Atuel: Mendoza se negó a formar el comité de cuenca y Verna se fue de la reunión

Atuel: Mendoza se negó a formar el comité de cuenca y Verna se fue de la reunión

El Gobierno Nacional quería juntar este miércoles a los dos jefes de Estado para analizar el conflicto interprovincial, pero no fue posible porque Cornejo pegó el faltazo y mandó a su vice. "Una falta de respeto", dijo el gobernador pampeano.

La reunión, convocada por la Subsecretaria de Recursos Hídricos, estaba previsto para las 16 horas. La nota de invitación al gobierno pampeano llegó con la firma de Pablo Bereciartúa, responsable de la Subsecretaría que depende del Ministerio del Interior, Obras Públicas y Viviendas de la Nación.

El último intercambio entre provincias no había sido positivo. En aquella oportunidad también intervino la vicegobernadora cuyana: envió una nota con la propuesta de que se hagan obras para garantizar un escurrimiento permanente. Pero La Pampa rechazó de plano esa iniciativa, ya que exige la conformación del comité de cuenca.

“Una falta de respeto”

“Fue frustrante. Dejamos en claro que la ausencia fue una falta de respeto para el subsecretario de Recursos Hídricos (Pablo Bereciartúa, quien había convocado a las partes) y para la provincia de La Pampa porque no tuvo ni siquiera la delicadeza de avisar”, señaló el gobernador Carlos Verna, quien asistió acompañado por el fiscal de Estado, Alejandro Vanini, el Ministro de Gobierno, Pablo Daniel Bensusan y el secretario de Recursos Hídricos, Javier Schlegel, entre otras autoridades.

“Cuando el subsecretario planteó la posibilidad de que discutieran los presentes le pregunté a la vicegobernadora si tenía un poder para tomar decisiones o si sólo iba como vicegobernadora. Cuando me contestó que iba solamente como vicegobernadora expliqué que automáticamente la reunión dejó de tener sentido, porque lo único que La Pampa está dispuesta a discutir es la constitución del Comité de Cuenca del Río Atuel, y la creación del Consejo de Gobierno que deben firmar los gobernadores y el ministro del Interior y que después deben ratificar las legislaturas provinciales y el Congreso de la Nación”, amplió el mandatario.

La vicegobernadora reiteró la posición mendocina de exigir obras a los gobiernos Nacional y de La Pampa. En ese sentido, la respuesta de Verna fue la misma que expresó a través de una nota: “una vez que una vez constituído el Comité de Cuenta el Consejo de Gobierno le encargará al Comité Técnico Integrado por los técnicos de las provincias, las acciones a desarrollar en la cuenca”.

Verna explicó que, a través de las autoridades provinciales, dejó asentado por escrito en la Corte Suprema de Justicia que la convocatoria había sido realizada por la Subsecretaría de Recursos Hídricos a representantes de ambas provincias para tratar la problemática del Atuel y que su presencia en la misma “no implicaba renuncia alguna a los derechos que la Provincia de La Pampa demanda y sostiene en el marco del expediente”.

“Dejamos en claro eso para que Mendoza no lo pudiera usar como un subterfugio ni que dijera que esta reunión implicaba nuevos plazos, ni desistimiento ni paralización de la acción judicial puesto que no estamos dispuestos a esto: queremos que la Corte se expida en el menor tiempo posible”, afirmó el primer mandatario pampeano.

Finalmente, Verna resaltó la buena predisposición de Bereciartúa: “nos planteó la posibilidad de ofrecer un ámbito de debate entre las provincias, y le dijimos que estamos dispuestos a asistir en tanto Mendoza acepte la creación del Comité de Cuenca, que es lo único que estamos dispuesto a discutir”.

Montero, en twitter

Luego de la reunión, la vicegobernadora mendocina Laura Montero descargó una andanada de tuits en la que reafirmó la dura postura mendocina que no reconoce el reclamo de La Pampa de asegurar un caudal mínimo para frenar el daño ambiental en el oeste.

“La actitud pampeana fue y es -constantemente- conflictiva e intransigente. Esperamos otra actitud y soluciones con obras”, dijo la vice mendocina en su último tuit. Antes expuso la posición de Mendoza, con críticas al reclamo de La Pampa. También dijo que esta provincia fue beneficiada por el cambio climático.

“Los usos futuros del agua, deben llegar de la mano de obras. Mendoza tiene menos del 4% de su superficie cultivada y allí reside la población. Esta conquista llevó años de historia y esfuerzos”, dijo.

“Más de 200.000 personas forman parte de un oasis en el sur mendocino y no son tenidos en cuenta por La Pampa. ¿Y sus derechos?”, preguntó.

“Antecedentes: fallo de la SCJ de 1987 lo refleja claramente al otorgar 75.760 hectáreas para regar sobre un total empadronado de 132.632 has.. Hoy no se riega esa cantidad a pesar de grandes esfuerzos de Mendoza en generar obras con recursos propios o endeudándose”, dijo.

“Mendoza no quedó en un pleito. En los hechos impermeabilizó más de 132 kms y promovió riego intrapredial eficiente en más de 7600 has”, explicó. “Dejo en claro, e insisto, para solucionar los usos futuros de agua necesitamos que Nación y La Pampa inviertan”, reclamó.

“Si hablamos de ambiente, los informes dicen que precipita menos en la Cordillera y más en La Pampa y esto no se tiene en cuenta. Con el cambio climático, las consecuencias principales las sufren los oasis del Cuyo particularmente en los ríos San Juan y Mendoza. Y se esperan disminución de los caudales, los cuales serán más pronunciados en las cuencas de los ríos Diamante y Atuel”, detalló Montero.

“La Pampa omite algo importante: el último lustro es el más seco en 60 años. Científicos pronostican disminuciones -entre 10% y el 30%- para los próximos años en la zona de la Cordillera central. ....Y las poblaciones del oasis del oeste mendocino han subsistido y subsisten gracias a las precipitaciones níveas”, señaló Montero.

“Los glaciares sufren un permanente y marcado retroceso (son la reserva de agua mas importante) y afecta a la provincia. La Pampa ha sido favorecida por estos cambios climáticos, ya que se incrementaron sus disponibilidades hídricas. Esto se debe a un aumento en las precipitaciones y un desplazamiento hacia el oeste de las isohietas”, dijo la vice mendocina.

“En la zona que La Pampa designa como “afectada”, han tenido –entre el año '80 y 2000- cerca de cien milímetros más de agua caída. Tiene agua disponible del Río Colorado, pero no la usó durante décadas. La Pampa ha excluido de sus propias políticas, el desarrollo de alternativas de suministro”, aseguró.

“Por ejemplo, hay acueductos que les ha construido al resto de su territorio para aplicar caudales del río Colorado. Fue la provincia vecina quién dió de baja proyectos incluidos en planes nacionales de infraestructura (ej. Acueducto Puelén-Santa Isabel). La Pampa fundamenta daño ambiental pretendiendo tener caudales fluvioecológicos bajo escenarios inexistentes sin fundamento técnico ni lógica hidrológica o ambiental. La actitud pampeana fue y es -constantemente- conflictiva e intransigente. Esperamos otra actitud y soluciones con obras”, disparó Montero.

Coment� la nota