Ceamse habilitó el galpón social para los recuperadores informales

Ceamse habilitó el galpón social para los recuperadores informales

La estructura está techada y cuenta con vestuarios, baños y un comedor. La obra forma parte de un programa de inclusión que también estará a cargo de la empresa, tras un pedido exclusivo de la gobernadora María Eugenia Vidal.

La Coordinación Ecológica Area Metropolitana Sociedad del Estado (Ceamse) puso en marcha el galpón social del predio de disposición final de residuos y reactivó un abandonado programa de inclusión social para regularizar el trabajo de recuperadores informales que, según describió el Organismo Provincial de Desarrollo Sustentable (OPDS), desempeñaban sus tareas de una manera “caótica”.

Luego de su visita al predio en enero, y tras dialogar con los hombres y mujeres que diariamente se dirigen al lugar para subsistir de lo que se despoja el resto de la sociedad, fue la gobernadora María Eugenia Vidal quien ordenó que la Ceamse trabaje en conjunto con el ministerio bonaerense de Desarrollo Social en mejorar las condiciones de vida de estas personas.

En un principio el acuerdo con la comuna establecía que la firma únicamente debía encargarse de construir una estructura techada donde los recuperadores no sólo puedan trabajar en condiciones más seguras, sino también contar con un comedor, baños, vestuarios y cocina. Sin embargo, luego de que Vidal recorriera el lugar y conociera de primera mano la situación que atravesaban las familias del basural, pidió a Ceamse también se responsabilizara de la gestión social y el relanzamiento de programas inclusivos.

De esta manera, tras un poco más de tres meses de obra y de instalar una oficina con asistentes sociales para ejecutar una estrategia de abordaje para la problemática social, desde el lunes 13 cerca de 183 recuperadores comenzaron en los últimos días a realizar sus tareas en el nuevo espacio.

También se creó un Centro de Cuidado, un espacio comunitario ubicado en el barrio San Jacinto y desde donde se trabaja de manera articulada con el Organismo de Niñez, el Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (Sennaf) y la organización Conciencia.

En diálogo con LA CAPITAL, Leonardo Maceiras, gerente de Operaciones de la Ceamse, celebró el inicio de los trabajos y aseguró que las expectativas “son las mejores”.

“Esto dignifica a los recuperadores. Más allá de las condiciones humanas y de salubridad que, a partir de ahora, podrán disfrutar, la planta está ahora asegurada y ellos mismos cuentan con seguros personales ante accidentes, cosa que antes no tenían”, indicó, y aseguró que la idea es “seguir creciendo, para que ellos estén cada vez mejor”.

Además, Maceiras destacó que, concretada esta etapa, el predio de disposición final de General Pueyrredon ya podría ser considerado un “complejo ambiental”.

En marzo, el presidente de Ceamse, Eduardo Ricciuti, explicaba, en breves palabras, el plan de trabajo que tenía la empresa para el panorama local: “Cuando llegamos, Mar del Plata tenía un basural, ahora tiene un relleno sanitario y queremos que sea un complejo ambiental”.

A dos meses de esas declaraciones, y según señaló ayer Maceiras, el objetivo se cumplió. “Con el galpón terminado empezamos a ser un complejo, porque además ya se licitó y adjudicó la obra de ampliación para la planta de tratamiento de líquidos lixiviados”, destacó, entusiasmado.

Un programa abandonado

Los programas para incluir a los recuperadores informales del predio ya habían sido puestos en marcha años atrás con el propósito de ejecutar una serie de obras y crear un equipo interdisciplinario que, a mediados de 2016, la gestión del intendente Carlos Arroyo resolvió disolver.

Esa decisión provocó que tras constatar la falta de avances, el Banco Interamericano de Desarrollo resolviera cancelar la entrega de un crédito de 20 millones de pesos, que entre otras cosas, hubiera permitido trabajar en la contención social de los recuperadores y construir varias instalaciones para que desarrollen su actividad alejados de los camiones que vuelcan la basura.

Al hacerse cargo de la operación y del mantenimiento del predio en junio de 2019, autoridades del Ceamse destacaron su compromiso para retomar esa línea de trabajo. De hecho, entre los convenios firmados con el municipio quedó establecido que una de las prioridades consistirá en proveer una solución para la “situación de los recuperadores”.

Del basural al galpón: cómo fue el proceso

En diálogo con LA CAPITAL, Florencia Toledo, asesora de gabinete del Ministerio de Desarrollo Social, aseguró que todo “este proceso es transformador para todos los que somos parte”.

“Tomar contacto con ellos nos hizo comprometernos e involucrarnos desde otro lugar. Desde junio 2018, Desarrollo Social cuenta con una oficina en territorio, lo que nos permitió estar cerca y tener un diagnóstico real”, señaló la funcionaria, al tiempo que brindó detalles de algunas acciones concretas que se llevaron a cabo.

“Desde nuestro abordaje en materia social lo primero que hicimos fue acercarnos y crear un vínculo, escuchar lo que cada uno necesitaba para comenzar a restituir derechos, como la obtención del DNI desde el Estado en tu barrio, acceso a programas provinciales como el Más Vida, entre otros”, señaló. Y agregó que el ministro bonaerense de Desarrollo Social, Santiago López Medrano, estuvo en el lugar en octubre de 2018, y también pidió que tuvieran “contacto directo con los recuperadores que hace más de 15 años trabajan en el predio, en situaciones de mucho riesgo y sin ningún elemento que garantice su seguridad y dignidad”.

Con la visita de Vidal, y el pedido de que la empresa y la Provincia se encarguen de la pata social, Toledo aseguró que el trabajo en conjunto con la Ceamse se “profundizó”.

“El desafío era que dejen el basural para que todos juntos podamos cruzar al galpón; garantizando derechos, escuchando la preocupación y el miedo de la gente, y brindando respuestas ciertas, sin mentir. Poniendo siempre a disposición los recursos necesarios”, describió, y aseguró que el traslado fue “pacífico” y sin violencia”.

“La población se mostró siempre muy respetuosa y sincera. Al principio les causó sorpresa que el Estado se haga presente y permanezca en el tiempo”, contó, al tiempo que aseguró que “se muestran individualistas, no tienen referentes, con lo cual el trato ha sido con todos, uno a uno. Y también en asambleas, que las hemos convocado junto con Ceamse con la idea de que sean los protagonistas”.

Toledo aseguró que el objetivo que persiguen junto con Ceamse es que “el galpón se convierta en una planta social y el centro de disposición final de residuos en un complejo ambiental”. Algo que, aseguró, “ya está en proceso”.

Coment� la nota