Apuntan al Destacamento 101 como el origen de la apropiación de Guido

"No hay una pista firme aún, pero la evidencia nos hace suponer que el caso Montoya Carlotto no debería haber sido distinto del resto", señaló el abogado del organismo, Emanuel Lovelli. Las causas judiciales que sustentan esa hipótesis.

Uno de los principales interrogantes en la causa que investiga la sustracción de la identidad de Ignacio Guido Montoya Carlotto es cómo llegó a la ciudad bonaerense de Olavarría, en 1978. De todos modos, una hipótesis gana fuerza en el expediente judicial: que el primer eslabón en la cadena de apropiación del nieto de Estela de Carlotto proviene del Destacamento de Inteligencia 101 del Ejército, una de las dependencias que administraba el centro clandestino de detención platense La Cacha, donde estuvo secuestrada Laura, la hija de la presidenta de Abuelas de Plaza de Mayo. Cuatro agentes de aquella mazmorra de la dictadura cívico-militar figuran estrechamente vinculados a cinco partos de secuestradas. Resta dilucidar qué sucedió en otros tres nacimientos, entre ellos el de Guido. Para Emanuel Lovelli, abogado de Abuelas, "en virtud de los casos comprobados, todo tiende a apuntar al Destacamento de Inteligencia 101. No hay una pista firme aún, pero la evidencia nos hace suponer que el caso Montoya Carlotto no debería haber sido distinto del resto".

Según se desprende de la incipiente pesquisa, el último eslabón en la entrega de Ignacio Guido habría sido el empresario agropecuario olavarriense, Carlos Francisco "Pancho" Aguilar, quien les habría dado el bebé a sus peones, Clemente y Juana Hurban.

RAMIFICACIONES. Del entorno de Aguilar se desprenden diversos nombres que podrían haber tenido participación en la apropiación del nieto 114. Son: 

–El marido de su prima política, el militar Filiberto Salcerini Soffredini (fallecido), asesor y mano derecha del jefe de la Policía Bonaerense en pleno terrorismo de Estado, Ramón Camps; 

–El ex coronel Ignacio Aníbal Verdura, ex jefe del Área 124, quien estuvo a cargo del Regimiento de Caballería de Tanques 2 entre 1975 y 1977 (procesado en el juicio de lesa humanidad que se realiza en Olavarría); 

–El médico de la Bonaerense, Julio Sacher, cuyo nombre figura en la falsa partida de nacimiento de Ignacio Hurban y está siendo investigado por la justicia federal. 

Poco y nada se sabe sobre quién fue el primer entregador de Guido. Aún no está claro incluso dónde Laura dio a luz. Pero un repaso sobre los apropiadores de bebés que nacieron en cautiverio en los alrededores de La Cacha arroja luz a la cuestión.

CASOS. La Cacha funcionó contiguo al penal de Olmos, en La Plata, entre fines de 1976 y octubre de 1978. Allí operaron agentes del Destacamento de Inteligencia 101 del Ejército, del Batallón de Infantería de Marina 3 y del Servicio Penitenciario Bonaerense. Estaba bajo jurisdicción del Primer Cuerpo de Ejército. Según especificaron desde Abuelas de Plaza de Mayo, en cuatro de cinco apropiaciones que se produjeron en ese centro clandestino platense participó personal del Destacamento 101.

A saber:

–Ricardo Armando Fernández, ex miembro del Destacamento de Inteligencia 101. Fue jefe del Grupo de Actividades Especiales de Inteligencia y figuraba como padrino de uno de los mellizos Reggiardo Tolosa, "algo muy sugestivo", según Lovelli. Gonzalo Javier y Matías Ángel Reggiardo nacieron el 27 de abril de 1977 en la Unidad 8 de Olmos, ubicada a 50 metros de La Cacha. Sus padres, Juan Enrique Reggiardo y María Rosa Tolosa –ambos desaparecidos– habían estado secuestrados en aquel centro clandestino. Los mellizos fueron apropiados por el policía Samuel Miara y su pareja Beatriz Alicia Castillo. Desde diciembre de 1976 hasta 1978, Miara se desempeñó como principal en la Dirección General de Inteligencia de Superintendencia de Seguridad Federal de la Policía Federal.

–Alejando Agustín "El Gato" Arias Duval fue jefe del Destacamento de Inteligencia 101 desde diciembre de 1976 hasta 1979. Su responsabilidad en el funcionamiento de La Cacha fue central. Se lo sindica como el entregador de Silvia Cugura Casado, hija de Olga Noemí Casado y Juan Oscar Cugura, nacida en cautiverio entre enero y febrero de 1978. No hay relatos del parto. Los investigadores barajan la tesis de que nació en el Regimiento 7, ya que esa es la dirección que figura en la falsa partida de nacimiento. Olga estuvo secuestrada en La Cacha. Arias Duval entregó a Silvia a un subordinado, el militar santiagueño Esteban Santillán, en pareja con Celia Beatriz Ger. Silvia recuperó su identidad luego de que el juez platense, Manuel Humberto Blanco, ordenara un allanamiento para extraer muestras de ADN. El 19 de agosto de 2008, el Banco Nacional de Datos Genéticos confirmó su verdadera filiación. Arias Duval falleció el 25 de mayo de 2012. La justicia no llegó a condenarlo por su responsabilidad en diez homicidios, en la sustracción de menores en tres casos, la privación ilegal de la libertad y la aplicación de tormentos en 127 casos como coautor mediato.

–El ex agente de inteligencia del Destacamento 101 de Inteligencia, Ricardo Luis Von Kyaw, quien actuó en La Cacha, fue el entregador de Sebastián José Casado Tasca, según se desprendió del juicio por la apropiación del nieto restituido, en diciembre de 2012. Los apropiadores de Sebastián fueron Silvia Molina (condenada) y Ángel Capitolino (fallecido). Se trata de dos civiles que mantenían relaciones de negocio y amistad con Von Kyaw (ex titular de una empresa de seguridad que estuvo prófugo entre 2010 y junio de 2014). Sebastián es hijo de Adriana Leonor Tasca y Gaspar Onofre Casado. Adriana habría parido en el Regimiento 7, ya que es el domicilio que figuraba en la falsa partida de nacimiento del joven recuperado.

–Carlos del Señor Hidalgo Garzón, también ex agente de inteligencia del Destacamento 101, se apropió de Catalina de Sanctis, hija de Myriam Ovando y Raúl René De Sanctis. Laura Catalina nació el 11 de agosto de 1977 en Campo de Mayo y recuperó su identidad en 2008. De allí fue apropiada por el militar (que en 1977 actuaba en La Cacha) y su pareja María Francisca Morillo. 

–La única apropiación de La Cacha que hasta el momento no está relacionada al Destacamento de Inteligencia 101 es la que facilitó el capitán Juan Carlos Herzberg, ex jefe de la Fuerza de Tareas 5, que dependía del Batallón de Infantería de Marina 3 (BIM3) y de la Escuela Naval Río Santiago. Herzberg permitió la sustracción de Natalia Suárez Nelson, hija de María Elena Isabel Corvalán y Mario César Suárez Nelson. Se lo juzgó como el entregador y fue condenado en diciembre de 2010. El marino le entregó la niña a Omar Alonso y su esposa, María Luján Di Mattía, que la inscribieron como hija biológica, con un certificado de nacimiento que suscribió el médico Francisco Antonio Bosia. Herzberg fue luego padrino de bautismo. Natalia, quien recuperó su identidad en  2006, nació en el hospital de la cárcel de Olmos, a metros de La Cacha. En el juicio se logró probar los vínculos de negocios y amistad que existían entre los apropiadores y el capitán de navío retirado. En noviembre del 2013 la Cámara Federal de Casación Penal ratificó las penas.

LA PISTA CASTRENSE. Aún se deben resolver tres partos de secuestradas de La Cacha, entre ellos, el de Laura Carlotto y el de Graciela Quesada.

Una tesis dentro de esta línea investigativa es que los apropiadores de los restantes tres bebés que nacieron en cautiverio serían del mismo destacamento aunque no debieran ser los mismos: "Se deben haber repartido las apropiaciones, no creo que se repitan", consideró un investigador. 

Ante este escenario, el juez federal Blanco, quien le solicitó a su par porteña, María Servini de Cubría, que le ceda el expediente por la apropiación de Guido, alimentó la hipótesis que apunta al Destacamento 101: "En virtud de la mecánica de actuación aquí reseñada, resulta probable que la entrega de su hijo nacido en cautiverio a Francisco Aguilar haya sido por algunas de las personas a cuyo mando se encontraba el centro de detención clandestina", afirmó en el escrito en que se declaró competente para investigar el caso del nieto de Estela Carlotto. 

La evidencia previa apunta al destacamento que supo comandar entre 1976 y 1979 el difunto Alejandro Arias Duval.  «

una de las mazmorras de la represión

Detrás de la cárcel de Olmos, en las afueras de la ciudad de La Plata, funcionó durante la última dictadura cívico-militar el centro clandestino de detención La Cacha. Operó entre 1976 y 1978, en una casona de la ex planta transmisora de Radio Provincia, que el gobernador bonaerense de facto Ibérico Saint-Jean había cedido al Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Su nombre, como los de tantos otros campos de concentración del terrorismo de Estado, proviene del cinismo de los represores, quienes se basaron en la bruja Cachavacha, un personaje de la tira Hijitus de García Farré, que tenía una "escoba que barre y borra", en una horrenda alusión a las personas que los genocidas hacían desaparecer en esos lugares.

El centro dependía del Área Operacional 113 del Primer Cuerpo del Ejército y del Destacamento de Inteligencia 101, al mando del coronel Alejandro Arias Duval. Por ese centro clandestino pasaron cientos de detenidos-desaparecidos, muchos de los cuales fueron asesinados, mientras que otros permanecen desaparecidos. Allí también funcionó una maternidad clandestina. 

En esas mazmorras estuvieron secuestrados Laura Carlotto; Carlos Alaye, hijo de la madre de Plaza de Mayo de La Plata Adelina de Alaye; y el juez federal y docente universitario desaparecido, Antonio Bautista Bettini, padre del actual embajador argentino en España, Carlos Bettini.

La edificación constaba de dos pisos y un sótano que al finalizar la dictadura fueron demolidos. Tenía además un anexo al que llamaban "la Cachavacha superstar" o "la casita azul", donde los detenidos contaban con un régimen de libertad más amplio. En las inmediaciones del edificio principal había otra edificación en la que solían practicarse los interrogatorios bajo torturas.

Pablo Gaona Miranda

Continúan las audiencias

Las audiencias del juicio por la apropiación del nieto Pablo Gaona Miranda, restituido el 1 de agosto de 2012, seguirán mañana, informó Abuelas. Alegará la defensa y existen chances 

de que el tribunal dicte sentencia.

Coment� la nota