Balance, promesas y despedida del Gobernador récord en permanencia

Balance, promesas y despedida del Gobernador récord en permanencia

No es poco que durante más de tres lustros consecutivos la provincia inaugure el ciclo parlamentario con normalidad. También es notable que sea el mismo Mandatario que lo haga en once oportunidades. Se cierra un ciclo político e institucional en Corrientes.

El de es­te año no se­rá un men­sa­je de ru­ti­na co­mo los an­te­rio­res. Ri­car­do Co­lom­bi ten­drá hoy su dis­cur­so de des­pe­di­da an­te la Asam­blea Le­gis­la­ti­va, en la obli­ga­ción cons­ti­tu­cio­nal de abrir el pe­rí­o­do de se­sio­nes or­di­na­rias.

El Go­ber­na­dor ra­di­cal lle­ga tras rom­per to­dos los ré­cords de per­ma­nen­cia lo­gra­dos por an­ti­guos man­da­ta­rios y lo hi­zo du­ran­te más de tres lus­tros, en los cua­les la pro­vin­cia no pa­de­ció una in­ter­ven­ción fe­de­ral. Es un he­cho en sí mis­mo no­ta­ble por es­tas la­ti­tu­des.

El ri­tual que cum­pli­rá hoy el mer­ce­de­ño en el Pa­la­cio Le­gis­la­ti­vo des­de 2001 a la fe­cha se vol­vió un he­cho co­ti­dia­no, al pun­to de con­ci­tar un es­ca­so el in­te­rés ciu­da­da­no. Al­go que no es po­co, en una pro­vin­cia con el tris­te pri­vi­le­gio de ser la ju­ris­dic­ción que más in­ter­ven­cio­nes fe­de­ra­les pa­de­ció en la his­to­ria na­cio­nal.

Que du­ran­te 16 años con­se­cu­ti­vos, un Go­ber­na­dor elec­to por el pue­blo pue­da sa­lir del Pa­la­cio de Go­bier­no, ca­mi­nar los es­ca­sos 50 me­tros que se­pa­ran la puer­ta de ac­ce­so a su des­pa­cho de los por­ta­les del Po­der Le­gis­la­ti­vo, ofre­cer su ba­lan­ce de ges­tión y pro­gra­ma de go­bier­no pa­ra el año que se ini­cia prue­ba que, a ca­si 196 años de la ins­ti­tu­cio­na­li­za­ción de la pro­vin­cia, la cla­se po­lí­ti­ca da se­ña­les de ma­du­rez. Aun­que va­le ad­mi­tir: to­da­vía fal­ta.

Lo­gra­da la so­li­dez ins­ti­tu­cio­nal que ga­ran­ti­za la pe­rio­di­ci­dad de los man­da­tos de los Po­de­res Eje­cu­ti­vo y Le­gis­la­ti­vo y de los mu­ni­ci­pios, más la es­ta­bi­li­dad de la Jus­ti­cia, obli­ga a esos po­lí­ti­cos a pen­sar en la so­lu­ción de los pro­ble­mas del mi­llón de co­rren­ti­nos.

A esa re­fle­xión se de­be su­mar la no­ve­dad que, por di­ver­sos mé­to­dos ins­ti­tu­cio­na­les, la cla­se di­ri­gen­te pu­so fre­no a la as­pi­ra­ción de re­for­mar la Cons­ti­tu­ción por im­pul­so de li­de­raz­gos per­so­na­lis­tas o cues­tio­nes co­yun­tu­ra­les y es­te año fi­na­li­za un ci­clo en la his­to­ria de las ins­ti­tu­cio­nes pro­vin­cia­les.

La de­mo­cra­cia ar­gen­ti­na en ge­ne­ral y la co­rren­ti­na en par­ti­cu­lar tie­nen enor­mes deu­das con la so­cie­dad: in­se­gu­ri­dad, nar­co­trá­fi­co, sub­de­sa­rro­llo eco­nó­mi­co y so­cial, po­bre­za, de­sem­ple­o, mar­gi­na­li­dad y ex­clu­sión que se no­ta en los al­tos ín­di­ces so­cia­les ne­ga­ti­vos en los cua­les ni­ños, jó­ve­nes y an­cia­nos -­ los más vul­ne­ra­bles -­ son las víc­ti­mas más nu­me­ro­sas.

El con­jun­to de igle­sias co­rren­ti­nas ela­bo­ró, el año pa­sa­do, una agen­da de te­mas a ser abor­da­da por la cla­se po­lí­ti­ca, la que fue adop­ta­da por los di­ri­gen­tes co­mo eje de la ac­ción po­lí­ti­ca y des­de el Ar­zo­bis­pa­do lo re­cor­da­ron y re­cla­ma­ron su im­ple­men­ta­ción.

To­do in­di­ca que el Go­ber­na­dor ha­rá un re­pa­so por lo que con­si­de­ra sus lo­gros de ges­tión du­ran­te sus pe­rí­o­dos de Go­bier­no. Ex­hi­bi­rá un mues­tra­rio de obras y des­ta­ca­rá la “nor­ma­li­dad y pre­vi­si­bi­li­dad” ad­mi­nis­tra­ti­va de una pro­vin­cia que pa­ga los suel­dos en tér­mi­no, en la cual la deu­da, que allá por 2001 ago­bia­ba las ar­cas pú­bli­cas e im­pe­día la ins­tru­men­ta­ción de po­lí­ti­cas de de­sa­rro­llo so­cial, eco­nó­mi­co e in­dus­trial, ya no afec­ta el di­se­ño de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Comentá la nota