazos fijos “con fondos de programas como Más Cerca, Más Municipio y de Fortalecimiento de Programas Sociales”.

Puntualizó además que el gobierno “resignó el 100% del financiamiento del sistema educativo municipal y priorizó no pagarles a los docentes municipales”, en referencia a la disminución de la bonificación docente, que el Ejecutivo defendió en la Justicia.

La radical Cristina Coria afirmó que “en los servicios esenciales hubo partidas subejecutadas”. “Cuando los números cierran porque no hicimos las cosas, sería de mal criterio decir que las cosas se han hecho bien”, definió.

Recordó además que “todos los contadores del municipio observaron la ausencia de la ordenanza complementaria del presupuesto”, lo que adjudicó al modo de proceder “caprichoso y malicioso” de un funcionario, en obvia referencia a Mourelle.

Sobre el final, la oficialista Patricia Serventich tomó la palabra para insistir en el superávit, negar que se trate de un “gobierno de salida” y elogiar políticas de Arroyo.

Enojado, Ariel Ciano, del Frente Renovador, pidió “un poco de seriedad” y retrucó: “Marcar como un hito lo que se está haciendo en educación es tomarnos el pelo”. El radical Mario Rodríguez apunto: “Tengamos en cuenta que el rechazo a las rendiciones de cuentas tiene que ver con decisiones polémicas, como dejar a los entes como si no supieran administrar sus recursos”. 

Coment� la nota