Carrascosa pidió a los jueces que no quiere morir preso

Carrascosa pidió a los jueces que no quiere morir preso
El viudo Carlos Carrascosa, condenado a prisión perpetua por el crimen de su esposa, María Marta García Belsunce, ocurrido en octubre de 2002, pidió ayer que le concedan una prisión domiciliaria porque quiere "morir" en su casa.

Carrascosa, de 68 años, expuso durante dos horas con los jueces de la Sala I de la Cámara de Apelaciones de San Isidro lo delicado de su estado de salud por problemas cardiovasculares y les manifestó que sufre una "depresión feroz" porque se considera "inocente" y no puede tolerar que no se encuentre al asesino de su esposa. Propuso volver a la casa de su amigo en un barrio cerrado de Escobar, donde ya estuvo con prisión domiciliaria.

La Cámara no tiene plazos para resolver, aunque se espera que lo haga en los próximos días.

Carrascosa fue llevado a os tribunales desde el penal de Campana, donde está preso desde 2009. «

Coment� la nota