Cambiar la voluntad popular por un Whatsapp

Mientras la UCR buscaba justificar las irregularidades en el reemplazo de concejales mediante una conversación de Whatsapp, un documento tiró por tierra la estrategia del radicalismo.

Rosana Marrone fue candidata a concejal por la lista que encabezó Vilma Baragiola en 2011. Según una nota presentada por ella en las últimas horas ante las autoridades del Concejo Deliberante, fue reemplazada por Gonzalo Quevedo (UCR) en algunas sesiones sin su consentimiento.

Esto generó un escándalo político lo cual motivó que la comisión de Labor Deliberativa, integrada por los distintos presidentes de cada una de las bancadas, volviera a reunirse en la jornada de ayer para debatir el tema.

Allí se esperaba una respuesta o una explicación del bloque radical. Según pudo saber Loquepasa.net, la concejal Cristina Coria (UCR) presentó una copia con mensajes de Whatsapp entre Rosana Morrone y Gonzalo Quevedo. Allí Morrone manifestaría su imposibilidad de concurrir al Concejo para reemplazar al concejal Abad por cuestiones laborales.

Esa conversación se habría dado previo a la última sesión de la cual participó Quevedo en forma irregular. Sin embargo en las otras tres sesiones en la que también ocupó una banca de forma irregular nada se supo. De todas maneras una conversación de este tipo no presenta prueba alguna, teniendo en cuenta que en el Concejo Deliberante todos los actos son por escrito.

Además en ninguna de las oportunidades que Quevedo ocupó una banca estuvo por escrito la excusación de Morrone. A pesar de ello hubo decretos autorizando el reemplazo firmados por el presidente del HCD, Nicolás Maiorano, una falta grave que podría traer serias consecuencias para el bloque radical.

La estrategia radical era endeble y se terminó de caer cuando en la reunión de presidentes de bloque se presentó un documento donde quedó plasmado que en cuatro oportunidades (según muestra Loquepasa.net) el bloque de la UCR confirmó que Morrone no asumía y lo hacía Quevedo, algo que según la propia Morrone es falso. Esa denuncia toma fuerza a partir que no existe una nota de excusación firmada por Morrone.

Toda esta situación generó un fuerte malestar entre los presidentes de Bloque que no aceptaron las explicaciones del radicalismo y enviaron todas estas irregularidades a la comisión de Legislación. ¿El tema terminará en la Justicia?. Los cargos contra el radicalismo serían falsedad de instrumento público, usurpación de título y engaño en la buena fe de sus pares.

Coment� la nota